Pogostemon helferi

Pogostemon helferi

Nombre común: Pogostemon, cuya cuyo significado etimológico es “estambres barbudos”. También se le conoce como Dao-noi y Dao-nam (del thailandés “pequeña estrella” y “estrella de agua”, respectivamente). Pogostemon helferi.

Familia: Lamiaceae

Distribución:
Sureste de Asia, en cursos de ríos y zonas de inundaciones periódicas entre la frontera de Tailandia y Myanmar.

Forma:
Tallo muy corto y grueso, casi indistinguible, hojas dentadas de color verde a verde claro, sin peciolo, dispuestas en espiral con escasa o nula distancia internodal a lo largo del tallo, lo cual le da su característica forma estrellada y compacta. Sistema radicular muy desarrollado. Pese a su aspecto recio y robusto, Pogostemon helferi es una planta con hojas quebradizas en extremo, que debe manipularse con cuidado para evitar roturas.

Tamaño:
3-10 cm de altura y 5-7 cm de ancho.

Forma de propagación:
Por estolones laterales que desarrollan su propio sistema radicular, siendo susceptibles de ser separados de la planta madre cuando cuentan con un par de centímetros de envergadura. El esquejado en vertical también da buen resultado si el tallo alcanza el tamaño suficiente, pero da lugar a que el tallo seccionado ramifique, haciendo perder la homogeneidad del tapiz completo. En la naturaleza, se propaga también mediante semillas (reproducción sexual), pero es necesario mantenerla en forma emergida para que desarrolle flores.

Temperatura:
Prospera en un amplio rango de temperatura, de 23º C a 28° C.

Agua:
Aguas blandas a medianamente duras, tolera un pH de 6 a 7.5

Iluminación:
Alta a muy alta.

Tipo de sustrato:
De granulometria fina-media, con preferencia de sustrato nutritivo bajo la grava.

Dificultad:
Media-alta, no prospera prácticamente nada en condiciones de iluminación tenue o baja, rara vez se logra que crezca, y si lo hace es de forma vertical, acusando un gran fototropismo, con una gran distancia internodal, y su propagación sin esquejar es nula o muy escasa. Con una iluminación muy intensa y aporte de CO2 y nutrientes apropiados, se consigue un crecimiento horizontal compacto, dando forma al deseado tapiz estrellado.