Hypancistrus sp. (L316)

Hypancistrus sp. (L316)

Nombre común: En inglés “Black zebra jari” y “Jari zebra pleco”.

Su L-number es el L316 (DATZ 08/2002)

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Zonas con escasa vegetación acuática, corrientes moderadas, fondos de arena suave y fina con formaciones rocosas.

Distribución:
Suramérica, noreste de Brasil, río Jari.

Forma:
Cuerpo aplanado centralmente, de mayor ancho en la región anterior y que se estrecha paulatinamente hasta la región caudal. Boca suctora en posición ínfera y ojos en disposición lateral.

Coloración:
Cuerpo de coloración muy oscura, prácticamente negra, con numerosas líneas finas e irregulares de color blanco. Estas líneas en ejemplares juveniles son de mayor ancho y de un blanco mas limpio, y según crecen (especialmente en los machos) se tornan mas sucias y de menor ancho.

Tamaño:
Alrededor de 8 cm.

Diferencias sexuales:
Característico en el genero Hypancistrus, donde los machos tienen un mayor desarrollo odontal sobre el cuerpo, y en especial sobre el radio duro de la aleta pectoral y de los odontes interoperculares. Además se ha observado que en ejemplares adultos, los machos tienen una coloración más oscura y menos llamativa, con un menor contraste entre las zonas oscuras y claras. Se sabe que a partir de los 6 cm son maduros sexualmente.

Temperatura:
Entre 25º y 28ºC.

Agua:
pH entre 6.4 y 7.4. Aguas blandas/semiblandas y bien oxigenadas

Acuario:
Apto para acuarios comunitarios a partir de 150 litros para 3 ejemplares. Acuarios con numerosos escondites, bien sean con barro, madera o rocas. Una buena plantación no es necesaria, aunque ayudará a atenuar la luz y darles un fondo más sombrío. No requieren de fuertes corrientes, aunque alguna leve-moderada será agradecida.

Alimentación:
Omnívoro. Su dieta está especialmente basada en aportes proteicos, pero aceptará de muy buen grado los alimentos específicos para peces de fondo con alto contenido en espirulina y otros productos vegetales. Pese a esto, no se le considera un buen comedor de algas, más bien al contrario, siendo su labor en este sentido escasa o nula.

Al margen de esto, una alimentación óptima se podría basar en papillas clásicas, comidas en gránulos y escamas, con algún aporte regular de larvas y artemia.

Comportamiento:
Territorial pero pacífico. Como la mayoría de loricáridos demuestra una marcada territorialidad intraespecifica, y con otros loricáridos y especies con las que tenga que competir por territorio y/o comida. Pese a esto, y dada su talla, no será un competidor serio para muchos otros habitantes y se mostrará pacífico y huidizo, debiendo tener cuidado con no mezclarlo con otras especies que le pudieran desplazar.

De hábitos nocturnos, aunque si no sufre de estrés o competencia dura será relativamente sencillo poder observarle durante el día.

Reproducción:
Lograda en cautividad, no parece presentar demasiadas dificultades para darse. Son desovadores en cuevas u oquedades, con puestas que rondan los 20 huevos y siendo el macho el encargado de custodiarlos.