Marisa cornuarietis (Caracol cuerno de carnero gigante)

Marisa cornuarietis (Caracol cuerno de carnero gigante)

Nombre común: “Caracol cuerno de carnero gigante”, “Caracol colombiano gigante”, “Giant ramshorn snail” (inglés). Marisa cornuarietis.

Sinónimos no válidos: Ampullaria cornuarietis, Marisa chiquitensis.

Clasificación:
• Orden: Mesogastropoda.
• Familia: Ampullariidae. (caracoles manzana). No se suele reconocer como perteneciente a ella debido a la forma discoidal de su concha.

Biotopo:
Viven en zonas de agua dulce tropicales y subtropicales, como charcas, pantanos, lagos poco profundos y canales de riego. Pueden habitar aguas salobres aunque bajo estas condiciones no se reproducen.

Distribución:
Es originario de America Central y Sudamérica (Venezuela, Panamá, Costa Rica, Honduras, Brasil y Colombia), pero se ha introducido y extendido también por otras regiones tropicales, como Cuba, oeste de la India y EEUU meridionales.

Forma:
La concha es discoidal, forma que se hace más patente en los ejemplares adultos. Esta es una de las características que lo diferencian de los otros miembros de la familia del caracol manzana, y de la que le viene su nombre común “caracol cuerno de carnero”.

Como otros miembros de la familia Ampullaridae, posee branquias y un pulmón, con los cuales realiza la respiración. El sifón, que le sirve para tomar aire, es más corto que en otros caracoles manzana.

Coloración:
El color de la concha puede variar desde amarillo intenso a marrón amarillento, con generalmente de 3 a 6 líneas oscuras de anchura variable, que recorren la parte superior. Existe una variedad seleccionada, al igual que el caracol manzana dorado, que no presenta ninguna línea, siendo toda la concha de color amarillo. El cuerpo suele ser generalmente de color amarillento o grisáceo con puntos oscuros por todo el cuerpo.

Tamaño:
Hasta 5 cm de diámetro y 2 cm de anchura.

Diferencias sexuales:
Es difícil diferenciar machos de hembras a simple vista, por lo que se recomienda tener varios ejemplares para asegurar la reproducción.

Temperatura:
De 24ºC a 27ºC. Hasta 18ºC se mantienen activos, por debajo de 18ºC la actividad decrece y por debajo de 13ºC mueren.

Agua:
Un agua demasiado ácida causa daños en la concha (formada por carbonato cálcico), ya que favorece su disolución. Por tanto, se recomienda un pH neutro o ligeramente alcalino (7.0 a 7.5). Este pH permite la aglomeración calcárea, y no su disolución, esencial para los caracoles.

El agua blanda o muy blanda posee pocos carbonatos para la fabricación de la concha, por tanto, se recomienda un agua semiblanda a dura. Si el nivel de carbonato de calcio es bajo, la concha se deteriora presentando pequeños agujeros y, en consecuencia, los caracoles tratarán de conseguir ese calcio raspando las conchas de los otros caracoles.

Pueden habitar aguas salobres aunque bajo estas condiciones no se reproducen.

Acuario:
Se recomiendan 10-20 litros por cada ejemplar, pero lo ideal es empezar con un acuario de 60 litros, sobre todo si se quiere llevar a cabo la reproducción de los mismos. Siendo mantenidos en un número reducido y correctamente alimentados no presentan mucho peligro para la decoración, pero a partir del momento en que se presenten ciertas carencias alimentarias devorarán las plantas.

Alimentación:
Son omnívoros. En un acuario comunitario comerán los restos de comida, y también restos de peces muertos, vegetales, plantas, huevos de otros caracoles, etc. Son pacíficos, aunque pueden depredar caracoles pequeños como Planorbis, Physas o Limneas. No son comedores de plantas tan voraces como los P. canaliculata, pero respetan bastante menos las plantas que otros caracoles manzana como Pomacea bridgesii.

Necesitan un aporte vegetal importante, y aún así es probable que devoren las plantas, por lo que no se recomiendan para acuarios plantados.

Comportamiento:
Pueden vivir solos o en grupo. Son pacíficos.

Reproducción:
Al igual que muchos otros caracoles manzana, no son hermafroditas, por lo que se precisa de un macho y una hembra para su reproducción.

Una característica con respecto a otras especies es que ponen los huevos bajo el agua, en forma de racimos gelatinosos, transparentes, generalmente sobre las hojas de las plantas. Los huevos miden de 1-2 mm de diámetro, y están envueltos en una masa gelatinosa. Con el paso de los días se hinchan hasta alcanzar unos 3 mm, al tiempo que en su interior se dejan ver los caracolitos. La incubación dura 15 días. Hay que tener cuidado porque los propios padres se los pueden comer, por lo que se aconseja sacar con cuidado las plantas donde estén adheridos los huevos si quieremos salvar un mayor número de ellos.

Cuando los pequeños caracoles nacen, ellos solos pueden alimentarse sin problemas de las algas y el limo que recubre los cristales del acuario. De tenerlos en un recipiente aparte, es necesario proporcionarles comida blanda, por ejemplo algas, lechuga, guisantes pulverizados o comida para peces finamente desmenuzada.