Satanoperca leucosticta (Jurupari moteado)

Satanoperca leucosticta (Jurupari moteado)

Nombre común: Jurupari moteado (ojo, “Jurupari” lleva a confusión con el verdadero Jurupari, Satanoperca jurupari del que en algunas fuentes anticuadas aparece aún sin diferenciar, se trata de especies distintas), Pez demonio (este se aplica también a Satanoperca daemon). Satanoperca leucosticta.

Antiguas denominaciones: Geophagus leucostictus, G, mapiritrensis, G. pappaterra y S. pappaterra (en la actualidad un especie distinta), Satanoperca jurupari (en la actualidad una especie distinta), S. macrolepis (mismo caso).

Este pez ha recibido mucho más el apelativo de “Jurupari” que el verdadero Satanoperca jurupari. El auténtico “Jurupari” es un comedor de tierra plateado o dorado sin motas en la cara, que rara vez es visto fuera de su hábitat natural.

El nombre “Jurupari” aplicado a ambos peces, al primero de manera vulgar y al segundo como nombre científico, es un nombre nativo Tupi para un temido demonio del bosque tropical. Los nativos denominaron a este tipo de peces “Juruparindi” o “Tentación del Demonio” (pez garfio), pero la relación mitológica de este pez con el mítico diablo Juripariri es oscura.

En 1986 Kullander conmemoró esta relación rozando lo religioso y lo pagano con la resurrección del género Satanoperca (Guenther, 1862), que traslada del latín como “Cetro de Satán”. Quizá el animal fantástico que debiera aparecer en las películas demoniacas como “El Día de la Bestia” no es una cabra, sino nuestros bellísimos y misteriosos “juruparis”.

Por si fuera poco interesante, el género Satanoperca concentra peces de un comportamiento reproductivo asombroso y variado. En tan pocas especies (siete) se dan casos de incubadores bucales retardados, incubadores bucales polígamos, incubadores bucales biparentales, frezadores típicos de sustrato, frezadores de sustrato modificados ¡y hasta incubadores en plataformas móviles!

Primera importación: en 1909 por G. Siggelkow, Hamburgo.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae.(Cíclidos)
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Geophagini.

Biotopo:
Habita lagos y ríos con corrientes suaves y aguas claras.

Distribución:
Brasil, zona amazónica. Río Nickerie (Surinam); río Essequibo (Guayana).

Forma:
Peces corpulentos, de cuerpo alargado comprimido lateralmente. Tienen la cabeza con muy leve curvatura y muy extendida hacia adelante, así como una gran boca protusa (extensible) en la parte baja de la cabeza, orientada hacia el suelo, donde obtienen su alimento. Ojos grandes y aletas muy desarrolladas.

Los peces de la familia Satanoperca (antes Geophagus) muestran un primer arco branquial lobulado y unas pequeñas “rastrilladoras” en el borde de sus branquias. Estas branquias permiten la separación de los detritos del sustrato. Los bocados de arena (de ahí el nombre de “comedores de tierra”) son forzados a pasar por las rastrilladoras branquiales y el material incomible sale fuera por los opérculos.

Coloración:
Color de fondo dorado, con bandas oscuras en los flancos que son más visibles dependiendo del estado de ánimo del pez. La cara presenta un punteado nacarado muy característico que le hace muy atractivo y le diferencia de otros “juruparoides”. Presenta un punto negro (pequeño ocelo) en la parte superior del pedúnculo caudal

Tamaño:
El macho alcanza una talla máxima de 25 cm, la hembra algo menos.

Diferencias sexuales:
Poco evidente. Machos mayores a igualdad de edad. Los machos son algo más ahusados. La papila genital de la hembra es corta y obtusa, la del macho puntiaguda.

Temperatura:
Entre 26 y 28ºC.

Agua:
pH entre 6.5 a 7.0, y un dGH entre 3º y 10º.

Acuario:
Acuarios espaciosos: a partir de 350 litros, es importante para estos peces que el acuario sea bastante largo, no es recomendable tenerlos en un acuario de menos de 150 cm de longitud, para que así puedan tener espacio donde nadar.

Es importante colocar sustrato arenoso fino y troncos a modo de escondites, así como cantos rodados para el caso de que se produzca un desove.

Si se colocan otros cíclidos en el acuario, éstos deben de ser muy pacíficos. La presencia de otros cíclidos inhibe la reproducción.

Alimentación:
Pez omnívoro, en la naturaleza estos peces criban invertebrados bentónicos y material de la vegetación del sustrato.

En acuarios aceptan bien cualquier tipo de comida y es recomendable proporcionarles una dieta variada incluyendo comida congelada o viva.

Comportamiento:
Pacífico con peces de su tamaño. Excavador, desenterrará algunas plantas.

Reproducción:
Muy peculiar, ya que estos peces son incubadores bucales biparentales retardados (o parciales). Las parejas forzadas suelen funcionar mal; es preferible que se escojan libremente de un grupo formado por jóvenes peces.

La inducción a la freza en el acuario es complicada, pero posible. En la naturaleza pueden elegir plataformas móviles para la puesta (leños a la deriva). En el acuario aceptarán piedras planas.

La hembra pone de 150 a 400 huevos en una piedra lisa que cubren con una fina capa de arena y ambos padres se ocupan de ellos. 36-48 horas después del desove, los padres mastican las cáscaras de los huevos en sus bocas para que salgan las larvas que guardan en la cavidad bucal, pese a no tener saco específicamente dedicado a ello en la garganta, de modo que las larvas permanecen en la mandíbula. Ambos progenitores participan en esta incubación bucal retardada, haciendo turnos y cambiándose las larvas.

Pasados 10 días los alevines abandonan la boca de sus padres, pero regresan a ella durante la noche y siempre que advierten algún peligro. Cuando se alarman, uno o los dos adultos adoptan una postura característica en que dirigen la cabeza hacia abajo y prolongan su gran boca protusa, dejando pasar a los alevines. Cuando el peligro se disipa, las crías son escupidas o desalojadas a través de las cubiertas branquiales (opérculos)

Tras cuatro semanas los alevines dejan de volver a la boca o la encuentran cerrada, aunque los padres los protegerán aún por espacio de otras cuatro semanas más. Se alimentan con nauplios de artemia y poco a poco alimentos mayores. Su crecimiento es lento.

Satanoperca leucosticta, en presencia de otros cíclidos puede inhibirse de la puesta.