Teleocichla proselytus

Teleocichla proselytus

Nombre común: Teleocichla proselytus.

Etimología: el nombre del género procede del griego, telos = fin, finalización y cichlae = a la denominación del género Cichla; el nombre de la especie proviene del griego proselytus = extraño, foráneo, y se refiere al contraste que posee esta especie con el resto de las que componen el género.

Primera importación: documentada, en Alemania en otoño de 1992, aunque los primeros ejemplares comercializados datan de 1996.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlinnae.
• Tribu: Crenicichlini.

Biotopo:
Amazónico, en ríos con bancos compuestos por sustratos de cantos rondados, piedras y arena. Prefieren vivir en pequeñas colonias, donde suelen estar distanciados entre sí por medio metro cada uno de ellos.

Distribución:
De momento se le presume endémico del río Tapajós y sus afluentes cerca de la ciudad de Sao Luis en Brasil. Además del mencionado río, se les puede encontrar en los ríos Arapuins y en Cupari.

Forma:
Muy comprimidos lateralmente, poseen aleta caudal redondeada, aleta dorsal aserrada, y una banda horizontal discontinua que les distingue, que está formada por rectángulos oscuros, a veces éstos se juntan conformando una banda horizontal irregular con forma de zigzag, con un color verde metálico.

Coloración:
Va de amarilla a ocre en la mitad horizontal superior, y tonos más claros a medida que se aproxima a la zona del vientre. Destellos azules desde la boca hasta el inicio de las aletas pectorales, rebordes rojos y azules en la aleta dorsal y estos mismos colores en la aleta caudal conformando un patrón de finas líneas verticales. Poseen en el pedúnculo caudal un pequeño punto distintivo de la especie.

Tamaño:
Machos 12 cm, hembras 9 aproximadamente.

Diferencias sexuales:
Además de un mayor tamaño cuentan con más colorido, la aleta dorsal finaliza en punta en los machos y redondeada en las hembras, los rebordes rojos en las aletas dorsal y caudal son características de los machos.

Temperatura:
25 a 33ºC, siendo la ideal en acuarios entre 27 y 29ºC.

Agua:
pH entre 5,5 y 6,5 y un dGH no superior a 2º, libres totalmente de nitratos y nitritos.

Acuario:
A partir de 120 litros, con piedras grandes, cantos rodados, arena y plantas.

Alimentación:
Vivos preferentemente (gusanos guindal, mosca de la fruta, mosquito del vinagre, artemia, dafnia, etc.).

Comportamiento:
Intraespecífico: agresivo entre los machos.

Reproducción:
Si tenemos los parámetros correctos de acuerdo al item “Agua”, y brindándoles una alimentación variada y rica en proteínas, las puestas son relativamente fáciles de obtener. El cortejo se extiende por varios días, siendo la hembra la que lo inicia, tras mostrarle brevemente su vientre al macho. Las puestas suelen ocurrir en horas de la mañana, debajo de las piedras que previamente fueron socavadas. Los huevos allí adheridos son cuidados exclusivamente por la hembra, que cierra la entrada a la zona de la puesta y no se le verá por varios días. Por lo general, entre los doce y catorce días los alevines se dejarán ver a la salida de la cueva (que realizó la madre), contando con 1 cm de longitud aproximadamente. Suministrándole abundantes nauplios de artemia, contarán con 2 cms de longitud al cabo de cuatro semanas.