Hoplias malabaricus (Trahira)

Hoplias malabaricus (Trahira)

Nombre común: “Trahira”, “Traira”, “Tararira”, “Tarucha”. Hoplias malabaricus. Hoplias malabaricus.

Clasificación:
• Orden: Characiformes.
• Familia: Erythrinidae.

Biotopo:
Sin datos.

Distribución:
El primer género habita desde el Amazonas hasta la región subtropical del litoral mesopotámico argentino. El género Hoplias, habita desde la cuenca Paraná-Plata hasta cuenca del Rio salado y prov., de Bs.As.

Forma:
La trahira es un pez robusto, de cuerpo cilíndrico, boca grande. Como buen carnicero tiene una poderosa dentadura y hasta tiene dientes en el paladar, como para no perder pieza a su alcance. La piel está cubierta de gruesas escamas cicloideas y de una abundante capa de mucus que servirá de protección contra los parásitos externos como las sanguijuelas. La cabeza es grande y muy osificada. En ella se destacan dos ojos redondos, casi inexpresivos. Su musculatura, adaptada a la natación corta y veloz, está compuesta preponderantemente por fibras blancas de contracción rápida las cuales no acumulan grasas Su fisonomía y fisiología están adaptadas para el momento de la cacería en aguas con poco oxígeno, como las que suelen habitar. El pedúnculo en el cual se inserta la aleta caudal (cola) es ancho, robusto y con una musculatura poderosa que, sumado a la capacidad de utilizar eficientemente el metabolismo anaeróbico (glucolítico) para la obtención de energía, le permite realizar una reacción muy veloz en fracciones de segundos. Sus dientes puntiagudos y fuertes mandíbulas completan su estrategia alimenticia para no fallar, en un ambiente donde la ecuación entre el gasto energético y el éxito de captura juega un papel vital.Las dos especies tienen siete aletas: una gran dorsal, una caudal de contorno redondeado, una anal, dos pectorales y dos ventrales, todas ellas con rayos flexibles.

Coloración:
Su color es pardo en la región dorsal, atornasolado con manchas en ambos flancos y blanco amarillento en la zona ventral. La coloración de la tararira puede variar por tener en su piel abundancia de células pigmentarias llamadas cromatóforos, unidades que reaccionan ante pautas impuestas por el medio externo (temperatura, transparencia y grado de salinidad del agua) y del medio interno (libreas nupciales, irritabilidad, etc.)

Tamaño:
Los adultos llegan a pesar unos 3 kilogramos y a medir más de 70 cm, aunque en lugares favorecidos pueden lograr mayor tamaño.

Diferencias sexuales:
No existen diferencias sexuales aparentes.

Temperatura:
de 18 a 28 ºC.

Agua:
PH 7,4°C y dureza media.

Acuario:
El acuario debe ser grande ya que el tamaño del pez lo requiere, tendrá un fondo preferentemente fangoso y vegetación para ofrecerle intimidad.

Alimentación:
Son peces básicamente ictiófagos, aunque suelen alimentarse también de crustáceos, moluscos e insectos. Cazan al acecho, es decir, esperan escondidos e inmóviles que su presa pase cerca para atacarlas con un movimiento espontáneo y letal.

Comportamiento:
Cazadora por naturaleza se lo considera como uno de los peces más voraces. Tiene un alto sentido de la sociabilidad y de la familia. Macho y hembra alternan tareas de confección y oxigenación del nido y luego del nacimiento protegen celosamente a sus crías.

Reproducción:
El desove comienza a realizarse en primavera. La ovoposición es gradual, sucediéndose las puestas hasta fines del verano alcanzando a generar unas treinta mil huevas por temporada. A los pocos días de haberse llevado a cabo la fecundación, se completa el desarrollo embrionario eclosionando un inquieto alevino que en ocasiones puede llegar a medir hasta un centímetro de longitud. En la primera etapa los pequeños se alimentan de un rico nutriente que llevan dentro de su saco vitelino. Luego predan sobre distintos tipos de microorganismos acuáticos y por último comienzan a capturar alevines y juveniles de otras especies para así dar inicio a un régimen alimentario ictívoro por excelencia.