Neritina natalensis (Caracol cebra)

Neritina natalensis (Caracol cebra)

Nombre común: Caracol cebra, caracol tigre. Hay cierta confusión con el verdadero nombre del caracol que llega al comercio. Mientras en Francia hay verdadero convencimiento de que se trata de N. natalenisis, en España se usa el nombre de Nerita turrina o Neritina turrita, que no aparecen en las clasificaciones oficiales de gasterópodos. Para añadir más confusión se asegura que este caracol procede de Asia tropical, cuando el natalensis se supone que procede de Natal, Sudáfrica. Neritina natalensis.

Clasificación:
• Orden: Neritopsina.
• Familia: Neritinidae.

Biotopo:
Sin datos.

Distribución:
Africa del Sur, aunque la familia Neritinidae puede estar dispersa desde Africa hasta la India, en las costas del Océano Indico. La mayoría de las especies de esta familia son, además, caracoles marinos.

Forma:
Los caracoles de esta familia tienen forma semiesférica, con dibujo rayado que a veces forma arabescos. Tienen respiración acuática, por branquias, aunque aguantan bastante tiempo por encima de la superficie del agua mientras haya humedad.

Coloración:
Concha ocre-dorado claro con vistosas rayas negras claras ligeramente estriadas.

Tamaño:
Hasta 20 mm.

Diferencias sexuales:
No se aprecian a simple vista.

Temperatura:
20-28ºC.

Agua:
Neutra a ligeramente alcalina, incluso salobre.

Acuario:
Válido como un ayudante en la lucha contra las algas para cualquier acuario comunitario.

Alimentación:
Hervíboro. Básicamente algas, con preferencia por las verdes incrustantes.

Comportamiento:
Pacífico y tranquilo, como corresponde a un caracol. Pasa la mayor parte del día adherido a los vidrios, rara vez las plantas o a la decoración, ramoneando algas. Siente predilección por la madera de mopami. No daña las plantas.

Reproducción:
Por sexos diferenciados, si bien no presentan dimorfismo sexual evidente. Ponen huevos independientes y dispersos de gran tamaño (1mm.) de color blanco níveo y cubierta dura y queratinosa. Tienen preferencia por los vidrios para efectuar estas puestas, pero sobre todo por la raiz de mopami. El tiempo de eclosión no está documentado, así como tampoco las características del agua necesarias para hacer prosperar la puesta, que requiere cierto grado de salinidad. Su crecimiento es extremadamente lento.