Uaru fernandezyepezi

Uaru fernandezyepezi

Nombre común: En Venezuela se le conoce como Run Runá, también se le denomina Panda Uaru. Uaru fernandezyepezi.

Etimología: En honor al ictiólogo Agustín Fernández Yepez.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlasomatinae.
• Tribu: Heroini.

Biotopo:
Amazónico. Habita en aguas negras, blandas y muy ácidas.

Distribución:
En el río Atapabo y afluentes. El río Atapabo vierte en el Orinoco y está próximo a la frontera entre Colombia y Venezuela.

Forma:
Ovalada, comprimidos lateralmente, de cuerpo alto y aletas bastante desarrolladas. La dorsal posee duros radios que le sirven para protegerse de los depredadores, la caudal es redondeada a ligeramente truncada. La boca es relativamente pequeña en relación al tamaño de su cuerpo.

Coloración:
Cambia notoriamente comparando los tonos de los ejemplares jóvenes con los de los adultos. De jóvenes poseen una tonalidad general más oscura al estar cubiertos de puntos pálidos grisáceos, en tanto que los adultos van tornando los flancos a un tono crema, los ojos son de un rojo intenso, al tiempo que muestran tres grandes marcas negras características: dos en la mitad superior de su cuerpo (variable según su estado de ánimo, a veces unidas por debajo por otra marca en disposición horizontal, en una suerte de “U”) y la última es una banda vertical que va desde el borde inferior de la aleta dorsal hasta el inicio de la anal.
Una pequeña banda vertical le atraviesa el ojo (motivo por el cual también se le conoce como Panda Uaru).
Además tienen un punto negro en la base de las aletas pectorales, también cuentan con un reborde negro en la aleta anal, excepto dicha marca, todas las aletas son transparentes.

Tamaño:
Sobre 20 cm (es más pequeño que U. amphiacanthoides).

Diferencias sexuales:
Son muy difíciles de apreciar excepto en el momento exacto de una puesta, los machos poseen un órgano reproductor fino y puntiagudo en tanto que el tubo opositor de las hembras es más grueso a la vez que romo y más largo.

Temperatura:
Entre 26 y 34ºC, en acuarios entre 27 y 29ºC es la temperatura óptima para su mantenimiento.

Agua:
En su entorno natural se han reportado mediciones de pH inferiores a 4 y con una dureza casi inexistente que no llegaba a 0,5º dGH. En acuarios se les puede mantener con un pH en torno a 6 y una dureza total no mayor a 4º dGH.

Acuario:
A partir de 200 litros para una pareja. Solamente se recomienda mantener plantas robustas y con reservas (Anubias y helechos de Java por ejemplo), es necesario disponer de piedras a modo de losetas en disposición horizontal para los posibles desoves.

Alimentación:
Herbívoro mayoritariamente, aunque aceptará en los acuarios comida de lo más variada: vivo, congelado y seco (hidratar previamente los gránulos y/o escamas).
El mantenimiento de esta especie es similar al que le dispensamos a los Heros severus, por lo tanto, tal y como se ha mencionado será vital el suministro de comida realizada a base de vegetales o directamente brindarles hojas de lechuga, espinaca, guisantes (desencapsulados), etc. o acabarán inmediatamente con las plantas.

Comportamiento:
Esta pacífica especie puede mantenerse con cíclidos enanos, loricáridos, Corydoras e inclusive con carácidos de mediano porte.

La madurez sexual la alcanzan entre los 12 y 16 meses de edad.

Reproducción:
Para lograrla debemos de acidificar aún más el agua y bajar su dureza en relación a los parámetros de mantenimiento mencionados en el apartado “Agua”, además, teniendo en cuenta lo especificado en “Diferencias sexuales”, para lograr una pareja es necesario adquirir cuatro o cinco ejemplares jóvenes y aguardar su natural emparejamiento.

Quien ha descrito a esta especie (Stawikowski) ha logrado reproducirlos en cautividad; el método es similar al de su congénere U. amphiacanthoides, es decir, se trata de relaciones biparentales.

La puesta se realizará sobre una superficie plana y horizontal, la cantidad de huevos oscilará entre los ochenta y trescientos que en función de la temperatura, eclosionarán entre el segundo y el cuarto día.

Los jóvenes U. fernandezyepezi se podrán adaptar paulatinamente a registros más elevados tanto de pH como de dureza.