Neolamprologus brevis (Conchícola)

Neolamprologus brevis (Conchícola)

Neolamprologus brevisNombre común:
“Conchícola”, “Brevis”. En Alemania “Schneckenbuntbarsch”.

Sinónimos no válidos: Lamprologus brevis, Lamprologus taeniurus. Durante mucho tiempo se ha considerado sinónimo Neolamprologus calliurus, pero en la actualidad hay tendencia a considerarlo una especie independiente (Konings, 1998). En Neolamprologus calliurus los machos alcanzan los 10 cm y tienen la aleta caudal en forma de lira. Son muy parecidos morfológicamente a los brevis, pero de un tamaño muy superior y con una conducta reproductiva distinta.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

Biotopo:
Lago Tanganika. Se encuentran en depresiones del lago en donde se acumulan conchas vacías de los caracoles Neothauma tanganicense en el sustrato a una profundidad de entre 10 y 30 metros.

Distribución:
Es una especie endémica del lago Tanganika.

Forma:
Este pez presenta una forma compacta, con la boca orientada hacia arriba, más bien rectangular.

Coloración:
La coloración de este pequeño pez es de marrón claro a marrón oscuro con unas tenues líneas blancas transversales a su cuerpo, así como una especie de ocelo brillante posterior al ojo y una línea púrpura brillante debajo del ojo.

Tamaño:
5 cm para los machos y 3,5 cm en las hembras.

Diferencias sexuales:
Morfológicamente es casi imposible diferenciarlos, aunque el macho llega a crecer más que la hembra y las aletas son un poco más largas.

Temperatura:
24º-27ºC.

Agua:
En el lago Tanganika las aguas presentan una alcalinidad y dureza importantes en un rango de pH 8.0 a 9.0, con una dureza de 9-19ºdGH.

Acuario:
Se puede mantener en pequeños acuarios de 40 litros una pareja sin problemas. En acuarios más grandes se pueden defender bastante bien de compañeros de acuario mayores debido a su agresividad al defender su territorio.

El acuario deberá estar provisto de varias caracolas vacías (al menos una por cada ejemplar). Estas conchas deberían tener un diámetro de entre 3 y 5 centímetros. El sustrato debería ser sólo de arena, para que ellos modifiquen sus territorios con comodidad.

Alimentación:
En la naturaleza se alimentan de zooplancton, es decir que sus requerimientos de proteína animal son altos. En el acuario cualquier partícula con tamaño suficiente para ser tragada será engullido sin problemas. Hay que tener en cuenta que el tamaño de la boca abierta es bastante grande en proporción al cuerpo. Pueden comer artemias así como larvas de mosquito, daphnias, hojuelas comerciales, papilla, etc.

Comportamiento:
Como ya se ha mencionado, estos peces necesitan de al menos una caracola por cada ejemplar, ya que cada ejemplar, tanto machos como hembras, tendrán sus propios territorios. Ellos elegirán la caracola, la acomodarán de modo que la entrada quede en forma horizontal y por lo general taparán toda la caracola con arena, dejando sólo visible la entrada. La forma de mover la arena no es cavando, como en la gran mayoría de los ponedores de sustrato o incluso otros conchícolas, sino que abren la boca completamente, entierran la mandíbula inferior en la arena y la arrastran con movimientos bruscos hacia adelante. Aunque la hembra es más celosa en el cuidado del territorio (ya que allí se realizarán las puestas), el macho también es bastante cuidadoso con el suyo, principalmente frente a congéneres. Ambos estarán dispuestos a correr riesgos altos frente a otros peces aún más grandes e incluso llegando a morder la mano de su dueño si es considerada una amenaza.

Reproducción:
La hembra deposita los huevos en el fondo de la caracola donde el macho entra a fertilizarlos. Esto se repite en varias ocasiones. Así como un macho puede fertilizar los huevos de más de una hembra, el caso contrario también es posible, siendo los huevos fertilizados por más de un macho. Una vez que ha cumplido su función esencial, el macho resulta superfluo en el acuario. El cuidado de huevos y crías es una tarea exclusivamente materna. Cualquier otro pez será continuamente ahuyentado del lugar de la puesta. Solo podrá ser aceptado en ocasiones el macho reproductor.

A 25°C, la eclosión se produce transcurridas de 60 a 72 horas tras la puesta, y los alevines nadan tras cuatro días, aunque no abandonarán la caracola hasta el noveno o décimo día.

Los alevines miden de 5 a 7 mm. Al revés que en la mayoría de los cíclidos del Tanganika, estos peces crecen rápido. Generalmente llegan a la madurez sexual, que no al tamaño adulto, hacia los seis meses de vida. Konings (1981) cita la madurez total de Neolamprologus brevis a los tres años de vida.