Tropheus moorii

Tropheus moorii

Nombre común:
“Moorii”, “Tropheus”. En inglés “Brabant cichlid”, “Blunthead cichlid”, “Blunt-Headed Cichlid”, “Dwarf Tanganyikan cichlid”. En alemán “Brabantbuntbarsch”. Tropheus moorii.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

• Nota: Existen gran número de variedades cromáticas y geográficas que han recibido distintos nombres: Kasanga, Kazumba, Kalambo, Kigoma, Kiriza, Moliro, Bemba, Chipimbi, Chizanse, Samazi, Muragos, Linangu, Muzumba, Kiku, etc. Peter Schupke en su libro “African Cichlids II, Lake Tanganyika 1, Tropheus”, publicado por Aqualog, incluye un “linaje” propio para T. duboisi en el que deja como simple variedad geográfica a Tropheus duboisi “Bemba” (población 10.1), pero apunta la posibilidad de que otras hasta entonces consideradas variedades tengan rango de especie, y las denomina provisionalmente Tropheus cf. duboisi “Kigoma” (población 10.2), Tropheus cf. duboisi “Maswa” (población 10.3) y Tropheus cf. duboisi “Karilani” (población 10.4). El género Tropheus está pendiente de una revisión más profunda y de descripciones detalladas que diluciden qué peces son considerados como variedades encuadradas en especies y cúales son consideradas especies independientes. De momento, y hasta que se vayan describiendo, las “sp” clasificadas por Schupke se engloban en Tropheus sp. aff. moorii.

Biotopo:
Viven en fondos rocosos y casi siempre se les puede encontrar en precipitaciones de profundidad en las paredes que se formen por las rocas, en donde existan muchos lugares para ocultarse o cuevas. El hábitat consiste principalmente en zonas rocosas cerca de las orillas del lago y en ocasiones en zonas intermedias. Se lo encuentra a una profundidad de entre 5 y 25 metros.

Distribución:
Originarios y endemicos del lago Tanganika en Africa, con multitud de poblaciones contabilizadas.

Forma:
Típica del género. Comprimida lateralmente y con proporciones algo curiosas, en forma de gota. Sus aletas no son muy desarrolladas. Pez de cabeza prominente o grande en comparacion con su cuerpo, la frente es redondeada terminando en una boca que apunta hacia abajo, la cual se encuentra de esta manera para facilitar la tarea de comer algas sobre las rocas.

Coloración:
Cabe hacer mencion que por lo que respecta al Tropheus moorii, existen una diversidad de coloraciones distintas dependiendo de la zona en donde hallan sido colectados.

Tamaño:
El tamaño depende de la variedad pero como media de adultos podemos dejarlo entre 8-12 cm para las hembras y 10-14 cm para los machos. A no ser que sean peces salvajes “pata negra” no suelen tener ni alcanzar esos tamaños máximos en acuarios. En acuarios la mayoria de los Tropheus están dominados y crecen poco. Además la buena genética se ha demostrado vital para alcanzar grandes tamaños.

Diferencias sexuales:
Es muy dificil determinar cual de los peces resulta ser hembra o macho, sin embargo algunos autores mencionan ciertas características para obtener exito en esta busqueda, como lo son las siguientes:
El labio superior en los machos es mas prominente que el de las hembras. Los labios de los machos tienden a presentar una coloración blanquecina o descolorida debido a las peleas entre los de su mismo sexo. No obstante también hay peleas entre hembras y pueden tener estas mismas marcas. Y por ultimo, los machos tienden a crecer más rápido que las hembras y exhiben tambien su coloración más pronto.

Lo más seguro para saber el sexo es sacarlos del agua y darles la vuelta u observarlos cuando suben hacia arriba en el acuario y observar sus papilas genitales, aunque en peces pequeños es muy complicado.

Temperatura:
24°C a 27°C.

Agua:
Se recomienda un pH entre 8.0 y 9.0 La dureza general (GH), debería rondar entre 8°d y 15°d, mientras que el KH no debe alejarse mucho de este valor. La conductividad del lago Tanganika es de 550-600 µS.

