Sternopygus macrurus (Pez cuchillo)

Sternopygus macrurus (Pez cuchillo)

Nombre común: Pez cuchillo. “Cuchillo transparente”. “Viringo”. “Viuda cristal”. En Ecuador se le llama también “Anguila” o “Bío del río”. Sternopygus macrurus.

Nombres locales: en Brasil “Ituy” y “Tuvira”; en la Guayana Francesa “Asapalipi”, “Bloblo”, “Booboo”, “Kwaliminen”, “Molokichi”, “Molokisi”, “Poisson-couteau”, “Poson-sab”, “Pounoup” y “Saprapi”; en Surinam “Logo logo”. En inglés se alude a él como “Longtail knifefish” y “Ghost Knife Fish”.

Sinónimos y nombres en desuso (no válidos): Gymnotus macrurus, Sternopygus marcgravii, Sternopygus obtusirostris, Hildatia brasiliensis. Quizá el más llamativo e incluso desagradable es el de Carapus sanguinolentus utilizado por Castelnau en 1855.

Clasificación:
• Orden: Gymnotiformes.
• Familia: Sternopygidae.

Biotopo:
Les gustan las corrientes lentas aunque se han encontrado en ríos rápidos y lugares poco profundos que tengan gran vegetación.

Distribución:
Amplia distribución en América del Sur. Norte de Brasil (Tocantins, Paranaíba, Pindaré, Itapicuru, Negro, Macaua, Araguaia, Souve, Xingú, Bat y Salgado; lagos Tefe, Do Castanho, Janauari, Basilio); Guayana (ríos Essequibo, Mazaruni, Rupununi, Potaro, Siparuni); Guayana Francesa; Surinam (ríos Corantijn y Surinam); Ecuador (ríos Napo, Pucuno, Guayas); Perú (ríos Ampiyacu, Tabaconas, Tambopata, Pichis, Manite, Madre de Dios); Bolivia (ríos Popoi, Matos, Itenez, Curiraba Colorado, Colombia (ríos Meta, Cauca, Atrato, Pavarando, Bobonaza, Orteguaza, Samaná, Magui, Baudó, Telembe, San Juan, Saija…); y parte de Venezuela (grandes cuencas, en su parte baja y hasta los mil metros sobre el nivel del mar; ríos Magdalena, Portuguesa, Catatumbo, Atrato, Guarico, Motatan, San Pedro, Apure, Orocopiche, Catanapo, Guarapiche, Negro, Arature, Lima y cuenca del Orinoco. También en la cuenca del río San Francisco (este de Brasil) y en las del Paraná y Paraguay (sur de Brasil y Paraguay).

Forma:
Son peces planos lateralmente comprimidos, característico en forma de cuchillo pero más alargado, con una aleta anal que abarca todo el ancho del pez y carentes de dorsal. Cabeza con fontanela frontal, mandibula pequeña al igual que su boca. Aleta anal que va desde el vientre hasta perderse en una especie de cola de ratón. La aleta anal tiene entre 195 y 300 radios.
Como otros peces de la familia Sternopygidae se distingue porque la mandíbula inferior es más corta que la superior y parcialmente recubierta por ésta. Ojos pequeños recubiertos de piel.

Coloración:
Los jóvenes son traslucidos pero los adultos son de piel parda pigmentada y con el vientre casi rojizo (en los machos).

Tamaño:
Hasta 80 cm en su hábitat natural e incluso más. FishBase da una referencia de un ejemplar conservado con una longitud total de 141 cm. El mayor ejemplar conocido hasta la fecha, o al menos el que hasta 2006 ostentaba el récord de pesca de la IGFA llegaba a pesar 6 kg; fue capturado en el lago Bung Sam Lan, Bangkapi, Tailandia.

Diferencias sexuales:
Vientre más rojizo en los machos.

Temperatura:
24ºC – 28ºC

Agua:
Blanda y de ácida a ligeramente ácida; pH 6.0 – 7.0 ; GH de 2ºd a 8ºd.

Acuario:
Dado su enorme tamaño, sólo pueden ser mantenidos en tanques de gran tamaño (por encima de 800 litros) y ejemplares juveniles pueden ser mantenidos durante una temporada en acuarios de más de 250 litros, pero enseguida crecen por encima de lo que el acuario puede soportar, pues lo hacen rápido y son capaces de duplicar su talla en cuestión de 6 meses.

Prefiere aguas con poco movimiento, iluminación no muy fuerte. Fondo arenoso o de grava suave.

No es agresivo con las plantas, por lo que se pueden disponer en el acuario, aunque es preferible que sean robustas y de buen tamaño. Agradece la disposición de plantas flotantes que le proporcionen cobijo y tamicen la luz.

Alimentación:
En la naturaleza se alimenta de peces, crustáceos e insectos. En acuario también se le pueden ofrecer pedazos de pescado, gambas o mejillones o papillas de las que se usan para discos o cíclidos. Una vez adaptado al acuario puede suministrarse alimento en gránulos o “sticks” o congelados (larvas, artemias, etc.)

Los ejemplares juveniles recién importados rechazan a menudo todo alimento que no esté vivo, pero con paciencia pueden ser acostumbrados a tomar pedazos de mejillones, berberechos o gambas.

Comportamiento:
Son muy activos especialmente en la noche tienden a ser solitarios y territoriales. No es agresivo con otros peces de su mismo tamaño ni con los de su misma especie.

No debe de colocarse con peces pequeños, pues pasarán a formar parte de su dieta inmediatamente, en cuanto se apaguen las luces. Devorará a todo pez que le quepa por la boca. Al ser muy tranquilo de día, deben evitarse peces agresivos.

Para cazar utiliza sensores eléctricos situados a ambos lados de su cuerpo que le permiten localizar con precisión a sus víctimas, a la que se aproxima en la oscuridad sin ser detectado para avalanzarse sobre ella en el último momento con gran velocidad para engullirla de una sola vez, creando una corriente de succión que toma por sorpresa a la presa.

Esperanza de vida:
Sin datos precisos, aunque se los tiene por peces longevos. Podría ser superior a 20 años.

Reproducción:
No obtenida nunca en acuarios de aficionados, dado su tamaño, pero se han realizado experimentos científicos sobre ella, dada la interesante influencia de las señales eléctricas en su reproducción. (Møller, P.R., 1995. “Electric fishes: history and behavior”. Chapman & Hall, London. 584 p.). Alcanzan la madurez sexual con un año de edad.

En libertad se reproduce tras el inicio de la época de lluvias. Los machos utilizan sus órganos eléctricos para defender su territorio y al mismo tiempo para atraer a las hembras. Las hembras emiten señales eléctricas con una frecuencia más alta que los machos Una hembra puede poner más de 6.000 huevos, que deposita en el sustrato y cuida hasta su eclosión. La incubación dura 4 días y hasta los 11 días después de la eclosión las larvas se alimentan de su gran saco vitelino, iniciando en esa etapa la natación libre y la alimentación autónoma, teniendo ya formados en esa temprana edad tanto el órgano eléctrico emisor como los electroreceptores.