Gymnocharacinus bergi (Mojarra desnuda)

Gymnocharacinus bergi (Mojarra desnuda)

Gymnocharacinus bergiNombre común: En el norte de la región patagónica se le conoce como “Mojarra desnuda” o “Mojarra bronceada” debido a la particularidad de no poseer escamas en gran parte de la superficie de su cuerpo. Gymnocharacinus bergi.

Clasificación:
• Orden: Characiformes.
• Familia: Characidae (Carácidos).
• Subfamilia: Gymnocharacininae.

Biotopo:
Este pez estenotérmico habita en las nacientes del arroyo termal Valcheta, ubicado en la meseta de Somuncurá, provincia de Río Negro en el norte de Patagonia. Esta meseta tiene el aspecto de una “isla terrestre” basáltica que se levanta al S. y S.O. del valle del Río Negro, entre 66° y 68° L.O. y 40°50′- 41°45′ L.S (Ringuelet, 1975; 2004) y en en el Paraje Chipauquil (tierra blanca) es donde nacen los dos brazos (Brazo Frío y el Brazo Caliente) que se unen para formar el arroyo Valcheta. La meseta es una formación de bordes que presentan hendiduras –cañadones– denominadas localmente “rincones”, por donde bajan los arroyos que las provocaron. Se trata de un hábitat relictual a donde se vio obligada a retroceder tras la introducción de salmónidos europeos aguas abajo realizadas en 1941 con fines pesquero-deportivos (datos de Miguel Pascual y otros, 2002; y María G. Perotti, María C. Diéguez & Fabián G. Jara, 2005).

En este ambiente los principales limitantes al desarrollo de la flora y la fauna son el déficit hídrico prolongado y sequías extraordinarias sobre suelos salinos y pobres. En la actualidad, Gymnocharacinus bergi sólo se encuentra en los sectores del arroyo donde la trucha no tiene acceso (Canevari et al., 1991).

Por otra parte, su hábitat se ve amenazado por las actividades humanas directas, ya que además de constituir un clásico lugar de recreo, en los últimos años se ha intensificado la construcción de viviendas y corrales en las nacientes. La instalación de pequeños canales a fin de utilizar el agua para el consumo humano o del ganado, el pisoteo de estos últimos, el vertido de desagües domiciliarios y de residuos de productos químicos utilizados en sanidad animal, son algunos de los factores que se suman para poner en alto riesgo la supervivencia de este pez (fuente: Dirección de Parques Nacionales, Argentina).

Distribución:
Patagonia, Argentina. Esta especie es considerada un endemismo estricto por encontrarse únicamente en este lugar del mundo, un arroyo de unos pocos kilómetros, y que le resulta hospitalario sólo en determinados “pozones” o depresiones de mayor profundidad. Su población total es de unos pocos miles y se encuentra en franco retroceso.

Estado de conservación/amenaza: En cuanto a su estado de conservación, ha sido calificada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como vulnerable, según la Lista de Vertebrados Argentinos Amenazados de Extinción elaborada por Claudio Bertonatti y Fabián González en el marco de la Fundación Vida Silvestre Argentina (1993). Es considerado un monumento natural en la provincia de Río Negro (Secretaría de Minería de la Nación, Republica Argentina, Estudios ambientales. Provincia De Rio Negro – Biota)

Forma:
Cuerpo alargado, algo comprimido lateralmente, aunque un poco “rechoncho” en su parte anterior. Tiene el aspecto de un pez neón grande pero sin colores brillantes. La boca pasa de subventral en el estado larval a boca terminal en el estado adulto, lo que se asocia al cambio de dieta durante el desarrollo. En su forma adulta las escamas están atrofiadas por lo que desaparecen en la mayor parte de su cuerpo (exceptuando el tramo anterior según algunos autores).

Coloración:
Canela claro o marrón pardo claro.

Tamaño:
Alcanza aproximadamente los 10 cm. en el estado adulto.

Diferencias sexuales:
Ausencia de dimorfismo sexual.

Temperatura:
En su ambiente natural vive en aguas termales cálidas con una temperatura poco variable de 18ºC a 22ºC durante todo el año. Puede vivir en temperaturas de hasta 36ºC a 38ºC (Oturbay, 1994). Se cree que esta especie ha perdido su resistencia a las bajas temperaturas y probablemente no tenga la capacidad de recuperar territorios de aguas frías debido a la adaptación de su fisiología (Alicia Escalante y Roberto Menni, 1999).

Agua:
Sin datos.

Acuario:
Está prohibida la captura de este pez, por lo que no tiene sentido su mantenimiento en acuario.

Alimentación:
Su dieta está determinada por las particularidades de su hábitat. En su estadio larval su dieta es predominantemente fitófaga nutriéndose de algas. Pero en el estadio adulto se vuelve omnívoro, alimentándose de algas (diatomeas, cianofitas, clorofitas, etc) durante la primavera y el verano debido a su abundancia; pero incluyendo además insectos, larvas de mosquitos, microorganismos e incluso semillas y detritus (datos de Alicia Escalante y Roberto Menni, 1999).

En resumen se dice que posee una dieta similar a Cheirodon interruptus y Bryconamericus iheringi que habitan ambientes oligotróficos de montaña (datos de la Dra. Alicia Escalante y el Dr.Roberto Menni, 1999).

Comportamiento:
Esta especie carece de una respuesta de alarma hacia otros peces por no convivir con especies predadoras. Su respuesta de alarma responde solo a aves ictiófagas en la parte superior de la columna de agua. (datos de Dra. Silvia Graciela Ortubay, 1999)

Reproducción:
Gymnocharacinus bergi posee un corto período reproductivo en octubre y las hembras sincronizan su producción de óvulos para esa época del año. El modo reproductivo así como el cortejo son comunes a otras especies de su familia de ambientes lóticos.

Esta especie posee baja fecundidad, pero la hembra deposita huevos grandes en relación al tamaño de su cuerpo. Los huevos tienen abundantes reservas que permiten el desarrollo de alevines robustos, que atravesarán por una especie de “metamorfosis” o desarrollo indirecto.

Los alevines alcanzan la madurez sexual entre el 1º y 2º año de vida, y su ciclo supera los 6 años de vida. (datos de Dra. Silvia Graciela Ortubay, 1999).