Scobinancistrus aureatus (L014) (Loricárido dorado)

Scobinancistrus aureatus (L014) (Loricárido dorado)

Nombre común: Loricárido dorado, o de puntos dorados. En lengua inglesa se le puede encontrar como “Goldie” o “Sunshine Pleco” (desgraciadamente los sajones usan incorrectamente la palabra “pleco” como nombre común de todo loricárido).

Su número de identificación (L-number) es L014, que recibió desde su descubrimiento e importación en 1989 hasta su clasificación y descripción científica en 1994. Scobinancistrus aureatus (L014).

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Hasta hace muy poco esta especie ha estado encuadrada en el género Scobinancistrus, que tras la revisión por Armbruster queda como sinónimo no válido de Panaque. No obstante, no se descarta que por su morfología sea trasladado tras una nueva revisión futura a Baryancistrus. Pese a este cambio y ante las dudas surgidas en cuanto a la validez del género Scobinancistrus, por el momento y hasta nueva revisión, queda englobada esta especie en Scobinancistrus.

Biotopo:
Zonas poco profundas de ríos con fuertes corrientes, sitios con abundantes piedras planas. Aguas claras y muy oxigenadas.

Distribución:
Rio Xingú, Brasil. Estado de Para, isla de Fazenda.

Forma:
Típica de los loricáridos, cuerpo robusto ventralmente aplanado. Gran boca suctora en disposición ínfera; ojos en disposición lateral.

Coloración:
Color de fondo marrón oscuro, con multitud de puntos amarillo-dorados de buen tamaño. Las aletas dorsal y caudal son de color naranja, así como las puntas de las aletas pectorales. En los ejemplares adultos la coloración naranja intensa de estas aletas tiende a degradarse y se transforma en más amarilla, especialmente en los extremos, razón por la cual se puede identificar como peces distintos a un juvenil y a un adulto (cosa que ha ocurrido), cuando en realidad se trata del mismo. Con la edad, los peces desarrollan más el dibujo punteado, y estos puntos llegan a extenderse sobre las aletas.

Algunos pueden sentirse decepcionados porque estos peces sean más llamativos en su etapa juvenil y vayan perdiendo color con la edad, pero siguen siendo muy hermosos y coloridos.

La boca suctora presenta también una evidente coloración amarilla, rasgo que le diferencia de otros loricáridos con patrón de color similar (puntos sobre fondo oscuro, como muchos Baryancistrus). Las narinas (fosas nasales abultadas), también presentan coloración naranja-amarilla que contrasta con el fondo oscuro de la cara.

Tamaño:
Hasta 30 cm. Crecen rápido.

Diferencias sexuales:
Los machos alcanzan mayor tamaño que las hembras. Los machos adultos desarrollan más odontes corporales, especialmente en los flancos (lo que les da aspecto de mayor aspereza) y en el primer radio de las aletas pectorales, que también tiene mayor grosor.

Temperatura:
Aguas cálidas: 25° a 29°C.

Agua:
pH: 5.8 a 7.2 GH: 3ºd a 8ºd. Blanda a semiblanda. Nunca agregar sal. Los peces son bastante sensibles a los parámetros del agua y a su estabilidad. El agua ha de estar limpia, clara, muy oxigenada, preferentemente con cierta corriente.

Acuario:
Acuarios de gran tamaño, dada la longitud y tamaño que puede alcanza el pez. El fondo debe de ser arenoso o compuesto por grava suave redondeada de granulometría reducida, con grupos de cantos rodados y pocas o ninguna planta si se quiere reproducir su hábitat. Tampoco pasa nada por incluir plantas, que suele respetar si está bien alimentado.

Si se le mantiene junto a otros loricáridos de similar tamaño hay que cuidarse de crear suficientes escondites y alimentar en distintas zonas para evitar la agresividad propia de estas especies entre ellos para alimentarse.

Alimentación:
Especie Omnívora. Pero preferentemente vegetariana casi en la totalidad de su menú, el cual estará basado en algas (verdes y marrones principalmente, pero no podemos confiar en que se alimente sólo de estas), vegetales (calabacín, pepino, guisantes descapsulados, etc.) y proteícos (larvas de insectos acuáticos). Es interesante que dispongan de algún tronco o raíz para proveerse de celulosa.

Alimentarle no es un problema, pues es bastante glotón y se adapta a cualquier menú. Aceptará sin problemas comida granulada y en pastillas para peces de fondo.

Comportamiento:
Pacífico y tímido, aunque puede ser agresivo con sus propios congéneres o con otros loricáridos a los que tome por rivales. Las agresiones pueden ser minimizadas incluyendo múltiples escondites.

No atacará a peces más pequeños, pero si puede comportarse como un carroñero, comiendo peces muertos por otras causas, o incluso puede atrapar y devorar a peces enfermos o a punto de morir, demostrando que es un verdadero oportunista, como todo buen loricárido.

Reproducción:
No se conocen informes por el momento de la cría de esta interesante especie.

Anuncios: