Hypancistrus sp. (L333)

Hypancistrus sp. (L333)

Nombre común: Su l-number es el L333 (DATZ 04/2003). Hypancistrus sp. (L333).

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Zonas de corrientes fuertes y aguas oxigenadas. Fondos suaves y finos, sin apenas vegetación y con formaciones rocosas.

Distribución:
Principalmente en Porto del Moz en el río Xingu, Brasil.

Forma:
Forma habitual en los loricaridos. Cuerpo ventralmente aplanado y alargado, de mayor ancho en la sección anterior y que se estrecha paulatinamente en la sección posterior. Boca en disposición ínfera, que como el resto de especies del genero hypancistrus es de menor tamaño que en la mayoría de loricaridos. En la boca posee un labio carnoso en ambos lados de la misma, y proceden del labio superior. Ojos en disposición lateral.

Se puede confundir por coloración y forma con el hypancistrus sp. L066, del cual difiere en cuanto a forma por tener la aleta caudal y la cabeza de menor tamaño con relación al cuerpo.

Coloración:
Cuerpo de color blanco, que puede presentarse con cierta tonalidad beige o amarronada. El cuerpo esta cubierto por líneas de color marrón oscuro, prácticamente negro, la mayoría onduladas. Estas líneas, sin llegar a ser del todo rectilíneas, se aproximan bastante a dicha forma en las aletas.

Las líneas negras, raramente se ven quebradas y posee algún punto en la región de la cabeza, hecho que le distingue del L066. Además, siendo el color base en ambas especies el blanco, las líneas de este color en el L333 son menor tamaño que las negras, mientras en el L066 son prácticamente del mismo tamaño. Esto se puede apreciar mejor en una vista superior del ejemplar, o en una vista lateral.

Tamaño:
Entre 12 y 15 cm.

Diferencias sexuales:
Mayor desarrollo odontal en los machos que en las hembras. Se nota especialmente en el radio duro de las aletas pectorales, y en los odontes interoperculares.

Los caracteres sexuales (crecimiento odontal) de los machos se desarrollan según su grado de dominancia, por lo que en tanques superpoblados es posible que los machos dominados se asemejen a las hembras, lo que dificulta el sexado. En dicho casos, es mas fiable la identificación en base a la papila genital.

Se cree, en ejemplares adultos y semiadultos, que si se mantienen con suficiente espacio, buenas condiciones, y muchos lugares donde guarecerse, los machos son los mas propensos a permanecer escondidos en su escondite.

Temperatura:
Entre 24º y 30º. Aunque se recomienda mantenerlos en temperaturas altas, sobre los 28º C.

Agua:
pH entre 6.5 y 7.2. Agua muy oxigenada y blanda, máximo recomendable 10ºdgH, aunque estarán mejor mantenidos entorno a 4º-6º dgH. Son muy sensibles a los cambios bruscos en los parámetros del agua, como a altos niveles de compuestos nitrogenados, los cuales deberán ser siempre muy bajos o inexistentes, a la cual ayudara cambios parciales de agua con regularidad.

Acuario:
El acuario deberá poseer varios lugares donde puedan esconderse, tales como cuevas, tubos de pvc o barro cocido, oquedades en raíces, ….. La iluminación, como muchos otros loricaridos, no ha de ser demasiado potente, y agradecen la densa plantación y plantas flotantes.

El sustrato seria recomendable que fuera de tonos negros o marrones oscuros, y de granulometría pequeña, incluso arenosa y suave.

Agradecen zonas con piedras lisas, y escondites, como los antes mencionados, que estén próximas a alguna corriente, o incluso en ella.

Alimentación:
Omnívoro, aunque la mayor parte de su dieta será de origen proteico. Como comedor de algas no es bueno, y su dentición escasa y el pequeño tamaño del disco bucal así lo demuestra.

Además de todo alimento de otras especies que pudiera capturar y sea de su agrado, aceptara comida comercial para peces gato. A esto hay que añadir larva y artemia (viva o congelada), papilla para discos e incluso gambas o mejillones.

Como aporte vegetal, aunque no tan frecuente, se le puede proporcionar pepino, calabacín o guisantes.

Comportamiento:
Como todo loricarido, territorial. Pese a ser recomendable contar con varios ejemplares para lograr su posible reproducción, hay que ser cauteloso y generoso con el espacio que se le proporcione a los ejemplares, y asegurarles varios sitios donde puedan esconderse.

Aunque seria deseable un acuario especifico, nunca deberían ser mezclados en acuarios comunitarios con otros loricaridos y/o silurifomes de mayor talla o carácter que puedan suponer una competencia por territorio o alimento. Así mismo pasaría con otras especies que frecuenten la zona baja del acuario, como muchos del genero Apistogramma, siendo mejor mantenerlos junto a especies tranquilas y que ocupen zonas medias y altas, como muchos tetras.

Siendo de hábitos nocturnos, si esta bien mantenido y la iluminación no es intensa, puede ser observado fácilmente.

Reproducción:
Pese a su relativa novedad comercial, se ha conseguido su crianza en cautividad, siendo relativamente sencilla y muy similar el proceso reproductivo al de otras especies del mismo genero.

Una buena manera de incitarles es simulando la época de lluvias, con cambios frecuentes que bajen la temperatura y luego subirla, siendo la temperatura recomendable entre 28º y 30º C.

El macho es el encargado de elegir cueva e incitar a la hembra. Tras la puesta, el macho custodiara la cueva durante al menos 14 días, los 7 días que tardan los huevos en eclosionar, y los 7 posteriores en los que los alevines se alimentan de su saca vitelino.

Los huevos por puesta son alrededor de 60, de considerable tamaño. Una vez consumido el saco vitelino, pueden ser fácilmente alimentados con comida comercial especifica para peces de fondo finamente triturada e incluso con artemia recién eclosionada. A las pocas semanas, podrán comer la misma comida que ejemplares adultos. Hay que ser precavido en las primeras semanas de alimentación en vigilar la calidad del agua y no variar bruscamente los parámetros de la misma.

Anuncios: