Lasiancistrus saetiger (L322)

Lasiancistrus saetiger (L322)

Nombre común: Carece de nombre común.

Su l-number es el L322 (DATZ 09/2002). Lasiancistrus saetiger (L322).

Es una especie poco frecuente en el mercado, y anteriormente venía erróneamente etiquetado como Lasiancistrus scolymus.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Zonas de corriente media, agua oxigenada, escasa vegetación y fondos rocosos suaves.

Distribución:
Brasil, estado de Pará. Río Guama en Ourem, afluente del río Capim que desemboca en el río Pará.

Forma:
Cuerpo característico de loricárido, alargado y ventralmente aplanado, de mayor ancho en su sección anterior y se estrecha paulatinamente hasta el pedúnculo caudal.

En comparación con la mayoría de loricáridos destaca su cuerpo de menor altura, y una aleta caudal con el lóbulo inferior más desarrollado que el superior.

Puede diferenciarse de Lasiancistrus heteracanthus, Lasiancistrus guacharote y algunos Lasiancistrus schomburgkii por no tener placas en el abdomen.

El ejemplar recolectado de mayor talla para la descripción (por parte de J. Armbruster ) fue de 100.1 mm. No presento placas o escudos en el vientre. Entre 7 y 15 odontes interoperculares reversibles, y entre 30 y 39 totales.

Coloración:
Cuerpo de color marrón con manchas marrones pálidas. Las manchas sobre el cuerpo parecen encajar en muchos casos con los escudos óseos, siendo líneas verticales paralelas en la mitad posterior del cuerpo. Estas manchas en la cabeza dejan de tener esa apariencia, y se convierten en numerosas motas pequeñas. Las manchas aumentan ligeramente en oscuridad cuanto más cerca del pedúnculo caudal estén.

Las aletas pectorales y pélvicas poseen el mismo color de fondo, junto con manchas pálidas, menos próximas entre si que en el cuerpo, y dando la sensación de línea discontinua. La aleta dorsal posee una coloración marrón más pálida, las membranas interradiales casi translúcidas y carece de moteado. La aleta caudal posee los radios duros y el lóbulo inferior con una coloración marrón oscura, mientras que el lóbulo superior prácticamente carece de coloración.

El vientre es marrón muy pálido hasta la papila genital, y carece de motas. Pasada la papila genital se torna más oscuro.

La intensidad del color marrón del cuerpo varia dependiendo del estado de salud del ejemplar y de las condiciones en las que se le mantiene. En sustratos muy claros, en acuarios con mucha luz, o en mal estado de salud, se pueden observar zonas muy pálidas, prácticamente blancas.

Se puede diferenciar de Lasiancistrus schomburgkii por tener un color de fondo marrón más claro en la sección anterior, y más oscuro en la posterior, por poseer las motas de la cabeza ligeramente más grandes y alargadas, y por no poseer moteado en las aletas caudal y dorsal. Mientras que L. schomburgkii presenta un color marrón uniforme, motas en la cabeza más pequeñas y más ovaladas, y las aletas dorsal y caudal cuentan con algunas pequeñas motas.

Tamaño:
Entre 12 y 14 cm.

Diferencias sexuales:
No se conocen diferencias sexuales. Es posible que en su fase madura, vistos desde arriba, las hembras sean ligeramente más anchas en la región dorsal.

Temperatura:
Entre 24ºC y 28ºC.

Agua:
pH entre 5.5 y 7.4. Aguas blandas o semiblandas, con un nivel alto de oxígeno disuelto.

Acuario:
Acuarios a partir de 150 litrod para dos o tres ejemplares. Los acuarios deben poseer diversas zonas con corrientes, siendo óptimo que estas estén dirigidas contra rocas o raíces. Además de esta decoración, un acuario bastante plantado que atenúe la luz sobre el sustrato, será agradecida, especialmente plantas grandes y de hoja ancha, por ejemplo del genero Echinodorus.

Los escondites que podemos formar con rocas y raíces (especialmente), o bien con vasijas de barro, pvc… deberán ser numerosas. El sustrato no debe ser abrasivo, y es aconsejable que sea de tonos oscuros o negro.

Alimentación:
Omnívoro, aunque la mayor parte de su dieta será de origen vegetal. En su fase de adaptación al acuario es bastante aconsejable que pueda encontrar algas (especialmente marrones), acompañar su dieta con larvas o artemia, y paulatinamente suministrarle los alimentos habituales.

Acepta de buen grado la clásica comida en escamas o gránulos, de igual modo que papillas. Como aporte vegetal se le pueden suministrar productos naturales (calabacín, pepino, calabaza…), y comida en pastillas para peces de fondo. Ocasionalmente se les puede ofrecer algún aporte proteico, vivo o congelado, de artemia, larva, grindal…

Parece aconsejable mantenerlo con raíces, de las cuales roerá en mayor o menor medida algas, y que posiblemente utilice también para extraer celulosa en sus procesos digestivos.

Comportamiento:
De hábitos crepusculares, aunque si es mantenido en optimas condiciones y la luz sobre el sustrato no es alta, será habitual poder observarle, especialmente a la hora de alimentarlo. En comparación con otros loricáridos no es tímido, quizás algo asustadizo.

Territorial, como la mayoría de loricáridos, especialmente con su misma especie, aunque también con otras especies con las que tenga que competir por alimento o territorio. En comparación con otros loricáridos, y pese a que su envergadura es pequeña, se muestra más agresivo que la media, pudiendo desplazar a ejemplares más grandes que ellos.

Aunque como muchos loricáridos pasa gran parte del tiempo sobre el sustrato o zonas lisas sobre el, hay que destacar que es frecuente verlo, especialmente en etapas juveniles, sobre las hojas grandes de las plantas como por ejemplo del género Echinodorus o Vallisneria, y también sobre los cristales. Aunque no parece que luz intensa le agrade en exceso, no tiene problema en estar temporalmente en zonas muy iluminadas.

Reproducción:
Dada su escasa aparición en el mercado, y los pocos datos sobre su diferenciación sexual, apenas hay datos sobre su reproducción. Posiblemente desove en cuevas.

Anuncios: