Glossolepis incisus (Pez arco iris rojo)

Glossolepis incisus (Pez arco iris rojo)

Nombre común: Pez arco iris rojo. En inglés se le nombra a veces como “Salmon-Red Rainbowfish” o “New Guinea Red Rainbowfish”. Glossolepis incisus.

El género Glossolepis incluye a 7 especies de Nueva Guinea: Glossolepis incisus, Glossolepis leggetti, Glossolepis maculosus, Glossolepis multisquamatus, Glossolepis pseudoincisus, Glossolepis ramuensis y Glossolepis wanamensis.

Clasificación:
• Orden: Atheriniformes.
• Familia: Melanotaeniidae.(peces arco-iris)

Los peces de agua dulce de Australia y Nueva Guinea, incluyendo a los arcoíris, son peces poco evolucionados en comparación a los de otros continentes y son más cercanos a sus antepasados marinos, tanto es así que durante mucho tiempo algunos autores los han encuadrado en la familia Atherinidae, compuesta por peces marinos de todo el mundo de climas tropicales y templados.

Primera importación: Descubierto y recolectado por primera vez por el holandés Max Weber, que efectuó numerosas expediciones en la entonces indómita Irian Jaya entre 1890 y 1907. Hasta 1973 no se importaron ejemplares vivos, a cargo de A. Wermer y E. Frech con destino a Múnich y Memmingen (Alemania).

Biotopo:
Este pez es endémico del lago Sentani, en el noreste de Irian Jaya (Nueva Guinea), Indonesia.

De acuerdo a datos tomados en 1970-71 y 1984-87, la temperatura media del lago en la superficie era de 29-32ºC, con temperaturas inferiores en los estratos inferiores. El pH en la capa superior del agua era de 6.2 a 6.8. Los arcoiris habitan sobre todo los márgenes del lago, congregándose en grandes bancos en torno a la vegetación acuática y a las copas de árboles caídos, donde buscan refugio.

Distribución:
El lago Sentani tiene una forma irregular con unas dimensiones aproximadas de 28 km de largo por 19 kms. de ancho, una profundidad que varía de los 7 a los 52 metros y una superficie de 10.400 hectáreas, siendo el mayor de los lagos de Irian Jaya. Sus únicas salidas son los ríos Jafuri y Tami, que desembocan en el Océnano Pacífico. Es posible encontrar también a los Glossolepis incisus en estos ríos.

Nota importante: Esta especie está catalogada como “vulnerable” en la Lista Roja de la IUCN. (Datos de G. Allen, 1996).

Debido a la proximidad de los mayores centro de población de la isla, el lago Sentani ha dejado de ser el hábitat de aguas cristalinas que era hace unos años. La población en torno al lago se ha incrementado notablemente (en 1996 se estimaba ya en 25.000 personas) y la polución resultante del asentamiento humano en sus inmediaciones está contaminando seriamente sus aguas. La cría de peces locales y de otras procedencias tanto como peces ornamentales como para consumo en grandes balsas cerca de sus orillas es frecuente, y como consecuencia, especies no endémicas han sido introducidas en el lago de forma tanto accidental como intencionada (principalmente carpas y tilapias, pero también peces gato, barbos y guramis), lo que ha causado un enorme impacto en la fauna local, que está ahora seriamente amenazada. Así, lamentablemente la conservación y cría en cautividad de los ejemplares de Glossolepis es importante, puesto que en un futuro no demasiado lejano podrían desaparecer por completo de su hábitat natural.

Forma:
Cuerpo ovoide y comprimido lateralmente, que está cubierto de grandes escamas. La cabeza, muy pequeña en comparación con el cuerpo, tiene una boca terminal súpera. Las aletas impares, agrupadas hacia atrás, están poco desarrolladas pero bien perfiladas, lo que indica que son excelentes y rápidos nadadores. Carecen de aleta adiposa, y la aleta dorsal que atraviesa la parte posterior de la espalda es doble (vestigio de un antiguo origen marino). La aleta anal se extiende desde las pélvicas hasta el pedúnculo caudal (punto de unión del cuerpo con la aleta caudal).

Diagnosis: 6-7 espinas duras en la aleta dorsal, seguidas de 9-10 radios blandos. Una espina dura en la aleta anal seguida de 18-20 radios blandos.

Coloración:
Los machos maduros tienen una coloración rojo salmón o rojo tomate brillante, con algunos brillos entremezclados de color plata en el centro de los flancos; las hembras y ejemplares juveniles son de un color desde café hasta verde oliva con reflejos plateados en la cabeza y costados. Los machos empiezan a topmar la colocración roja característica gradualmente a partir de un tamaño de 4-5 cms.

Por este marcado dimorfismo sexual, hay que tener cuidado porque en algunas tiendas con comerciantes inexpertos pueden catalogar a las hembras como de una especie y a los machos como de otra, como a veces ocurre con los cíclidos enanos americanos. También hay que evitar la tendencia a comprar solamente machos por ser más coloridos y espectaculares.

Cuando están en época reproductiva, la zona de la nuca cambia a una coloración dorada o naranja brillante, que puede hacer parpadear de forma intermitente.

Estos peces sólo muestran su espléndida coloración cuando están bien aclimatados y alimentados. Requieren un acuario bien plantado, donde sus colores resaltan aún más.

