Planiloricaria cryptodon (Loricaria cuchara)

Planiloricaria cryptodon (Loricaria cuchara)

Nombre común: En inglés “Spoon face whiptail” o “Loricaria cuchara”, “Loricaria cara de cuchara”, o “Cola de látigo cara de cuchara. En Perú es conocida como “Shitari”, aunque es un apelativo utilizado con otras especies. En Alemania como “Peitschenschwanz-hexenwels”. Planiloricaria cryptodon.

Sinónimos no válidos:
– Pseudohemiodon cryptodon – Isbrücker, 1971. Nombre original.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Loricariinae.

Biotopo:
Zonas arenosas, de corriente media y con madera caída.

Distribución:
Cuenca amazónica, Brasil, Perú y Bolivia. Cuenca de los ríos Mamoré, Purús y Ucayali principalmente. Exportado habitualmente desde Iquitos.

Forma:
Forma característica de loricárido, alargado y aplanado ventralmente. Como en otros loricáridos su sección anterior es de mayor ancho, aunque en el género Planiloricaria, este ancho decrece paulatinamente desde la base de las aletas pectorales o final de la cabeza, y lo hace de un modo muy suave e igual hasta el pedúnculo caudal. El ancho de la cabeza mucho mayor en comparación con la longitud del cuerpo y con la mayoría de loricáridos.

El cuerpo posee una escasa altura, siendo una de las especies de la familia Loricariidae con menor profundidad de cuerpo.

Ojos en disposición semilateral y muy próximos a las narinas. Boca en posición ínfera, la cual cuenta con dos grandes prolongaciones carnosas a ambos lados, procedentes del labio superior, con un largo que suele superar las bases de las aletas pectorales. Tanto en los labios como en estas dos excrecencias cuentan con numerosas prolongaciones de menor tamaño y grosor.

Su aspecto es muy similar a otras especies de géneros diferentes. Del género Crossoloricaria se puede distinguir por poseer unos ojos más pequeños, y la cabeza más redondeada. De Pseudohemiodon por una cabeza más larga y más redonda. De Hemiodontichthys es más sencillo distinguirlo debido a la notoria prolongación en punta en la cabeza, además de poseer un ancho de cuerpo mayor en relación a la longitud.

Coloración:
Cuerpo de coloración muy pálida, que varia entre el marrón y el gris, variando según la tonalidad del entorno y el ejemplar.

Sobre todo el cuerpo, salvo en la región ventral, posee motas negras de pequeño tamaño. El número de estas motas varía según la edad, siendo más numerosas en ejemplares adultos. Además, pese a tener una disposición variable, se pueden observar varias coincidencias. En la cabeza se localizan distribuidas de manera arbitraria, aunque la zona entre los ojos y la base de la aleta dorsal suele poseer pocas. Tras la cabeza y dirigiéndose al pedúnculo caudal se pueden observar que estas motas forman 1-2 líneas en los laterales, que parecen encajar con las quillas laterales, y 2-3 en la parte superior.

Las aletas poseen la misma coloración que el resto del cuerpo, salvo la aleta anal que apenas posee moteado. La aleta caudal también posee la misma coloración, pero posee una tonalidad muy oscura en la mitad inferior.

Tamaño:
Alrededor de 24 cm SL, y aproximadamente 30 cm TL.

Diferencias sexuales:
No se tienen datos confirmados. Se podría presuponer que los machos, en caso de ser los encargados de custodiar las puestas, tengan el labio inferior de mayor tamaño o más desarrollado, pero no parece observarse. Algunos estudios filogenéticos apuntan a que es muy posible que en los labios, los machos presenten mayor número de papilas y menor tamaño de las prolongaciones carnosas secundarias, mientras que en las hembras sería justo a la inversa.

Temperatura:
Entre 22ºC y 27ºC.

Agua:
pH entre 6.2 y 7.4, GH inferior a 10ºd. Oxigenación alta.

Acuario:
Acuarios a partir de 200-300 litros para mantener un pequeño grupo de ejemplares. Pese a su talla adulta no requieren acuarios tan grandes como otros loricáridos, dada su comportamiento.

La decoración del acuario debería basarse en un sustrato de granulometría fina, alrededor de 1 mm, y en tonos claros. Esto hará más fácil que pueda enterrarse.

Las plantas pueden y deberían utilizarse, siendo recomendables plantas de gran tamaño, género Echinodorus por ejemplo. Pero hay que tener en cuenta el tamaño de la especie, y los movimientos, debiendo dejar un espacio considerable entre planta y planta, o entre planta y otro objeto de la decoración. Asimismo, dejar varias zonas abiertas, sin decoración ni plantado.

Alimentación:
Omnívoro, aunque con poca presencia de aportes vegetales. No es buen comedor de algas, de hecho será muy extraño verle ingiriéndolas, o tocando las plantas.

La alimentación puede suponer un punto muy complicado en sus primeras semanas en el acuario, debiendo vigilar con cierta regularidad su vientre por si apareciesen síntomas de adelgazamiento. El adelgazamiento puede ser complicado de observar, debido a que tiene prácticamente todo el cuerpo cubierto de fuertes placas óseas, salvo una pequeña sección en la región ventral, y el aspecto de estas placas apenas varía de un ejemplar sano a uno con un agudo adelgazamiento.

En condiciones normales no parece presentar problema alimentarlo con pastillas para peces de fondo, escamas, gránulos y papilla para discos, junto con larvas congeladas. Hemos de intentar que el alimento que le proporcionemos, es caso de cohabitar con otras especies, llegue al fondo y en las cercanías, dado su carácter tímido y su poca vivacidad.

En sus primeros momentos en el acuario, esta dieta puede no ser del todo oportuna o aceptada, debiendo variarla con otros alimentos para evitar que enferme o adelgace. En algunas ocasiones he podido observar que utilizando artemia viva y tubifex (pese a no ser nada recomendable), ha sido la mejor opción.

Comportamiento:
Pacífico, y aunque como todo loricárido es territorial, este carácter no parece muy marcado, más bien al contrario. Este hecho facilita el poder mantener varios ejemplares juntos sin demasiados problemas, aunque habrá que ser muy cuidadoso en los compañeros de acuario que tenga, pues fácilmente se verá desplazado por otras especies con mayor carácter, aunque tengan menor talla.

No son recomendables como compañeros la mayoría de especies de loricáridos más habituales (Ancistrus, Hypancistrus, Peckoltia, Panaque…), así como cobítidos, ciprínidos, y en general, cualquier especie rápida y vivaz, puesto que en la competencia por el alimento saldrían perdiendo.

No es especialmente tímido ni asustadizo, estando habitualmente a la vista. Si el acuario es el adecuado, es decir, con sustrato muy fino, en caso de verse incomodo o asustado, se enterrará casi en su totalidad en él. Aunque se recomienda tener cuevas, especialmente las formadas por pizarra u otras piedras similares, no parece agradarles, prefiriendo las zonas tenues y abiertas, cercanas a plantas de gran porte.

Reproducción:
No se tienen datos sobre su reproducción, aunque se apunta a que es posible que desove sobre superficies planas.