Melanotaenia lacustris (Arco iris del lago Kutubu)

Melanotaenia lacustris (Arco iris del lago Kutubu)

Nombre común: Pez arco iris del lago Kutubu. En inglés se le nombra como “Lake Kutubu rainbowfish”. Melanotaenia lacustris.

El nombre del género Melanoteania (Gill, 1862) hace referencia a la línea horizontal oscura (del latín “melano” = negro; y “taenia” = banda), que adorna los flancos de todas las especies, aunque puede ser más o menos visible según la especie concreta y el humor del ejemplar en cuestión.

Clasificación:
• Orden: Atheriniformes.
• Familia: Melanotaeniidae.(peces arco-iris)

Primera importación: En 1983 Gerard Allen, John Paska y Barry Crockford recolectaron 40 especímenes del lago Kutubu y los llevaron a Melbourne, Australia. Sólo cuatro ejemplares (un macho y tres hembras) sobrevivieron al viaje y una semana después el macho enfermó por infección de larneas y murió, con lo que fue imposible su reproducción. La acuariofilia mundial tuvo que esperar hasta 1986, cuando el alemán Heiko Bleher organizó una expedición para recolectar nuevos especímenes. Bleher volvió al lago en 1988 con Gerard Allen y de nuevo regresó con más especímenes. Posteriormente se realizaron algunas capturas más en el lago, de las que proceden los ejemplares que en la actualidad se crían en cautividad.

Un australiano, T. Terrell, fue el primero en recolectar esta especie en el lago Kutubu en 1955, y envió los especímenes conservados al ictiólogo de su misma nacionalidad Ian Munro, un pionero en la identificación de arco-iris de Australia y Nueva Guinea, quien en 1964 describió la especie como “Melanotaenia lacustris”.

Biotopo:
Lago Kutubu, Papúa-Nueva Guinea. Un lago de unos 19 kilómetros de longitud y una anchura de entre 2 y 4 kilómetros, según las zonas. El lago está conectado al sistema fluvuial del Kikori por medio del río Soro.

El pez arco iris del lago Kutubu es un idílico lago de aguas cristalinas con vegetación subacuática y troncos sumergidos, situado a unos 40 kms. de Mendi, la principal ciudad de la provincia de Southern Highlands, en el centro de Papua-Nueva Guinea. El lago, formado tras la erupción del volcán Afuma, presenta una temperatura que oscila entre 21 y 25ºC y el pH es muy alto (8.5-9.0).

Distribución:
Esta especie es endémica del lago Kutubu y los ríos Soro y Kikori, en Papua-Nueva Guinea (Oceanía).

Nota importante: Melanotaenia lacustris está catalogada como especie amenazada e incluida en consecuencia en la lista roja de la IUCN desde al año 2002. La introducción de artes de pesca y el uso de lanchas de faena y recreativas con motor fuera-borda en el lago Kutubu desde principios de los años 90, con los consecuentes vertidos de combustible, han puesto en peligro a esta especie y a las otras 14 que habitan el mismo lago. Los ejemplares que se encuentran a la venta en el comercio proceden de la cría en cautividad.

Forma:
Cuerpo ovoide y comprimido lateralmente, que está cubierto de grandes escamas. La cabeza, muy pequeña en comparación con el cuerpo, tiene una boca terminal súpera. Las aletas impares, agrupadas hacia atrás, están poco desarrolladas pero bien perfiladas, lo que indica que son excelentes y rápidos nadadores. Carecen de aleta adiposa, y la aleta dorsal que atraviesa la parte posterior de la espalda es doble (vestigio de un antiguo origen marino). La aleta anal se extiende desde las pélvicas hasta el pedúnculo caudal (punto de unión del cuerpo con la aleta caudal).

Diagnosis: 5-7 espinas duras en la aleta dorsal; 11-14 radios blandos en la aleta dorsal: 1 espina dura en la aleta anal y 17-21 radios blandos.

Coloración:
Muy variable dependiendo de la condición del agua, ambiente, etc.. Puede presentar diferentes patrones de coloración, aunque siempre basados en el verde y el azul: cobalto, azul acero, aguamarina… surcados de zonas oscuras y verde turquesa.

Cuando están en época reproductiva, la zona de la nuca cambia a una coloración dorada o naranja brillante.

Estos peces sólo muestran su espléndida coloración cuando están bien aclimatados y alimentados. Requieren un acuario bien plantado, donde sus colores resaltan aún más.

Tamaño:
Pueden alcanzar hasta 12 cms. de longitud en libertad, pero en cautividad no suelen superar los 10 cms.

Diferencias sexuales:
Los machos maduros tienen la primera aleta dorsal más elevada que las hembras, que se solapa con la segunda dorsal cuando se encuentran en estado de estrés, ansiedad o descanso (aletas caídas). Los machos también presentan una coloración más brillante y, cuando son maduros, un cuerpo más alto (hasta 4-5 cms. en su zona más ancha longitudinalmente, que se corresponde con la mitad del cuerpo).

Las hembras tienen las aletas dorsales más pequeñas y redondeadas, y lo mismo ocurre con la aleta anal.

Temperatura:
21º a 26ºC.

Agua:
Dureza media e incluso alta (GH desde 10ºd hasta 18ºd. pH 7.0-8.0. Son bastante tolerantes con la dureza y la alcalinidad del agua, pero no soportan niveles altos de nitrito o nitratos.

Acuario:
Acuario espacioso y bien plantado, con suficiente espacio para la rápida natación de estos peces, por lo que nunca debería de tener una longitud inferior a un metro ni un volumen menor de 200 litros, preferentemente mayor.

Junto con una gran densidad de plantas, un sustrato oscuro resalta aún más sus colores.

Necesitan una filtración potente (lo ideal es un filtro que mueva de 3 a 5 veces el volumen del acuario por hora). Agua bien oxigenada, con ligero movimiento en la superficie.

Alimentación:
Omnívoro-carnívoro. La alimentación no supone problema alguno, ya que son bastante voraces y cualquier cosa que caiga de la superficie del agua provoca en ellos el acto reflejo de abalanzarse hacia ello. Por esta razón no conviene que compartan tanque con otros peces mucho más tranquilos o lentos comiendo, ya que saldrán perdiendo ante la voracidad de los arco-iris. Aceptarán de buen grado cualquier alimento seco, pero es importante ofrecerles una dieta variada y no monótona, ofreciéndoles varios tipos diferentes de escamas, gránulos, presas vivas y congeladas (artemias, larvas, dafnias, etc.). Se alimentarán en superficie o en la parte superior del acuario, pero habitualmente no comerán nada que llegue al fondo, por lo que hay que tener cuidado en darles un alimento que se hunda lentamente y en cantidades que puedan atrapar dando rienda libre a su instinto de caza antes de que se hunda.

Es conveniente dejarlos en ayunas un día a la semana.

Comportamiento:
Nadador de aguas abiertas, el arco-iris del lago Kutubu es un pez pacífico, adecuado para un acuario comunitario con pH elevado. Son peces sociables que deben de mantenerse en grupo.

Suelen ignorar a los otros inquilinos, aunque su natación rápida y nerviosa puede estresar a peces que necesiten tranquilidad. Ciprínidos como los barbos o cíclidos medianos no muy agresivos (por características de agua, los africanos o algunos centroamericanos) serían compañeros más apropiados.

No deben de mantenerse juntas más de una especie de melanotaenias, ya que existe el riesgo de hibridación, nunca deseable en acuario.

Esperanza de vida: 5 años.

Reproducción:
Relativamente fácil de conseguir en acuario. En libertad, la reproducción sucede entre octubre y diciembre. Las hembras depositan entre 100 y 200 huevos, colocando unos cuantos cada vez en un acto que se puede demorar varios días. Los huevos eclosionan entre 6 y 10 días después de la puesta dependiendo de la temperatura del agua.

Desova sobre plantas de hojas finas, musgo de java, o mopas especiales de desove, como las que tradicionalmente se usan para los killis.

Para obtener alevines se puede retirar las plantas o la fibra sintética en la que hayan quedado depositados los huevos y trasladarlos a un acuario vacío de eclosión y cría. La otra opción, que comentamos más adelante, es la de trasladar a los progenitores a un acuario destinado para este fin.

Si se instala a un macho y a una hembra maduros en un recipiente de cría (de al menos 100 litros), deben de disponerse plantas de hoja fina que lleguen a la superficie (tipo ceratopteris, cabombas, myriophyllum, ambulias…) o bien “mopa” sintética que las sustituya. La pareja se introduce por la noche, justo antes de apagar las luces. Si el acuario recibe la luz de sol y la pareja está dispuesta, los escarceos amorosos empezarán con los primeros rayos de sol. El macho persigue a la hembra con insistencia por todo el acuario, mostrando sus mejores y más intensos colores. La pareja se funde en un abrazo, flanco con flanco, junto a las zonas abrigadas de las plantas. El contacto, en el que el macho se arquea sobre la hembra, apenas dura unos segundos, pero durante ese lapso la hembra libera los huevos translúcidos y el macho hace lo propio con su esperma. La freza puede durar varias horas y es similar a la de los killis, es decir, si se deja junta a la pareja puede repetirse en períodos de tres o cuatro días en los que cada vez se depositan unos cuantos huevos.

Si los padres están perfectamente alimentados, no suelen comerse los huevos ni los alevines. No obstante conviene retirarlos una vez hecha la puesta para mantener una mejor calidad del agua.

Los huevos son semi-adhesivos y quedan pegados a las plantas e incluso a los vidrios y el sustrato por medio de unos cortos filamentos. La incubación es bastante larga, pero los huevos son bastante resistentes a hongos y ataques bacterianos si se mantiene una adecuada calidad e higiene del medio acuático.

Los alevines son muy pequeños al nacer, pero reabsorben enseguida el saco vitelino y son capaces de alimentarse enseguida de infusorios e incluso nauplios de artemia recién eclosionados.