Riccia fluitans

Riccia fluitans

Nombre común: Riccia, hepática. Riccia fluitans.

Familia: Ricciaceae.

Distribución:
Cosmopolita.

Forma:
Esta planta hepática acuática tiene un cuerpo en forma de tridente, de un vivo color verde. Al crecer unas junto a otras forman densas masas vegetales que cubren la superficie del agua. Muy apropiada para el refugio de alevines.

Tamaño:
1-2 cm de ancho. Espesor según el volumen de la capa. Si se deja acumular y cuenta con buenos factores de crecimiento (micronutrientes, luz, CO2) puede alcanzar varios centímetros. Con abono de CO2 se observa fácilmente como esta planta desprende burbujas de oxígeno.

Forma de propagación:
Por división espontánea. En condiciones favorables se multiplica rápidamente en la superficie.

Variedades:
Según Tropica existen 4 variedades de esta planta, difíciles de distinguir a simple vista:

Variedad japonesa: de hojas más finas, es la más adecuada para su uso en forma sumergida, enraízada.
Variedad europea: es menos útil que la anterior para el propósito de servir como tapizante y su uso queda prácticamente restringido a mantenerse emergida.
Variedad thailandesa: de hojas más anchas. Tampoco prospera adecuadamente sumergida.
Variedad de Singapur: de color más oscuro. Tampoco funciona bien en forma sumergida.

Temperatura:
10° a 30°C.

Agua:
pH: 5.5 – 7.5 GH: 2-12ºd

Iluminación:
Alta-muy alta.

Tipo de sustrato:
Al ser una planta flotante crece en superficie, sin necesidad de sustrato. No obstante, en zonas húmedas (fango), tiene la capacidad de propagarse en forma terrestre con pequeños rizomas que lo anclan. Esta facultad ha sido aprovechada por Takeshi Amano y muchos inspirados por él para fijarla en el sustrato y en superficies sólidas, como rocas y troncos. Para ello hay que sujetar la planta a la superficie donde queremos que enraíce con hilo de nylon o una redecilla para el pelo y dejarla así bastante tiempo. Para crecer de esta forma necesita una luz muy intensa (por encima de 1W/litro) además de suministro de CO2… de lo contrario el intento está condenando al fracaso. Aun consiguiendo su enraizamiento, la planta, al propagarse, tiene tendencia a soltarse y volver a la superficie. Es más fácil obtener su enraizamiento sobre soportes en forma emergida pero con riego constante y humedad muy alta (en zonas emergidas de paludarios o terrarios).

Dificultad:
Media en su forma flotante. Muy alta en su forma enraízada-sumergida.