Retroculus lapidifer

Retroculus lapidifer

Nombre común: Retroculus lapidifer.

Etimología: el género creado por Eigenmann & Bray, 1894 está formado por la unión de tres palabras latinas: re y ter que significan atrás, detrás, y oculus que significa ojo. El género por lo tanto hace referencia a la posición relativamente trasera en que se encuentran los ojos con respecto a lo que es estándar en los cíclidos.
lapidifer significa “removedor de piedras”.

Antiguas denominaciones: Satanoperca lapidifera (Castelnau, 1855), Retroculus lapidifera (Castelnau, 1855), Geophagus lapidifera (Castelnau, 1855), Chromys lapidifera (Castelnau, 1855), Acara lapidifera (Castelnau, 1855), Retroculus boulengeri Eigenmann & Bray, 1894

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae.(Cíclidos)
• Subfamilia: Retroculinae.

Biotopo:
Habita en las zonas rápidas en corrientes de aguas claras.

Distribución:
En los ríos Tocantins y Capim y en sus respectivos afluentes, en Brasil y Guyana.

Forma:
Una visión rápida nos dará la impresión de que estamos ante un Geophagus, aunque a diferencia de éstos carecen los Retroculus de la extensión anteroventral en el primer epibranquial (Kullander 1998). Poseen una cabeza muy angulada que finaliza en unos gruesos labios azules, la posición de los ojos está retrasada con respecto a la de la gran mayoría de los cíclidos. El cuerpo se va haciendo más bajo (afinando) hacia atrás, la aleta caudal es truncada y el vientre es aplanado; las aletas pélvicas están dispuestas de forma tal que se puedan desplegar horizontalmente para remover el sustrato en busca de alimento. Existen otras dos especies de este género que cuentan con descripción científica al momento de escribir esta ficha, son R. xinguensis y R. septentrionalis, ambas descriptas por Gosse. La primera se encuentra en los ríos Xingú, Arapiuns, Tocantins y en algunas zonas del Amazonas y afluentes, en tanto que el R. septentrionalis está presente en los ríos Oyapock y Araguari y en sus respectivos drenajes. Diferenciar al R. lapidifer de estas dos especies es bastante sencillo ya que a diferencia de ellos, el R. lapidifer carece de las rayas verticales en la aleta caudal. R. lapidifer cuenta con entre 36 y 39 escamas a contar en una misma línea lateral, con entre 15 y 17 espinas dorsales y 10 u 11 radios en la aleta dorsal. R. xinguensis cuenta con entre 37 y 41 escamas en una misma línea lateral, con entre 16 o 17 espinas dorsales y entre 10 y 12 radios en la aleta dorsal. R. septentrionaies cuentan con entre 34 y 37 escamas a contar en una misma línea lateral, con entre 14 y 15 espinas dorsales y entre 10 y 11 radios en la aleta dorsal.

Coloración:
Base verde oliva a verde claro con iridiscencias azuladas en forma de puntos desde la zona postorbital hasta el pedúnculo caudal, asimismo cuenta con al menos dos rayas relativamente gruesas que parten de la zona suborbital en dirección a los labios; según el estado de ánimo del pez se pueden apreciar hasta siete bandas verticales gruesas en tonos oscuros. Las aletas dorsal, anal y caudal cuentan con iridiscencias rojas y azules. Existen varios morfo cromáticas del R. lapidifer, la más coloreada en la que se halla en el río Tocantins, ya que cuenta con más presencia de tonos rojos y los labios son de un azul más intenso.

Tamaño:
20 cm aproximadamente.

Diferencias sexuales:
Los machos tienen tanto la aleta dorsal como anal más desarrolladas y finalizadas en punta, en tanto que las de las hembras son algo más cortas y con finalización redondeada. Los machos suelen tener los labios algo más gruesos.

Temperatura:
22 a 27ºC.

Agua:
pH en torno a 7.0; dGH máximo 15º.

Acuario:
A partir de 150 litros para una pareja, el sustrato deberá de estar conformado por arena de río o por cantos rodados de pequeña granulometría; necesitan aguas muy oxigenadas por lo que hay que preveerlo en el sistema de filtrado.

Alimentación:
El alimento vivo primordial en su dieta en estado salvaje lo constituyen las larvas de Diptera chironomid, Trichoptera y larvas de Ephemeroptera (Moreira & Zuanon, 2002) que son aspirados y filtrados junto con el sustrato, seleccionando el alimento y devolviendo rápidamente la arena. En acuarios aceptarán tanto alimento vivo, como congelado y seco (hidratarlo previamente).

Comportamiento:
Cohabitan perfectamente en un acuario comunitario siempre que el tamaño del mismo y de las otras especies estén acorde al suyo.

Reproducción:
La hembra realiza un hoyo en el sustrato donde deposita los huevos que tras la fertilización por parte del macho, son tapados con arena o con cantos rodados de granulometría pequeña. Lamentablemente no se dispone de más información ya que los huevos se perdieron al día siguiente, seguramente a causa de los propios padres (Weidner, 1999; Lucas, 1999). Otros autores comentan que los padres cambian a las larvas de sitios depositándolas en diversas piedras, no en vano lapidifer significa “removedor de piedras”.

Anuncios: