Pomacea flagellata (Caracol manzana maya)

Pomacea flagellata (Caracol manzana maya)

Nombre común: Pomacea flagellata, “Caracol manzana maya”.

Clasificación:
• Orden: Mesogastropoda.
• Familia: Ampullariidae.

Biotopo:
Habita todo tipo de ecosistemas acuáticos poco profundos y de corrientes lentas: pantanos, canales de riego y charcas.

Distribución:
Original de Sudamérica: México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Colombia.

Forma:
La concha es esférica, con las curvaturas de la espiral en ángulo de más de 120º en las uniones. Este ángulo tan abierto hace que las suturas entre vueltas de la concha sean muy poco pronunciadas dando origen a conchas con aspecto ligeramente cónico, muy similar al Pomacea paludosa que es un poco más pequeño y de concha menos oscura.

Posee pulmones y branquias, lo que le permite vivir en aguas pobres en oxígeno, e incluso sobrevivir a periodos de sequía encerrándose en su concha. Utiliza un órgano especial, el sifón, que puede llegar a ser 2 veces tan largo como la concha, para respirar aire permaneciendo sumergido. Aunque es capaz de tomar oxígeno del agua a través de sus branquias, se ahogará si no tiene un espacio para tomar aire del exterior.

Coloración:
La coloración de la concha es marrón oscura, con rayas poco pronunciadas o casi imperceptibles. Estos colores oscuros son un rasgo diferenciador del Pomacea paludosa, que es más claro, de tonos castaños y rayas marrones-rojizas.

La coloración del cuerpo es gris o gris oscura, con manchas negras, más concentradas en la cabeza y parte posterior del pie.

Tamaño:
Hasta 8 cm de ancho y de alto.

Diferencias sexuales:
Externamente es difícil diferenciarlos, por lo que se recomienda tener varios para aumentar las posibilidades de tener al menos un ejemplar de ambos sexos. Generalmente los machos suelen tener la salida de la concha más ancha que las hembras, pero es un rasgo difícil de apreciar. Otra manera es hacer salir al caracol de la concha y mirar la zona superior izquierda, donde podrá apreciarse el pene en los machos.

Temperatura:
20°C – 25°C. A temperaturas menores de 18ºC se muestran poco activos. Si se mantienen en acuarios de agua caliente, por encima de 25ºC, su metabolismo y su actividad aumenta, pero su ciclo de vida se reduce.

Agua:
Requiere un pH entre 6.5 y 8.0, ya que si es más ácido (< 6.0), su concha se comenzaría a disolver. El agua tampoco ha de ser muy blanda, ya que requiere carbonatos para formar su concha.

Acuario:
Se recomiendan unos 15-20 litros de agua por cada caracol de tamaño medio. Es necesario colocar una tapadera para evitar las fugas nocturnas y dejar un espacio de aire entre la superficie del agua y la tapadera.

Alimentación:
Omnívoro e insaciable. Puede comer practicamente de todo: algas de todo tipo, guisantes, acelga, pepino, larvas de mosquito, artemia, pescado, carroña y alimento en escamas para peces. Suele devorar la vegetación acuática (hojas, tallos y raices) del acuario sin excepción, incluidas Anubias. No es recomendable para acuarios plantados.

Comportamiento:
Muy pacífico, como cualquier caracol. Puede permanecer en su concha 1 ó 2 días hasta que sienta la necesidad de alimentarse de nuevo. La actividad del caracol aumenta con la subida de temperatura del agua (25ºC), y se muestra bastante inactivo por debajo de 18ºC. Sin embargo, con temperaturas altas, se reduce su ciclo vital.

Es un caracol de hábitos nocturnos, y puede permacer en el fondo enterrado parte del día.

Reproducción:
Presentan sexos separados, como el resto del género Pomacea, por lo que es necesario contar al menos con un macho y una hembra. La reproducción se favorece con un aumento en la temperatura hasta unos 25ºC, simulando la primavera.

El macho copula con la hembra durante varias horas, abrazando con su cuerpo la concha de ésta. La hembra, al cabo de un par de días tras la fecundación, abandona el agua por la noche para depositar los huevos fuera de ella, por lo que es necesario dejar un espacio aéreo de por lo menos 10 cm entre la tapa del acuario y el nivel del agua. Los huevos son de color naranja claro y forman un racimo sólido, que deben permanecer húmedos, cerca del agua.

Tras 1-4 semanas semanas (dependiendo de la temperatura) eclosionan y los caracolitos caen al agua. En esta etapa, es necesario proporcionarles comida suficientemente blanda para que puedan masticarla, por ejemplo algas, guisantes pulverizados o comida para peces finamente desmenuzada. Las hembras pueden guardar el esperma durante meses, por lo que hembras solitarias pueden hacer puestas. Igualmente una puesta puede ser originaria de diferentes machos.