Serrasalmus rhombeus (Piraña negra)

Serrasalmus rhombeus (Piraña negra)

Nombre común: “Níger”, “Piraña negra”, “Caribe amarillo”. En Venezuela “Caribe pinche”. En Perú “Paña”. En Brasil “Piranha preta”. En Guayana francesa “Ibap”, “Pëne”, “Pilay”, “Pilin”, “Piray de nuit”, “Pireng”, “Poson sizo”. Serrasalmus rhombeus.

En inglés “Piranha”, “Black Piranha”, “White Piranha”, “Yellow Piranha”, “Spotted piranha” y “Redeye piranha”. En alemán “Roter Piranha”, “Weißer Piranha”, y “Gefleckter Sägesalmler”.

Sinónimos y nombres en desuso (no válidos): Salmo rhombeus, Serrasalmus niger, Serrasalmo immaculatus, Serrasalmo paraense, Serrasalmus paraense, Serrasalmo humeralis gracilior, Serrasalmus boekeri, Serrasalmus normani, Taddyella normani, Pygocentrus normani, Pygocentrus niger, Serrasalmus boekeri.

Clasificación:
• Orden: Characiformes.
• Familia: Characidae (Carácidos).
• Subfamilia: Serrasalminae.

Biotopo:
Amazónico. Les gustan las aguas movidas con vegetación donde nadarán patrullando en busca de posibles presas. También se las puede encontrar en remansos. Al ser una especie oportunista se adapta a distintos biotopos. A veces se encuentra junto a Serrasalmus manueli.

Distribución:
América del Sur. Bolivia (ríos Matos, Itenez, Ichoa, Curiraba, Paucerna, lago Normandi, laguna Bolivia, etc.); Brasil (ríos Amazonas, Negro, Madeira, Xingú, Manacapurú, Araguaia, Livramento, Maranhao, Batovi, Macahuan, Iraco, Maycuru, Das Mortes, lagos Murumuru, Grande, Do Castanho, Terra Preta, Basilio…); Colombia (río Orteguaza); Guayana Francesa (ríos de la vertiente al Orinoco); Guayana (ríos Essequibo, Corantijn, Inaitaru, Mazaruni, Rupununi, Potaro, Cuyuni, Waini, New, Takutu, Barama, Moruka, Yarakita, Kuira); Paraguay (río Paraguay); Perú (ríos Ampiyacu, Ucayali, Yamushimas, Palcazu, Pachitea, Nanay, Llullapichis, Napo, Pucallpa, Manu, Yarapa, lago Sanango…); Surinam (ríos Corantijn, Matappi, etc.); Venezuela (cuenca del Orinoco, ríos Guarico, Guarapiche, Arature, Orituco, Mavaca, Lima, Casiquiare, lago Curare).

Esta especie ha sido introducida en aguas de Estados Unidos produciendo graves daños a las especies locales, razón por la cual su tenencia es ahora ilegal en ese país.

Forma:
Serrasalmus rhombeus tiene un cuerpo alto alargado, con una mandíbula inferior muy pronunciada y fuerte como en todas las pirañas y los dientes triangulares grandes, que parecen navajas de afeitar. Tiene seis dientes en cada lado de la mandpibula superior y siete en la inferior. Una diferencia de esta piraña respecto a otras del género es que tiene una cavidad detrás de los ojos.

La aleta dorsal esta situada muy atrás y la anal se encuentra separada de la caudal únicamente por el pedúnculo caudal. Las aletas ventrales son largas.

Las escamas son bastante pequeñas, de bordes suaves y de tacto adhesivo. La línea lateral aparece cerca de la mitad del cuerpo, curvándose desde la parte superior del opérculo. La cubierta branquial es estriada. Posee cuatro arcos branquiales.

Coloración:
Coloración de base plateada. La coloración de los juveniles su color es más ligera mientras que en los adultos el cuerpo y las aletas son de un gris negruzco a negro.

Los ejemplares procedentes de aguas blancas (por ejemplo río Araguaia) son de color totalmente blanquecino, pero en época de reproducción se vuelven totalmente negras. Esta transformación ha dado lugar a que se confunda con dos especies y se haya dado a la forma más oscura el nombre de S. niger, cuando se trata simplemente de S. rhombeus en librea reproductiva. Los peces de aguas claras o negras son más oscuros incluso fuera de la época reproductiva.

En las tiendas se confunde a menudo esta especie y pueden ser vendidos bajo el nombre de S. rhombeus ejemplares de S. sanchezi, S. compressus o incluso Serrasalmus spilopleura y S. brandtii.

Tamaño:
Hasta 40 cm. El máximo peso publicado es de 3 kg. No obstante su crecimiento en acuario se ve bastante ralentizado.

Diferencias sexuales:
No existe dimorfismo sexual en esta especie.

Temperatura:
21ºC-29ºC, siendo la ideal de 25ºC.

Agua:
Blanda y ligeramente ácida. pH 5.8 a 7.2. Lo más fácil es mantener el agua en un pH neutro. GH 4ºd-12ºd.

Acuario:
Acuarios de gran tamaño (al menos 300-600 litros) dedicados en exclusiva a esta especie. Basta con grava relativamente gruesa al fondo y algunos guijarros o cantos rodados lisos. El tanque se debe adornar con grandes rocas, plantas flotantes y una que otra planta enraizada en macetas para hacer más natural el ambiente, pero no tiene sentido poner decoraciones especiales ni plantar el acuario, ya que los peces lo redecorarán a su gusto recolocando la grava y no dejarán una planta en su sitio. Para crear terrazas o disponer piedras de forma especial hay que fijarlas al fondo con resina epóxica, creando estructuras sólidas que los peces no puedan derribar. Sólo con ejemplares muy jóvenes se pueden mantener algunas plantas robustas.

Alimentación:
Pez muy voraz que aceptará una gran variedad de alimento. Su manera de alimentarse es muy violenta. No es necesario alimentarlo con presas vivas, aunque las aceptará. Admitirá piensos para peces –elegir los de mayor tamaño, en forma de sticks–, papilla congelada de la que se usa para discos, carne de pescado, gusanos, lombrices de tierra, gambas, peces, etc.

Algunos aficionados los alimentan con peces vivos de gran tamaño (carassius, carpas, etc.). Esta alimentación puede servir de estimulante para algunas pirañas que se niegan a comer otro tipo de comida sin vida. Pero por razones morales desaconsejamos este tipo de alimentación a no ser que sea estrictamente necesario, ya que la presa viva a parte de estar en desventaja tendrá una muerte lenta, sangrienta y desagradable, un espectáculo dantesco que seguro no queremos ver. Tampoco es cierto que en la naturaleza se alimenten de la misma forma, ya que al ser peces de cardumen, la muerte de cualquier presa suele ser rápida y sin apenas sufrimiento para las víctimas. En contra de la creencia popular no son en absoluto hábiles cazadores y en la naturaleza ignoran por completo a los peces rápidos o de pequeño tamaño porque son incapaces de atraparlos.

Comportamiento:
Pez muy agresivo. En el acuario, Serrasalmus rhombeus atacará cualquier cosa que se mueva. Depredarán sobre cualquier pez sin necesidad de que quepa por su enorme boca. De nada sirve meterlos con peces grandes, cualquier descuido en su alimentación y éstos pasarán a formar parte de su dieta aparte de que estarán mordisqueando las aletas. En un espacio restringido son agresivos y se muerden entre ellos en ocasiones (agresividad interespecífica).

Aunque estos peces están a veces disponibles a la venta, pueden ser difíciles de mantener y suelen tener un precio elevado.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de meter la mano en el acuario por que estos peces son capaces de arrancar un buen pedazo de dedo a la hora de sifonear o mover los adornos del acuario. Lo aconsejable es recurrir a filtros exteriores para minimizar riesgos de una mordida; por lo regular se ponen tímidas al momento de introducir la red pero es preferible tomar precauciones y especialmente no dejar los acuarios con estas especies al alcance de los niños

Esperanza de vida:
Las pirañas son peces muy longevos. Aunque en los acuarios de los aficionados suelen vivir poco por falta de interés de los aficionados que las mantienen, si son bien cuidados pueden superar los 30 años de edad. En concreto de Serrasalmus rhombeus en el Steinhardt Aquarium de San Francisco (California, EE UU) se manejan datos de un ejemplar que vivió en sus instalaciones entre 1957 y 1999, es decir, 42 años. Se ignora la edad que tenía cuando llegó al aquarium.

Reproducción:
Ovíparo. Aunque se pueden criar pirañas de otras especies con relativa facilidad en acuario (como Pygocentrus nattereri), el género Serrasalmus es más complicado y sólo se tienen datos confirmados de reproducción en acuario de Serrasalmus spilopleura y S. maculatus. Por lo que respecta a Serrasalmus rhombeus, se considera una especie extremadamente difícil de reproducir en cautividad, y una de las razones de ello es su extremada agresividad interespecífica, por lo que son necesarios tanques de enorme volumen donde las persecuciones previas a la reproducción no acaben en ejemplares muertos. No conocemos reportes de cría en acuarios de aficionados, pero sí los hay en grandes instalaciones públicas, como el zoo de Duisburg (Alemania) ya en 1977, así como más recientemente en Florida en tanques . En libertad realiza un hoyo profundo en el sustrato, donde la hembra deposita más de 200 huevos, que son protegidos por el macho hasta su eclosión (2-3 días tras la puesta). Los juveniles se pueden alimentar en cuanto absorven el saco vitelino con nauplios de artemia.