Sturisoma festivum

Sturisoma festivum

Nombre común: Ninguno en español. En alemán “Langflossen Harnischwels”. Sturisoma festivum.

**Nota: Como con otras especies de géneros cercanos, puede ser ardua tarea el identificar la especie, y como otros, el género Sturisoma, debido a su aspecto muy similar (sobre todo en ejemplares juveniles), no es la excepción.

Sturisoma aureum: Se distingue de la mayor parte de sus congéneres por las marcas negras horizontales detrás del primer radio de la aleta dorsal, que tienen un color negro sólido manchado. También parece ser el miembro más pequeño del género, que raras veces alcanza más de 15-16 cm de longitud. Cuando se halla en buenas condiciones, aparece una extensión alargada en el lóbulo superior de la aleta caudal.

Sturisoma festivum: A menudo, incorrectamente etiquetada como S. aureum. En esta especie los filamentos de los extremos de la aleta caudal son mucho más largos (sobre todo en el macho) que en otras especies del género.

Sturisoma panamense: Otra especie que crea confusión con S. festivum y S. aureum. Esta especie puede ser distinguida al no tener los filamentos de la aleta caudal tan extremadamente largos como S. festivum.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Loricariinae.

Biotopo:
Zonas profundas de ríos con fuertes corrientes. Aguas claras y muy oxigenadas.

Distribución:
Sudamérica: río Monay, cuenca del lago Maracaibo (Venezuela) y río Catatumbo (Colombia).

Forma:
Forma aplanada, típica de los loricáridos, cuerpo alargado ventralmente aplanado, que se va estrechando de manera pronunciada a escasos milímetros del pedúnculo caudal. Aletas dorsales, pectorales y cabeza de forma triangular. Boca suctora en disposición ínfera; ojos en disposición lateral. Cola hipocerca provista de dos filamentos que pueden alcanzar hasta los 7,5 cm de longitud.

Coloración:
De tonos oscuros, va desde los marrones hasta colores cercanos al negro, con franjas negras transversales desde la cabeza hasta la porción terminal de la aleta caudal a ambos lados del cuerpo, aunque como en la mayoría de loricáridos, la coloración depende del humor.

Tamaño:
Hasta 18 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos desarrollan pequeños “bigotes” a ambos lados de la boca, cosa que no aparece en las hembras.

Temperatura:
De 24º a 28ºC.

Agua:
Con un valor de pH alrededor de 7. Blanda. Agua muy oxigenada.

Acuario:
Válidos para un acuario comunitario a partir de unos 120 litros. Acuarios plantados con escondites abundantes, especialmente troncos, y piedras grandes. En acuarios menores no es recomendable introducir más de un macho.

Alimentación:
Especie omnívora. Pero preferentemente vegetariana casi en la totalidad de su menú, el cual estará basado en algas (verdes y marrones principalmente, pero no podemos confiar en que se alimente sólo de estas), vegetales (calabacín, pepino, coles, guisantes descapsulados, etc.) y protéicos (larvas de insectos acuáticos). Es necesario que dispongan de algún tronco o raíz para proveerse de celulosa.

Si en su dieta hay componente vegetal o suficientes algas en el acuario, suele respetar por completo las plantas. Sólo si su dieta es pobre en vegetales y le falta celulosa, puede raer las hojas de algunas plantas.

Comportamiento:
Pacífico y tímido.

Reproducción:
Las posibilidades de puesta se ven incentivadas por una alimentación abundante (vegetal) y por un agua blanda y ácida. Es aconsejable un acuario específico, con una espesa vegetación. La actividad sexual suele empezar por la tarde. La hembra busca un lugar para hacer la puesta; a menudo eligen el cristal delantero del acuario. La pareja limpia meticulosamente el lugar de la puesta. La puesta se inicia con una danza nupcial entre el macho y la hembra. La puesta suele constar de de unos 40 a 70 huevos adhesivos de color blanco a amarillento y de unos 2,5 mm de diámetro.

Una vez fecundados los huevos, el macho expulsa a la hembra, se instala encima de los huevos y los protege con su cuerpo, en esta posición el macho “abanicará” la puesta con movimientos rítmicos de sus aletas pectorales y ventrales, y solo la abandonará de vez en cuando para alimentarse. La eclosión se produce entre 5 y 10 días después, dependiendo de la temperatura. Una vez que absorben el saco vitelino, los alevines buscan alimento. Se les puede alimentar con infusorios, con coles congeladas (para que se ablanden) y por supuesto, con algas. Necesitan una buena filtración y cambios de agua frecuentes, pero en pequeñas cantidades, ya que son muy sensibles a los cambios bruscos en los parámetros del agua.