Maylandia lombardoi

Maylandia lombardoi

Nombre común:
Conocido con el sinónimo de Metriaclima lombardoi y las antiguas denominaciones Pseudotropheus “kenyi”, Pseudotropheus “lilancinius” y “Kenyi”. Maylandia lombardoi.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Clase: Actinoptergii (Actinopterígios).
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

Biotopo:
Como gran parte de los M’bunas devoradores de “aufwuchs”, se los encuentra en zonas ricas en sedimentos, entre los 6 y 30 metros de profundidad. Estas zonas se caracterizan por la abundancia de rocas de todo tipo de tamaños y recreando una inimaginable cantidad de cuevas y cavernas. Estas rocas a tal profundidad, están cubiertas de algas e incluso hasta arena, lo cual resulta un refugio ideal para larvas de insectos acuáticos, crustáceos y moluscos.

Distribución:
Solo existen dos variedades geográficas de esta especie y no se aprecia una diferencia clara en cuanto a coloración y forma. Estas variedades pertenecen a las Islas M’benji y Nkhomo Reef.

Forma:
Tiene una forma bastante robusta en comparación con otros M’bunas. Presenta una ligera prominencia en la frente.

Coloración:
La coloración de esta especie es de las más inusuales entre los M’bunas. Las hembras son azules con barras negras, mientras que los machos son amarillos. Solo otras dos especies de este género poseen hembras azules (Maylandia callainos y M. sp. “Blue Reef”), pero sólo en esta especie el macho tiene la coloración habitual de las hembras en otras especies.

Los alevines nacen azules, tal cual son las hembras. En caso de ser machos, a medida que van madurando adquieren la coloración de las hembras. En un principio cambian de azul a amarillo suave, pero no abandonan inmediatamente las barras negras. Estas se van diluyendo a medida que se desarrollan, al igual que el amarillo se intensifica. Las barras mencionadas de las hembras y de los machos jóvenes no son como por ejemplo las de los “zebra”, sino que parecen nacer en la aleta dorsal y se van tornando más angostas a medida que llegan al estómago, donde desaparecen sin llegar a las aletas pélvicas.

Otro dato a tener en cuenta es que las hembras de esta especie junto a las de los M. auratus y P. minutus, son las únicas que pueden adoptar coloración de machos cuando están incubando. Por otra parte también puede suceder que las hembras con padres de normal coloración, hereden el color de machos, es decir amarillos. Esto es más frecuente en cautiverio que en la naturaleza (Ad Konings, 2001).

Tamaño:
Llegan a medir 11 cm.

Diferencias sexuales:
Las citadas anteriormente en el apartado de coloración.

Temperatura:
De 25°C a 27°C.

Agua:
Requiere aguas duras y alcalinas. Los valores deberían rondar entre estos:
pH: entre 7.8 y 8.6.
GH: entre 6ºd y 10ºd.
KH: entre 8ºd y 14ºd. Como en todos los acuarios africanos debe primar una filtración fuerte y buena oxigenación, además de cambios de agua frecuentes.

Acuario:
Por ser una de las especies más agresivas de M’bunas, necesita de un acuario mínimo de 200 litros, mucho más si se mantienen más de un macho por acuario. El acuario debe estar decorado con muchas rocas, tratando de imitar su biotipo. Se le deben proporcionar más de 2 hembras por acuario. Luz azul, intensifica el espectacular color de las hembras y crías. No colocar plantas porque se las comerán o las destruirán para crear sus territorios.

Alimentación:
En el lago consiste principalmente de “aufwuchs” (algas que crecen en las rocas en las cuales se desarrollan crustáceos, moluscos, larvas, etc.) y también plancton que encuentran con mayor facilidad a medida que descienden más metros.

En acuario debe ser alimentado sobre todo con spirulina, algas nori y todo tipo de alimento vegetal. No se les deben proporcionar cantidades altas de proteína animal, pues son dados a la enfermedad del “bloat”.

Comportamiento:
Mientras que las hembras son tranquilas, los machos son de los M’bunas más territoriales. Pueden ser muy agresivos cuando hay disputas territoriales con otras especies, pero entre congéneres, son extremadamente agresivos. Para darnos una idea más gráfica de su territorialidad, sirve saber que en la naturaleza, los machos dominantes suelen cuidar territorios de hasta cinco metros cuadrados. Supongo que ahora se entiende cuan difícil es mantener dos machos en un mismo acuario.

Reproducción:
Esta especie es polígama e incubadora bucal maternal. El cortejo es el típico de los M’bunas. El macho corteja a una hembra y si esta lo rechaza, no tendrá reparos en buscar a otra. Si no hay una hembra que acepte, es importante que en el acuario haya varias, porque el permanente acoso a sólo una llegará a ser mortal fácilmente. Una vez que una hembra lo acepte realizarán el cortejo de la “T”, que consta de ponerse en esta posición y mientras el macho la induce con la boca en su aleta anal a soltar los huevos. Una vez que esta lo hace, giran en círculo revirtiéndose las posiciones para que la hembra tome los huevos con la boca. Cuando los junta (son sólo unos pocos) trata de juntar el ocelo de la aleta anal del macho (creyendo que se trata de otro huevo), momento en el cual el macho fertiliza los huevos que ya están en la boca de la hembra. Esto se repite hasta completar el apareamiento.

Aunque por intervención humana, se han logrado ejemplares machos con más de un ocelo, lo natural es que sólo tengan uno y de buen tamaño. La autora Vanessa Couldridge evidenció que las hembras prefieren a machos con un solo ocelo, lo cual pudo haber sucedido en el lago, llegando a que en el día de hoy, todos posean sólo un ocelo.