Laetacara thayeri

Laetacara thayeri

Nombre común: Cíclido de pecho rojo, en los países sajones se le puede encontrar como “Purpura Peru”, en alemán se le conoce por Gelblippen-Buntbarsch. Laetacara thayeri.

Etimología: El nombre del género, Laetacara, se forma de laetus = alegre en latín, y por acara = cíclido en guaraní, de forma que Laetacara significa cíclido alegre. El nombre de la especie es en honor a Nathaniel Thayeri, persona que financió la “Expedición Thayer a Brasil, 1865-1866”, la cual estuvo encabezada por Agassiz.

Antiguas denominaciones: Este cíclido fue descrito en 1875 por Steindachner bajo el nombre de Acara thayeri, posteriormente fue denominado Aequidens thayeri, y terminó con su actual denominación: Laetacara thayeri.

Primera importación: Fue en 1910, fecha en la que Siggelkow Company (Hamburgo, Alemania) lo importó por primera vez. En los años 70 se importó por segunda vez, pero no se estableció una población cautiva estable; desde 1990 la comercialización de este cíclido ha aumentado y varios ejemplares han sido importados a Alemania y Estados Unidos.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlasomatinae.
• Tribu: Cichlasomatini.

Nota: al momento de confeccionar esta ficha el género Laetacara cuenta con 4 especies descriptas que son: L. curviceps (Heckel, 1840), L. dorsigera (Heckel, 1840), L. flavilabris (Cope, 1870) y L. thayeri. Además esperan para ser identificadas otras dos especies.

Biotopo:
Amazónico, habitan en zonas de corriente con abundante vegetación y escondrijos que les proveen de cuevas para esconderse. Cohabita junto al A. bitaeniata y al A. Agassizii entre otros cíclidos.

Distribución:
En Perú en el alto Amazonas, y en los ríos Tigre, Ucayali y Yavarí, mientras que en Brasil se le encuntra en el Amazonas, Solimoes y en el río Negro.

Forma:
Típica del género Laetacara, ovalada y comprimida lateralmente. La aleta dorsal finaliza en punta.
Si bien a menudo se le puede confundir con el L. flavilabris, el L. thayeri es más redondeado y es algo más grande.

Coloración:
Desde la boca hasta la mitad del cuerpo le atraviesa una banda ascendente negra, y desde el punto más alto comienza a descender hasta el comienzo de la aleta caudal, aunque esta segunda mitad no es siempre visible. Esta banda es a su vez atravesada perpendicularmente por bandas verticales también de color negro. En la mitad superior predominan los tonos marrones con iridiscencias rojas y azules-verdosos, mientras que en la mitad inferior, predominan los tonos rojizos que le dan su nombre común. Las aletas dorsal y caudal son transparentes con zonas amarillas, mientras que las ventrales y anales tienen destellos azulados.

Tamaño:
Máximo en torno a 15 cm.

Diferencias sexuales:
Son practicamente nulas, un indicio no siempre fiable es observar la finalización en punta de la aleta dorsal y en menor medida en la aleta anal, las hembras las tienen ligeramente más cortas y redondeadas.

Temperatura:
Entre 22 y 28ºC.

Agua:
ph 6.5 a 7. Dureza total máxima 10º dGH.

Acuario:
A partir de 60 litros bien plantado, con muchos refugios y piedras planas dispuestas en forma horizontal.

Alimentación:
Omnívoro, acepta todo tipo de comida, si bien la mayor parte de su alimentación debe de contener proteínas, también hay que aportarles vegetales (hidratar previamente las escamas y/o gránulos).

Comportamiento:
Sumamente pacífico y tímido, pasa mucho tiempo escondido. Es compatible con especies del género Apistogramma con carácter similar al A. borellii, A. commbrae, A. macmasteri por citar algunos ejemplos, Microgeophagus, H. severus, pequeños y medianos loricáridos y carácidos.
Aumenta su agresividad en la época de reproducción.

Reproducción:
Pareja biparental (padre-madre, es decir que ambos se prodigarán en los cuidados por igual). Al ser incubadores de sustrato abierto, necesitan como se mencionó en el apartado “Acuario”, piedras lisas dispuestas horizontalmente, que tras limpiarlas, pueden llegar a depositar puestas de 800 huevos o más. La eclosión se produce en torno a las 72 horas (en función de la temperatura del agua). Su cría no ofrece dificultad, tras nadar libremente los alevines comerán los nauplios recién eclosionados de artemia, en tanto que los padres vigilarán con celo a los alevines por unas ocho a diez semanas, tras dicho periodo es recomendable separar a los alevines.

Anuncios: