Yasuhikotakia morleti (Locha de Hora)

Yasuhikotakia morleti (Locha de Hora)

Nombre común: Locha de Hora. A menudo aparece con el nombre antiguo de Botia horae, que se puede considerar sinónimo, después se usó el de Botia morleti (es fácil encontrarla con ese nombre en la literaura) y en la actualidad se ha trasladado al género Yasuhikotakia. En la literatura sajona aparece como “Skunk loach” o “Cream loach”. En Camboya se la conoce como “Trey kanchrouk”. Yasuhikotakia morleti.

Clasificación:
• Orden: Cypriniformes.
• Familia: Cobitiidae.
• Subfamilia: Botiinae.

Biótopo:
Ríos de tamaño medio-grande en aguas quietas o con corriente con alto contenido en oxígeno en Tailandia y Camboya, usualmente con fondos arenosos.

Distribución:
Sudeste asiático. Principalmente cuencas del Chao Phraya y Mekong, así como en arroyos de la Thailandia continental.

Forma:
Ahusada e hidrodinámica; moderadamente alargada y lateralmente comprimida, siendo algo rechoncha en comparación con otras lochas. Presenta una aleta caudal poderosa y tres pares de barbillones en la boca, de los cuales los ubicados en la parte inferior de la boca son muy pequeños. Como las demás botias, tiene el vientre aplanado y el dorso arqueado. Cuenta con una espina eréctil corta junto al ojo, que le sirve como defensa (cuidado, esta espina se puede enganchar al cogerla con una red). Carece de escamas.

Cuenta con 12-13 radios blandos en la aleta dorsal y 9-10 en la aleta anal. 28-30 vértebras y de 7 a 9 arcos branquiales. La cabeza es afilada y relativamente larga.

Coloración:
Esta locha tiene el cuerpo de un color verde amarillento, con el vientre en un tono más pálido. En la parte superior del cuerpo presenta una franja oscura que, partiendo de la boca, llega hasta el pedúnculo caudal y se bifurca hacia los costados, siendo muy visible la franja que atraviesa verticalmente el pedúnculo caudal. En ocasiones se aprecian cuatro tenues líneas verticales en la parte posterior del cuerpo, no siempre nítidas.

La aleta caudal es amarillenta, y en ocasiones presenta puntos ocuros. Las demás aletas son transparentes o presentan un color gris lechoso, pero en peces maduros, de cierta edad, pueden presentar las puntas rojas.

Tamaño:
Hasta 10 cm.

Diferencias sexuales:
No existe dimorfismo sexual en esta especie.

Temperatura:
25º a 30º centígrados. A temperaturas inferiores es propenso a contraer la enfermedad del punto blanco (Ich), a la que es especialmente sensible, así como a la del terciopelo. Si se ve a los peces tumbados sobre un costado en el fondo (aunque salgan a nadar si se les molesta) es posible que la temperatura haya caído por debajo de los 24ºC.

Agua:
Agua blanda y ligeramente ácida. KH=3-5ºd y GH=5-8ºd. pH entre 6.0 y 7.2. Cambios de agua frecuentes.

Acuario:
El acuario debe de tener un sustrato suave, sin bordes cortantes, afilados o abrasivos, ya que rebuscará en él con sus barbillones. Deben proporcionarse rocas y troncos para que se refugie.

Alimentación:
En su hábitat natural se alimenta de moluscos e invertevbrados bentónicos. En el acuario aceptará gusanos, larvas, crustáceos, materia vegetal y comida seca (escamas, gránulos y tabletas, conviene que sean altos en proteínas). Debe de ser lo más variada posible. Es un buen aliado en la lucha contra las plagas de caracoles, ya que no sólo devora a estos, sino también a sus puestas. Si falta componente vegetal en su dieta, pueden mordisquear las plantas, que quedan marcadas con unos pequeños agujeros característicos.

Comportamiento:
Estas lochas son en ocasiones algo agresivas, especialmente con otros peces de fondo a los que igualen o superen en tamaño.

Defiende su refugio favorito contra otros peces, pero a diferencia de otras especies del género Botia , Chromobotia, Yasuhikotakia y Syncrossus, no establece zonas territoriales. Si se le mantiene como único individuo tiende a comportarse de un modo menos natural, más tímido y menos activo, permaneciendo escondido la mayor parte del tiempo. Se muestran más activas cuando las luces del acuario se apagan.

Esta locha tiene tendencia a saltar fuera del acuario, por lo que es imprescindible contar con una buena tapa. Y. morleti, como otros del género, producen ruidos que pueden ser claramente escuchados desde el exterior.
Esperanza de vida:
Son peces muy longevos, llegando a superar los 20 años de edad en cautividad.

Reproducción:
No hay noticias de su reproducción en cautividad.

Como otras botias, se trata de un pez que efectúa movimientos migratorios para efectuar sus puestas, y esta condición es difícilmente reproducible en acuario. Durante las épocas de inundaciones se traslada a las zonas temporalmente anegadas que son ricas en alimento mientras duran los altos niveles de las aguas. Los jóvenes nacidos en el año regresan a los ríos de origen en los meses de noviembre y diciembre en el curso inferior del Mekong, cuando se produce el descenso.