Potamotrygon leopoldi (Raya de agua dulce)

Potamotrygon leopoldi (Raya de agua dulce)

Nombre común: Raya de agua dulce. En Brasil tampoco tiene un nombre común específico, sino que se les conoce por el genérico que se usa para la familia: Raia y Arraia; en inglés se le llama Xingu River Ray y White spotted freshwater stingray. En español para todo el género se usan los nombres de “Raya de agua dulce” o “Pastinaca”. Potamotrygon leopoldi.

Clasificación:
• Orden: Rajiformes.
• Familia: Potamotrygonidae.

Biotopo:
Prefiere las zonas arenosas de los ríos, allí se entierra durante el día, en la noche sale a alimentarse, preferentemente de invertebrados bénticos.

Distribución:
En Brasil en los ríos Xingú y Fresco.

  • Nota: Esta especie corre serio riesgo de extinguirse debido a la contaminación de su hábitat por nuevos y constantes asentamientos humanos, abonos agrícolas, la pesca furtiva (tienen un precio muy elevado cuando se vende con fines acuarísticos), pero además en su contra juegan dos factores, el primero, la bajísima tasa de natalidad, el segundo, que si bien se ha conseguido la reproducción en acuarios públicos, se desconocen los factores que hagan desencadenar las puestas, por lo tanto los alevines que se han conseguido han sido fruto de la naturaleza y no por el logro de un objetivo siguiendo un determinado plan de acción.

Forma:
Estos seres cartilaginosos tienen forma circular, para ser más precisos es ligeramente ovalada, al ser más largas que anchas, siendo más altas sobre el centro de su cuerpo, o lo que es lo mismo, sobre los bordes exteriores es donde su espesor es más delgado.

La cola es más corta que la longitud del cuerpo y en ella posee varias púas aserradas. Al final de la misma posee un dardo o aguijón (chuza) que utiliza para su defensa.

El hocico es corto, en tanto que la boca está situada en la zona ventral (por debajo) y tiene forma de hendidura.

Detrás de la cabeza tiene los dos espiráculos (aberturas en el dorso), por donde entra el agua y sale posteriormente por las branquias después de que éstas absorban el oxígeno disuelto.

Carecen de vejiga natatoria.

Coloración:
El dorso es negro con puntos blancos (inclusive en la cola, también conocido como aguijón, dardo o chuzo), en tanto que la coloración del lado ventral es blanquecino.

Con la única especie que se puede confundir a Potamotrygon leopoldi es con Potamotrygon henlei, la diferencia más notoria es que esta última puede tener pequeños puntos blancos en el borde exterior del disco superior, en tanto que el borde exterior en P. leopoldi es enteramente negro.

Tamaño:
En torno a los 40 cm de diámetro, aunque dicen que puede llegar a medir 60 cm, la bióloga brasileña Patricia Charvet-Almeida ha pesado ejemplares de hasta 25 kg.

Diferencias sexuales:
La familia Potamotrygon se sexan muy fácilmente, pues los machos tienen dos órganos sexuales en las orillas internas de las aletas ventrales, muy cerca de la cola llamados terigópodos.
Por otro lado los machos han adaptado las aletas ventrales en “agarraderas”, sistema útil a la hora de la cópula, hasta el cuarto año de vida y a igualdad de edad los machos son algo más pequeños que las hembras.
Temperatura:
Entre 20ºC y 25ºC.

Agua:
pH 6.0 a 6.5; dureza total máxima en torno a 4ºdGH y libre de todo tipo de compuesto nitrogenado. Es necesario disponer de potentes filtros y realizar cambios parciales de agua frecuentemente.

Acuario:
Para acuarios públicos. Un ejemplar adulto necesitará de un tanque de al menos 500 litros, ya que necesita estar constantemente en movimiento -como todo ser cartilaginoso- con el fondo totalmente libre de objetos y con sustrato formado por fina arena.

Alimentación:
Pequeños peces, camarones, gusanos y demás invertebrados en general, también aceptará alimento congelado.

Comportamiento:
Esta especie es más tímida que su congénere más conocido, P. motoro, y no debe cohabitar con otras especies de gran tamaño que sean agresivas.

El comportamiento intraespecífico es aceptable, es dócil, domesticable y en los acuarios públicos es común verles comer sobre la mano de sus cuidadores.

Reproducción:
La fecundación es interna, una vez terminado su desarrollo, la hembra parirá a unos pocos alevines (generalmente unos 4 y excepcionalmente superan la decena) que se alimentarán durante los primeros días del saco vitelino, es decir, son ovovivíparos.

Anuncios: