Melanochromis auratus (Cíclido dorado del Malawi)

Melanochromis auratus (Cíclido dorado del Malawi)

Nombre común:
M´buna dorado, Cíclido dorado del Malawi, Pseudotropheus dorado ó Cíclido caramelo. Melanochromis auratus.

Boulanger describe en “The Annals and Magazine of Natural History”; (6) 19; p 155 el primer espécimen capturado en Monkey Bay denominándolo Chromis auratus en el año 1897. Fue una de las primeras especies de M´bunas conocidas, sólo precedida por la Cynotilapia afra y el Pseudotropheus williansi (1894). El mismo autor lo renombra un año mas tarde como Tilapia auratus. Regan en 1922 lo clasifica como Pseudotropheus auratus. En 1965, Mike Oliver y Paul V. Loiselle ponen en evidencia que el Pseudotropheus auratus era tanto por comportamiento como por colorido y dentición mucho más similar al género Melanochromis si bien hasta 1991 no se establece su denominación definitiva como Melanochromis auratus (dato no definitivamente confirmado) (Maréchal, C., 1991. Melanochromis. p. 258-265. In J. Daget).

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Clase: Actinoptergii (Actinopterígios).
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

Biotopo:
Zona de acantilados y litoral rocoso del lago Malawi moviéndose en profundidades comprendidas entre las orillas y hasta 40 metros.

Distribución:
Este de África. Endémico del lago Malawi. Se extiende por el litoral rocoso de la costa oeste del lago fundamentalmente en la mitad sur desde Jalo Reef, al norte de Nkhota Kota, hasta Cocodrile Rocks incluyendo todas las islas de esta zona. No se han hallado especies en la costa este del Malawi.
Como curiosidad comentar la captura de Melanochromis auratus en Rogers Spring cerca del Lago Mead, Condado de Clark, Nevada (USA). Lógicamente la mano desaprensiva del hombre es la única responsable de esta contrariedad.

Forma:
Cuerpo alargado con cabeza muy convexa, casi redonda y boca relativamente estrecha. El perfil de su región dorsal es más curvado que el de su región ventral. Las aletas dorsal y anal finalizan de forma redondeada y suave sin alcanzar el área de la cola. La aleta caudal tiene una silueta triangular con un ligera concavidad central.

Coloración:
El patrón de coloración se basa en estrías laterales en vez de bandas verticales. Los machos dominantes son de color marrón oscuro, casi negro. El cuerpo es atravesado en su zona central por una línea ancha de color blanco que se inicia detrás del ojo y alcanza la zona media de la cola. La zona situada por encima de la denominada “línea lateral” es de color amarillo azulado claro, casi blanca. En situaciones de estrés se atenúan o llegan a desaparecer las diferentes tonalidades adquiriendo el pez un color marrón parduzco bastante homogéneo. Las aletas suelen ser negras. La mitad superior de la aleta caudal presenta puntos negros sobre fondo claro. La aleta dorsal es de color claro con reborde negro. Las aletas pélvicas son largas, negras y con reborde anterior blanco.
Las hembras y los machos jóvenes presentan el patrón opuesto al macho, como si de un negativo se tratara (líneas negras sobre fondo amarillo dorado). Las aletas son de color amarillo dorado. La mitad superior de la aleta caudal muestra puntos negros, siendo también negro el reborde de las aletas dorsal y pélvicas. En líneas generales, los colores se mostrarán más apagados si la dieta y las condiciones químicas del agua se alejan de sus necesidades.
Otra característica aunque no exclusivo de este género (P. lombardoi o P. minutus) es el hecho de que con la edad las hembras masculinizan los colores.

Tamaño:
Machos 10 – 13 cm., Hembras 8 – 10 cm.

Diferencias sexuales:
Muy evidentes en los adultos (ver apartado de coloración) salvo en los casos de la existencia de un macho dominado. El macho dominante además muestra un único ocelo amarillo en su aleta anal. Las hembras y machos dominados no muestran ocelos.

Temperatura:
24º – 27ºC (a mayor Tª, mayor actividad, mayor agresividad y periodos de incubación bucal más cortos).

Agua:
pH: fluctua en todo el lago entre 7,5 y 8,8
GH: ronda entre 6ºd y 10ºd
KH: Variable entre 8ºd y 12ºd
Estos márgenes hacen que los cíclidos africanos puedan adaptarse bastante bien a los cambios de pH y dureza paulatinos.

