Squaliforma villarsi (L093-L153-L195)

Squaliforma villarsi (L093-L153-L195)

Nombre común: En ingles “Blue fin thresher pleco”.

Recibe tres L-number distintos, L093 (DATZ 06/1992), L153 (DATZ 02/1994) y L195 (DATZ 12/1994). Squaliforma villarsi (L093-L153-L195).

Orginalmente descrito erróneamente por Lütken en 1874 como “Plecostomus villarsi” (Plecostomus no es un género sino una especie del género Hypostomus), cambiando en el mismo año a Hypostomus villarsi, y finalmente a Squaliforma villarsi.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Hypostomini.

Biotopo:
Ríos de corrientes medias y fuertes, y fondos arenosos con formaciones rocosas.

Distribución:
Venezuela, principalmente en la cuenca de los ríos Portuguesa y Apure.

Forma:
Forma característica de Loricárido. Cuerpo alargado y ventralmente aplanado, de mayor ancho en la sección anterior y que se estrecha paulatinamente hasta llegar al pedúnculo caudal. Ojos en disposición lateral, boca suctura en posición ínfera y con dos prolongaciones carnosas pequeñas a ambos lados de la boca procedentes del labio superior.

La aleta caudal en forma de lira, cuenta con un lóbulo inferior de mayor longitud que el superior. La aleta dorsal cuenta con un radio duro y 7 blandos, y no está en contacto con el plato preadiposo.

Coloración:
Cuerpo de coloración marrón muy pálida, con iridiscencias azules-verdosas, mucho más notorias en la aleta caudal.

Tiene el cuerpo salpicado por motas, generalmente ovaladas, de color gris oscuro, prácticamente negro. El vientre es más claro, prácticamente blanco, y apenas tiene moteado.

Tamaño:
Entre 15 y 20 cm. En libertad es probable encontrar ejemplares de mayor talla.

Diferencias sexuales:
No se conocen caracteres sexuales claros y corroborados.

Temperatura:
Entre 20º y 25ºC.

Agua:
pH entre 6.0 y 7.2. Aguas blandas o semiblandas, con un alto contenido en oxígeno disuelto.

Acuario:
Requiere un acuario de tamaño medio-grande, siendo optimo a partir de 300 l para dos o tres ejemplares.

Se puede mantener en tanques plantados, con varias raíces y piedras a modo de cuevas o escondites. Algunas corrientes contra estos escondites y una buena oxigenación.

Alimentación:
Omnívoro, aunque la mayor parte de su dieta es de origen vegetal. En etapas adultas el porcentaje de alimentos vegetales disminuye, siendo sustituidos por aportes proteicos.

En acuario, a parte de las algas que pueda encontrar y digerir, será aconsejable alimentarlo con productos naturales (pepino, calabacín…) y con alimento específico para especies de fondo.

Cualquier otro alimento que no sea vegetal, como las clásicas papillas, artemia, larvas, etc., serán aceptados de buen grado, aunque con mucha menor frecuencia.

Comportamiento:
Tímido y pacifico. Se trata de una especie de Loricárido bastante pacífica, debiendo ser mantenido como única especie de fondo, o bien con otras especies sensiblemente inferiores en talla y carácter.

Siempre que el tamaño del acuario lo permita, se pueden mantener varios ejemplares juntos, pese a su territorialidad intraespecifica, esta es mucho menos notoria que en otros Loricáridos.

Reproducción:
No hay datos sobre su reproducción en cautividad, aunque se presupone que es un desovador en cuevas o cavidades al igual que la mayoría de los Loricáridos.