Hypancistrus sp. (L270-L307) (Chocolate zebra pleco)

Hypancistrus sp. (L270-L307) (Chocolate zebra pleco)

Nombre común: Chocolate zebra pleco, Tapajos zebra pleco.

Recibe dos “L-number” distintos. L270 (DATZ 11/1998) y L307 (DATZ 02/2002). Hypancistrus sp. (L270-L307).

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Zonas de corrientes, aguas oxigenadas, escasa vegetación y fondos suaves con rocas y raices.

Distribución:
Rio Curua Una, Estado de Pará, Brasil.

Forma:
Forma típica de loricarido. Cuerpo aplanado ventralmente y alargado, de mayor ancho en la zona anterior y que se estrecha paulatinamente hasta la región caudal. Ojos en disposición lateral.

Boca en posición ínfera, siendo de menor tamaño que otros loricaridos, como en todas las especies del genero Hypancistrus. De los laterales del labio superior parten dos prolongaciones cartilaginosas de pequeño tamaño.

Por forma, dentro del genero Hypancistrus, guarda muchas similitudes con el Hypancistrus sp. L129, el Hypancistrus sp. L199 y el Hypancistrus sp. L316, a los cuales se les engloba en un “grupo” dentro del genero.

Pueden llegar a confundirse ejemplares adultos de Hypancistrus sp. L270 con ejemplares semiadultos de Hypancistrus sp. L333 por la coloración. La forma de diferenciarlos es sencilla observando la aleta caudal, en el L333 mayor y con los radios duros menos arqueados, y el L270 con el mismo largo los radios blandos y los duros.

Coloración:
Cuerpo de color marrón oscuro, casi negro, con líneas irregulares por todo el cuerpo de tonos marrones claros.

Las líneas, irregulares en todo el cuerpo, son más rectas y más finas en las aletas. Además, el número de las mismas es más escaso en ejemplares juveniles.

En situaciones de estrés o por otras circunstancias que incomoden al ejemplar, las líneas claras varían su color desde el marrón claro al blanco sucio, mientras que la coloración marrón oscura del resto del cuerpo palidece considerablemente.

Aunque en estas especies el patrón de coloración es muy variable, y guarda mucha semejanza con el L129, L199 y L316 (recordemos que son “L-numbers”, no especies descritas), se pueden establecer en cuanto a coloración algunas diferencias.

L270 presenta las líneas gruesas, irregulares y raramente quebradas. L316 posee unas líneas más blancas, más finas y quebradas. L199 presenta unas líneas más claras y menos irregulares. L129 posee unas líneas más finas.

Tamaño:
Entre 10 y 12 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos poseen un crecimiento odontal mayor en el radio duro de las aletas pectorales, éstas son levemente más gruesas y el crecimiento de los odontes interoperculares es mayor que en las hembras. Tambien, aunque es difícil de apreciar, el crecimiento odontal en el resto del cuerpo es ligeramente superior en los machos.

A pesar de estas pautas, muchas veces estos factores no son muy aclaratorios o determinantes. A la dificultad de distinguir y comparar, hay que sumarle que los machos dominados por otro, llegan a presentar un aspecto más similar a una hembra que a un macho en el crecimiento odontal. Una buena alternativa u otra opción es el examen de la papila genital de los ejemplares.

Temperatura:
Entre 26º y 30ºC.

Agua:
pH entre 6.0 y 7.4. Agua blanda o semiblanda. Es recomendable mantener niveles de NO2 inexistentes y de NO3 muy bajos o nulos. Además, el agua deberá tener una buena oxigenación. No es recomendable someterlos a cambios bruscos en los parámetros, siendo mejor los cambios parciales más reducidos y constantes, que cambios de mayor porcentaje y espaciados.

Acuario:
Con un acuario de 120-150 l como mínimo para una pareja sexada sería suficiente, y a partir de 300 l si queremos mantener un grupo de 5 ejemplares.

El acuario no debe estar plantado necesariamente, aunque no desplantarán las plantas, salvo que suponga un obstáculo en sus movimientos. Las plantas flotantes ayudarán a crear zonas menos iluminadas donde también se sentirán cómodos.

Muy importante es proveerles de formaciones leñosas y rocosas que les den lugares a la sombra, y que puedan utilizar de escondites. Raíces con huecos, formaciones de pizarra, tubos de barro…

Alimentación:
Pese a ser un loricarido, no es un buen comedor de algas como muchos pudieran pensar, más bien al contrario, como otras especies del género.

Omnívoro. Se le puede alimentar con comida congelada o viva (artemia, larva…) y con productos comerciales preparados (escamas, gránulos…). Las pastillas para peces de fondo con contenido en espirulina son del todo aconsejables.

Es importante más que la cantidad, la calidad y variedad en el alimento para que se pueda desarrollar y se encuentre en óptimas condiciones.

Comportamiento:
Territorial como loricárido que es, mucho más si el espacio es reducido, y si los escondites y alimentación no son abundantes.

No es aconsejable mantenerlos con otros loricáridos u otras especies con las que comparta territorio, si estas son de mayor talla y más carácter que el, pudiendo quedarse desplazados.

Reproducción:
Conseguida en cautividad y muy similar a otras especies del género.

El agua debe estar en perfectas condiciones, compuestos nitrogenados bajos o nulos, buenas oxigenación, fosfatos bajos, …. todo ello acompañado de una buena alimentación viva y cambios parciales frecuentes.

El macho elegirá y defenderá previamente la cueva donde se realizará el desove, no dejando entrar a la hembra hasta el momento de realizarla. Esta cueva puede ser un hueco en un tronco, cueva de barro… y generalmente estará situada en una zona con corriente de agua.

El encargado de custodiar la puesta será el macho, y no abandonará la misma hasta que los alevines hayan consumido su saco vitelino y comiencen a alimentarse por si mismos.

Sexualmente maduro cuando alcanza los 7 cm aproximadamente.