Hyphessobrycon anisitsi (Tetra de Buenos Aires)

Hyphessobrycon anisitsi (Tetra de Buenos Aires)

Nombre común: Tetra de Buenos Aires. Hyphessobrycon anisitsi.

Primera importación en 1922 por Martin Vecker al acuario de Hamburgo.

Como nombres científicos en desuso (no válidos en la actualidad) se han usado Hemigrammus caudovittatus, Hemigrammus anisitsi e Hyphessobrycon erythrurus.

Clasificación:
• Orden: Characiformes.
• Familia: Characidae (Carácidos).

Biotopo:
Amazónico y subtropical. Vive en aguas dulces estancadas o de curso lento, en arroyos, ríos, lagunas y lagos naturales y artificiales, zanjas, canales naturales y artificiales, así como en las cuencas de los ríos.

Distribución:
Suramérica: Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Su nombre común se debe a que fue visto por primera vez en las lagunas al sur de la ciudad de Buenos Aires (Argentina), pero la verdad es que es mucho más común en el Río de la Plata y en los lagos de la provincia de Córdoba, donde lo llaman comúnmente “mojarra” dado la enorme cantidad en que se lo encuentra.

En Brasil se localiza en el río Grande do Sul, así como en el Garupa. En Guyana en Rock Quarry; en Paraguay en los ríos Apa y Carapa

Forma:
Cuerpo fusiforme, boca terminal ligeramente súpera (orientada hacia arriba). Todas sus aletas están compuestas por radios blandos ramificados. Posee unas escamas relativamente grandes. Al igual que la gran mayoría de tetras, presenta una aleta adiposa.

Coloración:
Tienen el dorso marrón, negruzco o de color marrón aceituna, con los costados de un plateado iridiscente y la parte superior del iris de color rojo. En los machos, las aletas dorsal y anal son rojas o de un rojo amarillento, al igual que los lóbulos de la aleta caudal, mientras que en las abdominales muestran un tono rojizo. Detrás del opérculo hay una señal oscura en forma de coma, que se aprecia mejor al reflejo de la luz. La señal más característica que poseen es una raya negra en el pedúnculo caudal que se prolonga sobre la parte central de la aleta caudal, limitada, por arriba y por abajo, por una zona blanca amarillenta.

El colorido de las hembras es menos llamativo, siendo sus aletas de un delicado color rosa o casi incoloro y su cuerpo más redondeado.

Existe una variedad de color en la que los lóbulos de las aletas adquieren un tono amarillo limón. También se comercializa una variedad albina y otra variedad sin pigmentos (blanco-rosáceo).

Tamaño:
Los ejemplares salvajes pueden medir hasta 10 cm, aunque lo normal en nuestros acuarios son unos 7 cm.

Diferencias sexuales:
Machos con colores más intensos. Hembra más robusta y redondeada, su coloración en las aletas suele ser rosa pálido o incolora.

Temperatura:
Temperatura, según el origen y la estación del año (entre 18ºC y 27ºC). Ejemplares de criadero y variedad albina 23ºC a 27ºC.

Agua:
Dureza hasta 10ºdGH, KH = 2ºd y pH alrededor de 7.0.

Acuario:
Comunitario, con tetras grandes. Plantación con plantas fuertes (las hojas tiernas son devoradas), rocas en el tercio inferior solamente, terrazas y espacio libre para nadar.

Les gustan acuarios medianos o grandes porque nadan grandes distancias en horizontal sin desviar su rumbo, y si a esto le añadimos su rapidez, que hace que en pocos segundos recorra una gran distancia, se hace imposible imaginarlos en acuarios pequeños, debido a ese nerviosismo que aparentan. Por otro lado, son peces que no necesitan refugio ya que siempre estan “a la vista” y no dudan en mordisquear las aletas de aquellos peces (de aletas grandes) que se les acerquen demasiado.

Alimentación:
Omnívoros. Comen toda clase de comida fresca, alimentos vivos larvas de mosquito, artemias, camarón de agua dulce, crustáceos, insectos; aunque también escamas, gránulos, sticks, etc. Gran parte de su dieta la componen los vegetales, por lo que el acuario deberá tener suficiente plantación para que consuma las algas y no las plantas ya que le gustan las de hojas tiernas como Myriophyllum o Egeria (Elodea).

Comportamiento:
Normalmente pacífico, pero puede demostrar una cierta agresión hacia tetras más pequeños, más tímidos. No conviene tenerlo con peces con aletas muy largas por lo que no se debe mantener junto con escalares. Es un pez de cardumen, por lo que se debe mantener en grupos de no menos de 6 individuos. Es gregario muy vivaz y que requiere de acuarios de un tamaño mediano a grande.

Si tenemos en cuenta los factores anteriormente comentados, el “Tetra de Buenos Aires” es sin lugar a dudas uno de los mejores peces para un principiante ya que la facilidad para encontrarlo en los comercios unida a su bajo precio, que sea un pez tolerante a un rango de valores del agua más amplio que otros tetras y su fácil reproducción.Todo ello hace de este pez una magnifica elección para todos aquellos que se inicien en la acuariofilia y los cuales, seguro tendrán muchas satisfacciones gracias a él.

Una de las cosas que llaman la atencion de este pez en cuanto a su comportamiento, es la forma de comer… se mantiene en una posición intermedia, y en cuanto la comida cae a la superficie, se lanza sorprendemetemente rápido, para bajar en picado otra vez hasta la parte media del acuario, repitiendo esto varias veces, y soltando de vez en cuando alguna burbuja… Cuando este efecto se ve multiplicado por varios miembros del cardumen, es bastante espectacular. Salpicando incluso fuera del acuario.

Reproducción:
Se reproduce con facilidad en agua a una temperatura de 24ºC. El desove tiene lugar entre las plantas; los huevos caen al azar entre ellas, y los que estén a su alcance serán devorados. El sol de las mañanas estimula la reproducción al igual que lo ideal es realizar un cambio de agua del 20%. A veces los machos durante el celo se persiguen, pero no pasa a mayores.

Las hembras jóvenes fértiles pueden depositar varios miles de huevos en una sola puesta, por lo que se suele utilizar a esta especie como fuente de alimento para otras especies carnívoras. La eclosión tiene lugar rápidamente, al cabo de unas 20-24 horas y se puede alimentar a las crías, una vez reabsorban su saco vitelino, a base de alimento vivo muy pequeño, como rotíferos o nauplios de artemia.