Pseudohemiodon laticeps

Pseudohemiodon laticeps

Nombre común: En ingles “Giant whiptail catfish” y “Spade catfish”. En finlandés es llamado “planaramonni” y “lattamonni”. En Alemania como “plattkopf harnichwels”, en Ecuador como “caracha”, y en Argentina como “vieja” y “vieja de cola”. Pseudohemiodon laticeps.

Descrito originalmente por Regan en 1904 como Loricaria laticeps, cambiando de género en el mismo año.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Loricariinae.

Biotopo:
Zonas de corrientes moderadas, de aguas claras y oxigenadas, con fondos rocosos.

Distribución:
Paraguay y Argentina, principalmente en las cuencas de los ríos Paraná y Paraguay.

Forma:
Cuerpo típico de loricárido, aplanado ventralmente, de mayor ancho en la región anterior y que se estrecha paulatinamente hasta la región caudal. En este género, y esta especie no es excepción, el cuerpo es de menor altura que en otros loricáridos, y el estrechamiento que posee en el cuerpo es muy suave desde el final de la cabeza (coincidiendo con la base de las aletas pectorales) hasta el pedúnculo caudal, dando la sensación de ser triangular. Además, la anchura del cuerpo, y en especial de la cabeza, es mayor en relación al tamaño del cuerpo que en otros Loricariinae.

La boca es de gran tamaño, con prolongaciones carnosas alrededor de ellos de pequeño tamaño, especialmente en el labio inferior. La aleta caudal cuenta con una prolongación filamentosa en el radio duro superior. Entre estas prolongaciones destacan dos que proceden del labio superior en las proximidades al inferior.

Coloración:
Cuerpo de color gris muy pálido, salpicado por numerosas motas oscuras de pequeño tamaño. El vientre posee la misma coloración que el resto del cuerpo, pero carece de moteado.

Hay una especie muy similar, Pseudohemiodon platycephalus. A simple vista se diferencian sólo porque Pseudohemiodon laticeps parece tener el cuerpo salpicado por pequeñas motas, mientras que en P. platycephalus parecen formar finas líneas.

Tamaño:
Alrededor de 30 cm.

Diferencias sexuales:
No están corroboradas, pero probablemente y del mismo modo que otras especies cercanas, el tamaño y forma del labio inferior denote un sexo u otro.

Temperatura:
Entre 22º y 26ºC.

Agua:
pH 6.5 y 7.2. Aguas blandas o semiblandas. Los niveles de compuestos nitrogenados han de ser prácticamente nulos o inexistentes. Alto nivel de oxígeno disuelto.

Acuario:
No apto para acuarios de reducidas dimensiones, siendo aconsejable mantenerlo en tanques a partir de 350 litros.

La decoración del tanque deberá proveerle de diversos lugares sombríos donde pueda esconderse o permanecer tranquilo, lo cual podremos lograrlo con formaciones rocosas o de madera, incluso con vegetación flotante localizada.

Una buena plantación del acuario es aconsejable, pero habrá que tener en cuenta su talla adulta y sus movimientos para permitirle desplazarse, dejando varios lugares con distancia entre plantas suficientemente amplios. No será extraño ver como desplanta alguna planta si le supone algún problema en su nado.

Alimentación:
De dieta omnívora y sin suponer problema alguno la alimentación basada en alimentos comerciales. Tiene cierta predilección por los alimentos en pastillas de fondo con alto contenido vegetal, se supone que una gran parte de su dieta es de origen vegetal, aunque acepta igualmente de buen grado larvas o artemia.

Comportamiento:
Pese a la territorialidad, sobre todo intraespecífica, que suelen mostrar la mayoría de loricáridos, se trata de una especie muy pacífica. Incluso con sus congéneres suele mostrarse pacifico, siempre y cuando el espacio no sea reducido.

Habrá que tener cuidado en no mezclarlo con otras especies que supongan una dura competencia por alimento o territorio, pese a su envergadura, puede ser desplazado por especies menores en talla.

Si es mantenido en un sustrato de granulometría fina no será extraño encontrarnos con el ejemplar semienterrado, sobre todo si el sustrato es de una tonalidad similar a su cuerpo.

Reproducción:
Se comenta que ha sido lograda en cautividad por un acuarista alemán, aunque no se disponen de detalles, salvo que desova en superficies planas y el macho se encarga de custodiar la puesta gracias a su labio inferior.