Tamaño:
Los machos pueden alcanzar hasta 12-14 cms. de longitud; las hembras no suelen superar los 10 cms.

Diferencias sexuales:
Machos más grandes y de cuerpo más alto y frente más abrupta. Las demás diferencias se refieren a la coloración (ver apartado “Coloración”).
Temperatura:
22º a 28ºC.

Agua:
Dureza media e incluso alta (GH desde 8ºd hasta 18ºd. pH 6.8-7.8. Pese a que en su hábitat natural (ver más arriba) las mediciones de pH son de 6.2 a 6.8, en acuario parecen estar mejor con un pH en torno al neutro y toleran niveles superiores de alcalinidad sin problemas. Son bastante tolerantes con la dureza, pero no soportan niveles altos de nitrito o nitratos.

Acuario:
Acuario espacioso y bien plantado, con suficiente espacio para la rápida natación de estos peces, por lo que nunca debería de tener una longitud inferior a un metro ni un volumen menor de 200 litros, preferentemente mayor.

Junto con una gran densidad de plantas, un sustrato oscuro resalta aún más sus colores.

Necesitan una filtración potente (lo ideal es un filtro que mueva de 3 a 5 veces el volumen del acuario por hora). Agua bien oxigenada, con ligero movimiento en la superficie.

Alimentación:
Omnívoro-carnívoro. La alimentación no supone problema alguno, ya que son bastante voraces y cualquier cosa que caiga de la superficie del agua provoca en ellos el acto reflejo de abalanzarse hacia ello. Por esta razón no conviene que compartan tanque con otros peces mucho más tranquilos o lentos comiendo, ya que saldrán perdiendo ante la voracidad de los arco-iris. Aceptarán de buen grado cualquier alimento seco, pero es importante ofrecerles una dieta variada y no monótona, ofreciéndoles varios tipos diferentes de escamas, gránulos, presas vivas y congeladas (artemias, larvas, dafnias, etc.). Se alimentarán en superficie o en la parte superior del acuario, pero habitualmente no comerán nada que llegue al fondo, por lo que hay que tener cuidado en darles un alimento que se hunda lentamente y en cantidades que puedan atrapar dando rienda libre a su instinto de caza antes de que se hunda.

Es conveniente dejarlos en ayunas un día a la semana. Si se les quiere reproducir habrán de ser alimentadops con alimenrto vivo varias semanas.

Comportamiento:
Nadador de aguas abiertas, el arco-iris rojo es un pez pacífico, adecuado para un acuario comunitario con pH elevado. Son peces sociables que deben de mantenerse en grupo.

Suelen ignorar a los otros inquilinos, aunque su natación rápida y nerviosa puede estresar a peces que necesiten tranquilidad. Ciprínidos como los barbos o cíclidos medianos no muy agresivos (por características de agua, los africanos o algunos centroamericanos) serían compañeros más apropiados.

Esperanza de vida: 5 años.

Reproducción:
Es uno de los arco-iris más fáciles de criar, llegando a hacer puestas diarias por largos periodos si se consiguen reproductores sanos y se les da un acuario de las condiciones apropiadas. En libertad, la reproducción sucede entre octubre y diciembre. Las hembras depositan entre 100 y 150 huevos, colocando unos cuantos cada vez en un acto que se puede demorar varios días.

Desova sobre plantas de hojas finas, musgo de java, o mopas especiales de desove, como las que tradicionalmente se usan para los killis.

Para obtener alevines se puede retirar las plantas o la fibra sintética en la que hayan quedado depositados los huevos y trasladarlos a un acuario vacío de eclosión y cría. La otra opción, que comentamos más adelante, es la de trasladar a los progenitores a un acuario destinado para este fin.

Si se instala a un macho y a una hembra maduros en un recipiente de cría (de al menos 100 litros), deben de disponerse plantas de hoja fina que lleguen a la superficie (tipo ceratopteris, cabombas, myriophyllum, ambulias…) o bien “mopa” sintética que las sustituya. La pareja se introduce por la noche, justo antes de apagar las luces. Si el acuario recibe la luz de sol y la pareja está dispuesta, los escarceos amorosos empezarán con los primeros rayos de sol. El macho persigue a la hembra con insistencia por todo el acuario, mostrando sus mejores y más intensos colores. La pareja se funde en un abrazo, flanco con flanco, junto a las zonas abrigadas de las plantas. El macho nada vigorosamente alrededor de la hembra, estremeciéndose y resaltando la banda fluorescente de su nuca, que puede hacer parpadear de forma intermitente. El contacto, en el que el macho se arquea sobre la hembra, apenas dura unos segundos, pero durante ese lapso la hembra libera los huevos translúcidos y el macho hace lo propio con su esperma.

Si los padres están perfectamente alimentados, no suelen comerse los huevos ni los alevines. No obstante conviene retirarlos una vez hecha la puesta para mantener una mejor calidad del agua.

Los huevos son adhesivos y quedan pegados a las plantas e incluso a los vidrios y el sustrato por medio de unos cortos filamentos. La incubación es bastante larga (de 7 a 10 días), pero los huevos son bastante resistentes a hongos y ataques bacterianos si se mantiene una adecuada calidad e higiene del medio acuático.

Los alevines son muy pequeños al nacer, pero reabsorben enseguida el saco vitelino y son capaces de alimentarse enseguida de infusorios e incluso nauplios de artemia recién eclosionados.