Acuario:
Su carácter nos obliga a disponer de acuarios como mínimo de un metro de longitud y 200 litros de capacidad con una decoración propia de M´bunas donde abunden las rocas dispuestas de tal forma que se creen refugios para todos los inquilinos del acuario. Grava de granulometría fina. Mantener más de un macho de auratus supone disponer de acuarios de más de 400 litros y 1.5 -2 metros de longitud. Son peces fáciles de adquirir y de precio moderado pero no muy recomendables para los que se inicien en este biotipo. Compañeros recomendables serían otros M´bunas que bien por tamaño o por carácter sean capaces de plantar cara(entre ellos los del género Pseudotropheus y Metriaclima) o bien pasar desapercibido de los auratus(algunos Labidochromis, Cynotilapia afra y Labeotropheus).

Alimentación:
Estas especies en su hábitat natural parece que se alimentan principalmente sobre los aufwuchs (“praderas” de algas sobre las rocas), jugando los invertebrados un papel secundario en la dieta. La dieta que ofreceremos será básicamente vegetariana con alto contenido en algas (espirulina, nori, etc), fibra y bajo contenido en proteína de origen animal. La proteína aportada por los vegetales podría enriquecerse con pequeñas cantidades de proteína procedente de pescados, mariscos o pequeños crustáceos. En el mercado existen preparados específicos para cíclidos africanos que cumplen perfectamente con estos condicionamientos. Las papillas caseras elaboradas siguiendo estas recomendaciones generales pueden suponer una satisfacción más para el cuidador y sus peces.

Comportamiento:
Los datos consultados en la bibliografía obligan a reseñar de este género su carácter autoritario (incluso definido como sanguinario). Las hembras son tan agresivas como los machos sin bien no buscan ejercer dominancia sobre el resto de peces tan a menudo como los machos. Tanto hembras como machos muestran mayor agresividad contra elementos de su mismo género. La experiencia personal difiere algo de la reseñada. Mi macho de auratus ha mostrado ser un pez autoritario pero no agresivo, conocedor de su fuerza pero no haciendo uso de ella salvo en la defensa de su pequeña cueva de cría y sólo en los momentos que precedían al apareamiento. Consentidor con otros M´bunas de menor tamaño sin causar daño alguno a ningún pez salvo cuando debió defender su cueva del otro macho dominante del acuario (Pseudotropheus socolofi). En las hembras si observé el mal carácter del que tanto se habla pero sin que estas agresiones hayan supuesto la más mínima lesión en otros peces.

Reproducción:
Como todos los M´bunas, los Melanochromis son peces polígamos de incubación bucal materna. Los machos cortejan a sus parejas con la misma violencia con la que defienden su territorio. La supervivencia de la hembra depende mucho de la cantidad de refugios que tenga disponibles. El riesgo de que una hembra resulte dañada es menor cuanto mayor sea su número. (En mi experiencia, los cortejos emanan belleza y sensualidad, nada parecido a la agresividad mostrada, por ejemplo, por los P. socolofi) Una puesta típica comienza con la pareja nadando en círculos alrededor de una área refugiada, normalmente una depresión excavada en el centro del territorio del macho. Como en otros M´bunas, la fertilización de los huevos tiene lugar en la boca de la hembra. A pesar de que los machos han desarrollado seudo-ocelos anales, no los usan como señuelo. Es más, la hembra cubre con su boca directamente el vientre del macho. Una vez finalizada la puesta, es de vital importancia que la hembra disponga de algún refugio donde ocultarse. El macho continuará intentando cortejarla, y en ausencia de una respuesta adecuada puede atacarla y matarla.
Las hembras incuban los huevos durante 3 a 4 semanas según la temperatura y la hostilidad reinante en el acuario. Las hembras son buenas cuidadoras. Hacia el final de la incubación se vuelven más agresivas con sus compañeros de acuario. La hembra seguirá cobijando a sus alevines en su boca durante varios días tras haberlos liberado por primera vez si es que nota algún peligro. Los alevines de Melanochromis, como los del resto de los M´bunas, son bastante grandes. No pondrán reparos a la hora de engullir nauplios de Artemia o comida preparada muy picada, creciendo rápidamente, con lo que pronto pueden comer Artemia adulta o la comida ofrecida habitualmente a sus padres. Su coloración será más intensa cuanto más alimento vegetal reciban. Con alimentación abundante y frecuentes cambios de agua, alcanzarán los tres centímetros en unas ocho semanas tras su liberación. Los machos pueden comenzar su cambio de color entre el sexto y el noveno mes de vida.