Pterosturisoma microps

Pterosturisoma microps

Nombre común: En inglés es conocido como “Long tailed sturisoma” o “Long tail sturisoma”. En Finlandia como “Perunsiimaeva”, en Alemania como “Flügelstörwels”, y en Perú como “Shitari”. Pterosturisoma microps.

Descrito originalmente por Eigenmann & Allen en 1942 como Harttia microps, cambiando de género el mismo año y quedando como sinónimo no válido.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Loricariinae.

Biotopo:
Aguas con fondos fangosos pero de agua clara, con escasa vegetación acuática pero no así ribereña, y corrientes fuertes.

Distribución:
Cuenca amazónica a su paso por Iquitos, Perú.

Forma:
Forma típica de Loricárido. Cuerpo aplanado ventralmente y alargado, ligeramente más largo que otros Loricáridos, como es característico en la subfamilia Loricariinae.

Cuerpo de mayor ancho en la sección anterior, y que se estrecha paulatinamente hasta el pedúnculo caudal. La región caudal, como muchos Sturisoma, es muy estrecha, aunque en el caso de P. microps lo es aun más en comparación con el resto del cuerpo.

La región dorsal es ligeramente más ancha que la cabeza. Visto desde arriba recuerda mucho al género Rineloricaria, donde el estrechamiento hasta el pedúnculo caudal se produce más cerca del mismo, mientras que si disminuye notoriamente su grosor o altura. El puente pectoral está ligeramente alzado y arqueado, es de suponer que es una ayuda frente a las corrientes.

Se diferencian de Sturisoma y Sturisomatichthys por ser más ancho y delgado, y el tamaño de los ojos menor. Este ultimo hecho le distingue fácilmente de la mayoría de géneros de la subfamilia Loricariinae.

La aleta caudal cuenta con dos prolongaciones filamentosas, siendo de mayor longitud la que parte del radio duro superior, y su tamaño es similar a la prolongación que poseen las pectorales. La aleta caudal tiene forma de lira, los radios duros son ligeramente arqueados y muy similar a las especies del género Lamontichthys.

Las aletas pectorales cuentan con sendas prolongaciones iguales, que parten desde el radio duro, siendo de gran tamaño y pudiendo alcanzar en extensión a la aleta caudal. La aleta dorsal también posee esta prolongación, aunque su tamaño es muy pequeño en comparación con las anteriores. Estas prolongaciones suelen mostrarse con el tamaño normal cuando es mantenido es buenas condiciones.

La aleta anal es de gran tamaño, casi el mismo que la aleta dorsal, y cuenta con 1 radio duro. Probablemente, igual que otras características de su morfología, esté especialmente predispuesta para afrontar fuertes corrientes.

Coloración:
Quizás para muchos esta especie no presente una coloración llamativa, siendo de tonos muy oscuros, y con una leve coloración blanca en los radios duros de las aletas pectorales y caudal, y en las prolongaciones que parten de ellos.

Particularmente me parece muy peculiar el color que poseen. La coloración, siempre en tonos muy oscuros, casi negros, varía desde un gris bronce, hasta un azul pizarra ligeramente violáceo.

Tamaño:
Alrededor de 16 cm.

Diferencias sexuales:
Como las especies del género Sturisoma, los machos desarrollan un crecimiento odontal a ambos lados de la cara, mientras que las hembras carecen de él. Las hembras, vistas desde arriba, son ligeramente más anchas en la región dorsal.

Otro método de sexado, y con mayor seguridad en ejemplares semiadultos es basándonos en los escudos ventrales. Las hembras poseen un escudo ventral en la zona pregenital (antes de la papila genital) en forma de estrella de cinco puntas, mientras que los machos poseen este mismo escudo o placa en forma de pentágono.

Temperatura:
Entre 24º y 28ºC.

Agua:
pH entre 6.4 y 7.2, aguas blandas y muy oxigenadas (mas que para la mayoría de Loricáridos). Debemos mantener los niveles de compuestos nitrogenados nulos, o lo más bajos posible.

Acuario:
Valido para acuarios a partir de 250 l. El acuario no debe estar muy plantado necesariamente, aunque cuanta mayor sea la cantidad de plantas, más cómodo podrá encontrarse y alimentarse.

Aunque es una especie no muy tímida, debemos proporcionarle varios lugares sombríos donde pueda estar tranquilo. Es esencial mantener ciertas corrientes en el acuario, pudiendo ser fuertes o moderadas, en especial en las zonas que frecuenten los ejemplares.

Alimentación:
Este es el punto mas complicado de su mantenimiento, y para las personas que gusten de mantener Loricáridos y similares, supone un verdadero reto poder mantenerlo con vida y evitar que no muera de inanición.

Se trata de una especie fitófaga, y como sucede con las especies del género Otocinclus, requieren de un tanque maduro donde la presencia de algas (especialmente marrones y algunas verdes) sea un hecho, y estén disponibles siempre para su dieta.

Las experiencias de mantenimiento en tanques con escasez o ausencia de algas no suelen ser buenas, perdiendo a los ejemplares en muy poco tiempo. Él acostumbrarles a productos comerciales con alto contenido vegetal es complicado y muy delicado. Se aconseja suministrarles pastillas con alto contenido en spirulina o algas, pero teniendo en cuenta que siempre deben tener algas a su disposición. Una vez se supere un periodo inicial de adaptación, será menos complicado sustituir parcialmente su dieta por otros productos.

Aunque el 90% de su dieta sea fitófaga, aceptarán eventualmente algún aporte proteico, siendo especialmente aconsejables, larvas y artemia.

En caso de ser mantenido en malas condiciones (pobre oxigenación, presencia de NO2 o nivel ligeramente alto de NO3…) , probablemente el primer síntoma que muestre el pez será inapetencia por comer.

Algunas fuentes y artículos apuntan a la posible ingesta de detritus en su hábitat natural, pero por el momento es una teoría sin confirmar.

Comportamiento:
Pacífico, aunque con cierta territorialidad intraespecífica como buen Loricárido que es. Comparte muchos hábitos con otras especies cercanas, como los Sturisomas, siendo poco tímidos, aunque asustadizos, no siendo complicado poder observarles durante el día.

Si es mantenido en condiciones optimas, pasará gran parte de su tiempo en zonas de luz tenue, y con corriente, con cierta predilección por las raíces. En caso de haber un bajo nivel de oxígeno, el mismo buscará la zona con más corriente del tanque.

Reproducción:
No hay datos sobre su reproducción en cautividad, aunque probablemente no se diferencie mucho del comportamiento reproductivo de Sturisomas, Rineloricarias, y similares.

Quizás en este sentido, y dada su naturaleza algo más delicada que los anteriores, requiera de más paciencia en incitarles y mejores cuidados.