Esta especie es muy tolerante en el GH llegando a estar comodos en 25-30ºd, pero son muy sensibles al pH, es vital mantenerlo constante y superior a 8.0, para ello además de tener un agua equilibrada, bien tamponada y muy bien oxigenada hay que ser especialmente cuidadoso en los cambios de agua donde la posibilidad de fluctuaciones puede ser mayor, para ello el agua nueva tiene que tener los mísmos parametros que el agua del acuario y se debe añadir muy poco a poco. Hay que vigilar el KH ya que normalmente están en acuarios muy bien iluminados y con muchas algas que lo consumen. Lo ideal es que el agua nueva que entra con los cambios semanales entre con un KH superior al del acuario para corregir el consumo de las algas y ligeramente abonada para fomentar el crecimiento de algas.

Acuario:
200 litros es la capacidad mínima que se recomienda para estos peces, pero preferiblemente mayores (400 litros) con 1,50 m de longitud para mantener un mínimo de 8 ejemplares, ideal de 12 en adelante. Como regla general 1 macho por cada metro o 1’20 metros. Se debe procurar como prioridad, que el acuario cuente con suficientes estructuras rocosas en las paredes, formando cuevas, cavernas y todo tipo de escondrijos que sirvan para las hembras acosadas por los machos dominantes, así como también para los machos dominados. Decoración a base de piedras, dejando un territorio claro para cada macho. Será también importante contar con zonas de arena para dividir territorios entre tanta roca. Espacio libre para nadar, desde luego también será necesario. Un acuario rocoso provoca la defensa de las zonas de pasto y por lo tanto la agresividad, lo ideal es marcar territorios bien diferenciados, en cada territorio se establecerá un macho y las hembras consentidas por éste, los machos sin territorio o las hembras no aceptadas es mejor sacarlas porque es cuestión de tiempo que acaben siendo asesinados. Si no se siguen estas normas de espacio y salvaguarda del territorio de cada macho, y aunque evidentemente hay excepciones, se vuelven unos peces poco atractivos, con miembros estáticos, o demasiados dominados y sin sus mejores colores.

Es conveniente utilizar focos o fluorescentes de 10.000 K, para lograr la proliferación de algas en las rocas, pues como es conocido a estos peces les gusta comerlas. También es primordial una buena filtración.

Alimentación:
Son hervíboros. Su alimentación consiste principalmente en la cubierta biológica que crece en las rocas y algunos invertebrados. En el acuario se les puede dar papillas a base de vegetales, hojuelas vegetales (espirulina), espinacas, guisantes cocidos y algas nori entre otras. Algunos autores mencionan daphnia una vez por semana.

Es apropiado especificar que en esta especie el mayor problema que se da es el que puedan ser objeto de una enfermedad conocida como “bloat” ocasionada por la alimentacion que se les dé, pues como ya se ha señalado, estos cíclidos son exclusivamente hervíboros, de tal suerte que debe de evitarse la aportacion de proteinas de caracter animal en la alimentacion.

Comportamiento:
Como todos los Tropheus, necesitan ser mantenidos en colonias. Es recomendable mantener grupos grandes o familias de estos peces pues son muy agresivos entre si, de tal suerte que al mantener un gran número se dividirá esta agresión y provocara que los peces logren sobrevivir en el cautiverio. Habiendo más de un macho en el grupo, es seguro que habrá enfrentamientos, por lo cual es importante la capacidad del acuario y la decoración antes mencionada con abundantes escondites.

Reproducción:
Incubadores bucales. Para reproducirlos, lo mejor es contar con 2 ó 3 hembras por cada macho de la colonia.

El macho empieza a acosar a la hembra hasta llevarla a una cueva segura (dentro de su territorio) donde comienza el cortejo. El desove se efectúa en la forma popular de “T” en donde la hembra suelta los huevos y los toma en la boca para que allí sean fertilizados por el macho. La hembra pone pocos huevos, raramente más de una veintena, pero una hembra joven en cautividad suele quedarse en unos diez o incluso menos, pudiendo considerarse como habitual 5-8 crías por puesta. Las peleas y la tensión dada por la falta de espacio hace que en acuario pierdan muchos huevos, aunque en libertad es una especie que también es poco prolífica. A 27ºC las crías tardan alrededor de 24 a 28 días en abandonar la boca materna.

Anuncios: