Nannostomus beckfordi (Pez lápiz dorado)

Nannostomus beckfordi (Pez lápiz dorado)

Nombre común: Pez lápiz dorado. Nannostomus beckfordi.

Nombres en desuso (no válidos): Nannostomus anomalus, N. aripirangensis, N. simplex, N. beckfordi aripirangensis y N. beckfordi anomalus.

Clasificación:
• Orden: Characiformes.
• Familia: Lebiasinidae (peces lápiz)
• Subfamilia: Pyrrhulininae.

Biotopo:
Amazónico, desde Guayana al río Negro, en pequeños ríos con poca corriente, arroyos tranquilos, lagos y lagunas.

Distribución:
Brasil (Amazonas, ríos Negro, Urura, Jaguaripe, Inhangapi, Paricatuba, Marituba, Tapajós; lagos do Maica y Urubel), Guayana francesa (río Approuage, Cayenne, etc.), Guayana (río Potaro), Surinam, Venezuela. Se ha detectado su presencia en el Estado de Virginia, en Estados Unidos, donde ha sido introducido.

Forma:
Como todos los peces lápiz, el cuerpo de Nannostomus beckfordi es alargado y con forma de “torpedo”, ahusada e hidrodinámica. Las aletas dorsal y anal están situadas justo una enfrente de la otra. Carece de aleta adiposa.

Coloración:
Dada su amplia distribución, la coloración puede ser variable dependiendo de la procedencia de los ejemplares. Los que suelen aparecer en el comercio tienen el cuerpo marrón con una franja longitudinal ribeteada de color dorado en su parte superior, y que es la que le da su nombre común. Cuando están excitados, o en época de cría, los flancos y la base de todas las aletas (a excepción de las pectorales) presentan un intenso color rojo. La punta de las aletas ventrales es blanca con irisaciones ligeramente azuladas.

Tamaño:
6,5 cms.

Diferencias sexuales:
Las hembras presentan colores más apagados.

Temperatura:
Entre 23 y 26 ºC.

Agua:
pH: 6-7 y dureza desde 2ºdGH a 14ºdGH.

Acuario:
Comunitario ocupando la parte media-alta. Desde 60-100 litros en adelante, dependiendo de los compañeros.

Decoración: dejando espacio libre en la superficie para nadar, incluyendo algunas plantas flotantes donde gustan refugiarse entre sus raíces.

Alimentación:
Alimento vivo, larvas de insectos (mosquitos) y drosophila melanogaster (mosca del vinagre). En la naturaleza son devoradores de insectos. También aceptarán alimentos en escamas para peces y liofilizados… pero no comen del fondo.

Comportamiento:
Pacífico, ocupa la parte media-alta del acuario. Debe de mantenerse en grupos (cardúmenes) donde los machos dominantes se preocupan por defender su propio territorio.

Reproducción:
Difícil en cautividad. Puede lograrse en un acuario específico con un mínimo de 30 litros, con el fondo compuesto por grava suave o incluso arena fina sobre la que se dispone una capa de turba hervida (con fines desinfectantes) o bien fibra sintética específica para este fin, como la que se usa para la reproducción de killis. La higiene es fundamental. Conviene que en el acuario se dispongan también algunas plantas de hojas finas (Ambulia, Myriophyllum, Cabomba, etc.)

Es conveniente que los peces de ambos sexos estén separados durante una o dos semanas, y durante ese período habrán de ser copiosamente alimentados, preferentemente con presas vivas, pero descartando por completo el tubifex por su falta de higiene y peligrosidad.

Las hembras presentarán el vientre ligeramente abultado, lo que será indicativo de que están listas para el desove. El mejor momento para introducir a la hembra en el acuario de cría es al anochecer, y posteriormente –ya con el acuario a oscuras– se introduce al macho. El agua ha de ser blanda y ácida, con una temperatura de 26-27ºC Cuando se observe que el vientre de la o las hembra/s se encuentra abultado, se las introduce durante la noche en el acuario que hemos preparado para el desove que deberá tener el agua a 27º C, con un pH entre 6.0 y 6.5, y una dureza que no supere los 8ºdGH.

Una hora después de introducida la hembra se introduce el macho y se deja el acuario a oscuras. Es conveniente que el acuario reciba luz solar. En tal caso es predecible que la puesta se produzca con los primeros rayos de sol. El macho empuja a la hembra hacia la vegetación y la golpea en los flancos ligeramente.

Durante el desove, la hembra deja entre las plantas entre 50 y 200 huevos, que se adhieren mediante un filamento a las hojas. Se deben retirar tras ello a los progenitores y oscurecer los vidrios del acuario; o bien transladar la turba o fibra y las plantas a un recipiente distinto, dotado de suficiente aireación y a una temperatura que debe ser de 26-27ºC. Los huevos eclosionan 35-40 horas después de la puesta y las larvas caen al fondo, donde permanecen los primeros días, alimentándose de infusorios cuando absorben el saco vitelino y más tarde de nauplios de artemia recién eclosionados.

Las crías crecen rápidamente en agua ácida y blanda y nadan libemente al sexto día tras la eclosión. A partir de ese momento hay que ir retirando la cobertura de los vidrios poco a poco para ir dando paso a la luz de manera escalonada, aunque este punto no es tan crítico como en la cría de los neones (P. innesi), por ejemplo.

Anuncios: