Krobia guianensis

Krobia guianensis

Nombre común: El más utilizado es Krobia, Ooroe wefi y Ouwe wefi, todas en Surinam; Delphinbuntbarsch en alemán. Krobia guianensis.

Etimología: El del género, Krobia, es el nombre nativo que reciben estos peces en Surinam y que Kullander tomó para denominar a este género de reciente creación; el de la especie, guianensis, del lugar de donde procede la especie tipo: Guyana.

Antiguas denominaciones (no válidas): La original ha sido Acara guianensis Regan, 1905, posteriormente se le ha denominado como Aequidens vittatus, Aequidens potaroensis y Aequidens guianensis.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlasomatinae.
• Tribu: Cichlasomatini.

Nota: De la revisión realizada por Kullander al género Aequidens han sido creados nuevos géneros: Bujurquina, Tahuantinsuyoa y Laetacara por Kullander (1986), más tarde se crearon los géneros Krobia, Guianacara y Cleithracara por parte de Kullander & Nijssen (1989).

Biotopo:
Amazónico, se establecen preferentemente en los tramos de aguas rápidas.

Distribución:
Está presente en el río Cottica y en el bajo Marowijne en Surinam y en el río Demerara en Guyana.

Forma:
Oval, comprimidos lateralmente y de cuerpo ligeramente “movido” hacia atrás. La aleta caudal es del tipo truncada. Poseen finos labios, en la boca cuentan con dientes caniniformes ligeramente curvados. La aleta dorsal tiene entre 13 y 15 espinas y entre 9 y 11 radios, la aleta anal cuenta con 3 espinas y tiene entre 7 y 9 radios.

Coloración:
El tono base es ocre a cobrizo en la mitad superior con respecto a la banda lateral, y gris-violáceo en la mitad inferior.

El rasgo más característico es la oblicua banda lateral negra (no siempre se la ve como tal, varía según el estado de ánimo del pez y por lo tanto se puede divisar una sucesión de marcas cuadradas), que va desde la zona postorbital hasta la conjunción del final de la aleta dorsal, con el inicio en la parte superior del pedúnculo caudal.

También tienen cuatro bandas verticales negras a contar desde la distintiva marca que forma parte de la banda lateral (sobresale en altura de la misma) hacia atrás. Cuentan con otras tres líneas negras en la cabeza a la altura de los ojos, y con una línea suborbital negra que disminuye en grosor a medida que desciende.

También poseen una marca negra con forma de punto en la mitad superior del pedúnculo caudal.

Nota: De momento sólo existen dos especies con descripción científica (otras tres aguardan por su respectiva descripción): Krobia guianensis y Krobia itanyi que se distinguen fácilmente con sólo observar su banda lateral, la de K. itanyi va desde la zona postorbital hasta poco más de la mitad del cuerpo.

Tamaño:
Máximo en torno a 15 cm en los machos.

Diferencias sexuales:
Los machos son más grandes y coloridos que las hembras, además la finalización de las aletas anal y dorsal son puntiagudas en los machos, mientras que en las hembras son redondeadas.

Temperatura:
Entre 23 y 25ºC.

Agua:
pH entre 6.0 y 7.0; dureza total entre 5ºdGH y 14ºdGH.

Acuario:
A partir de 120 litros para una pareja, plantado con especies robustas, por ejemplo con las del género Echinodorus (espadas amazónicas) y con piedras dispuestas a modo de losetas.

Alimentación:
Omnívoro, no presenta ningún problema: alimento vivo, congelado y seco (hidratar previamente a los gránulos y/o escamas) que los aceptará inmediatamente, especialmente si los ejemplares proceden de criadores profesionales.

Comportamiento:
Especie relativamente pacífica excepto en época de reproducción, momento en el cual es conveniente aislarlos o que cohabiten con otras especies de similar talla y comportamiento.

Reproducción:
La relación es del tipo biparental y la reproducción no presenta inconvenientes.

En estado salvaje suelen desovar sobre las hojas que caen al lecho del río. Ese colchón de hojas es a su vez un buen lugar para proteger a los huevos y posteriormente esconder a las larvas y alevines.

En los acuarios desovan sobre el sustrato o una piedra, pero como se ha mencionado anteriormente lo ideal es sobre un colchón de hojas. La puesta rondará los 600 huevos, que eclosionarán en torno a las 60 horas a 25ºC.

En cuanto nadan libremente los alevines aceptarán infusorios y nauplios recién eclosionados de artemia.