Vesicularia montagnei (Christmas Moss)

Vesicularia montagnei (Christmas Moss)

Nombre común: “Musgo de Navidad”, “Christmas Moss”, “Xmas Moss”. Vesicularia montagnei,

Familia: Hypnaceae.

Distribución:
No hay consenso sobre su origen, y su distribución se extiende a cualquier zona donde se den las condiciones para su supervivencia. Este es uno de los motivos por el que hay numerosas confusiones a cerca de su nombre y origen.

Forma:
Cuando crece anclada (a una roca, tronco), es cuando se aprecia su forma característica de “arbol de Navidad”. Cuando crece de manera libre o flotante, esta típica forma está menos pronunciada, y es cuando más se confunde con otras variedades de musgo. Esto también ocurre cuando la iluminación es pobre. Sólo con alta iluminación y bien anclada, es cuando mostrará un aspecto esponjoso y su característica forma. Muy usado como tapizante y anclado a troncos o piedras. Ideal para la cría de alevines y mantenimiento de gambas o camarones, por su aporte de infusorios y cobijo.

Tamaño:
Muy variable, dependiendo de la iluminación y nutrientes.

Forma de propagación:
Por división o por esporas. Crecimiento lento/rápido, dependiendo de la disponibilidad de nutrientes, iluminación y aporte de CO2.

Temperatura:
18ºC-25ºC. Por debajo de esta temperatura, crecerá mucho más lentamente, pero sobrevivirá.

Agua:
Tolera un pH de 5.0-7.5. No necesita especiales condiciones para sobrevivir, aunque con buena iluminación y aporte de CO2 es cuando se apreciará su forma real.

Iluminación:
Baja-Alta. Con poca iluminación, su crecimiento es más desorganizado, y es prácticamente imposible de diferenciar de otras especies de musgo. Con alta iluminación, se corre el riesgo de que se creen algas que debamos eliminar para que no asfixien al musgo.

Tipo de sustrato:
Preferiblemente anclada a rocas o troncos, donde desarrollará su forma característica. En caso de plantar de manera totalmente horizontal, habrá que asegurarse de que no se satura de algas y suciedad, lo cual ocurrirá con extremada facilidad. Para ello, deberemos sifonar a menudo, o ayudarnos de caracoles o camarones.

Dificultad:
Baja-media. Hacerla sobrevivir se puede considerar relativamente sencillo, pero para conseguir su forma característica hay que aportar buena iluminación y CO2 en la medida de lo posible.