Pelvicachromis subocellatus (Cíclido púrpura)

Pelvicachromis subocellatus (Cíclido púrpura)

Nombre común: “Cíclido púrpura”, “Kribensis ocelado”, “Kribensis” (aunque este se usa mucho más para Pelvicachromis pulcher). En Alemania “Rotvioletter Prachtbarsch”. Pelvicachromis subocellatus.

Sinónimos y nombres en desuso (no válidos): originalmente fue descrito por Günther en 1872 como Hemichromis subocellatus. Más tarde se le ha conocido como Pelmatochromis pulcher subocellatus y Pelmatochromis subocellatus.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

Biotopo:
Arroyos y estanques costeros desde Libreville (Gabón) hasta Moanda (Congo). Esta especie vive en arroyos de corriente lenta y poco profundos de aguas blancas o negras.

Distribución:
Africa. Angola (río Luali); Camerún (ríos Kribi, Lobo…); República Democrática del Congo (ríos Mouyo, Noumbi, Lucula, Kouilou, Tombo, Kibombo, Konda, Youbi, Yangala, Mouyondzi, Mouela…); Gabón (cuenca del Ogooué, ríos Moukalaba, Ikoy, Moufoubou, Moigni, etc.).

Forma:
Apariencia de torpedo, con el morro puntiagudo. Pez robusto y alargado, la aleta dorsal comienza en la base de la cabeza y termina casi en la aleta caudal acabando en punta, en los machos son visiblemente más largas que en las hembras. Estas son más redondeadas y más cortas

Coloración:
Tanto el macho como la hembra sexualmente inactivos son amarillos con una línea horizontal negra. En la época de reproducción el macho muestra hileras de marcas rojas y azules brillantes en las aletas impares y ocelos negros y dorados o estrías horizontales en el lóbulo superior de la aleta caudal. La hembra sexualmente activa tiene la cabeza dorada brillante y un rojo cereza por todo el vientre. La aleta dorsal es de un dorado-plateado increíblemente brillante. Las marcas antes y después del vientre son de un negro intenso. La aleta caudal es amarillenta, a menudo con ocelos negros.

Tamaño:
Hembras 6-7 cm. Machos hasta 10 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos son más grandes y corpulentos que las hembras. Ésta última tiene una mancha color violeta intenso que recorre en vertical la parte central de su cuerpo.

Temperatura:
Entre 24ºC y 28ºC.

Agua:
Aguas blandas y ácidas. pH: 5.5-6.5. Dureza: 2ºdGH-10ºdGH. Dureza y pH influyen en el porcentaje de hembras/machos de la descendencia.

Acuario:
Conviven bien en un acuario comunitario e incluso se reproducen con éxito, siempre que sean la especie dominante. El éxito reproductivo es más alto en acuarios específicos. Se encuentras más a gusto en acuarios plantados y con muchos lugares de desove (cuevas).

Son más pacíficos que sus primos los Pelvicachromis pulcher. Acuario específico mínimo de 60 litros para una pareja, si se quieren tener 2 parejas hay que hablar ya de acuarios de mas de 1 metro de largo, pues son bastante territoriales.

Alimentación:
Aceptan sin ningún problema alimentos comerciales (Escamas, “sticks”, “pellets”, liofilizados…), aunque es recomendable aportarles alimento vivo (artemia, larvas de mosquito, crustáceos…) pueden comer pequeños caracoles.

Comportamiento:
Estos peces viven en parejas, permanecen en la zona próxima a su refugio (en el fondo) y no molestan a los demás habitantes del acuario siempre que no invadan su territorio. En época de celo es bastante enérgico en la defensa de su territorio. Es un pez apto para un acuario comunitario siempre que disponga de suficiente espacio. En epoca de reproducción son algo más territoriales pero no llegan a ser tan agresivos como los P.pulcher.

Reproducción:
La reproducción de estos peces es muy parecida a la del “kribensis” (Pelvicachromis pulcher) con una matización, necesitan aguas blandas y ácidas con un pH de 5.5-6.0 y aproximadamente 5-6ºdGH.

Los machos defienden en cuevas pequeños territorios donde las hembras son cortejadas. Las hembras se aproximan a la boca de la cueva y ejecutan una intensa danza en forma de “S” delante del macho. Este comportamiento se repite durante unos días hasta que la hembra está lista para desovar. Una vez que las hembras desaparecen en la cueva es que la puesta se acerca. Otras indicaciones de la puesta son la presencia de un ovopositor visible en la hembra. Éstas son madres diligentes, que pasan la mayor parte del tiempo abanicando vigorosamente sus huevos, que eclosionan a las 72 horas a 28°C.

La hembra mueve a menudo a los alevines de un hueco en el sustrato a otro hasta que son capaces de nadar libremente (hacia los cinco días de vida). Los alevines son bastante grandes (unos 7 mm) y aceptan con gusto nauplios de artemia, grindal y comida seca en polvo. La hembra está constantemente vigilando los alrededores, mientras los alevines ganan peso adicional picoteando los rotíferos y otros pequeños animales presentes en el tanque. Durante este tiempo el macho defiende las áreas periféricas alrededor de los pequeños y los pequeños crecen bajo los atentos cuidados de la madre.

Observando el comportamiento de los padres se sabrá cuando hay que sepárarlos, pues los padres empiezan a rechazarlos y expulsarlos del territorio familiar. Los jóvenes llegan a la madurez sexual hacia los 7-8 meses de vida.