Hisonotus leucofrenatus

Hisonotus leucofrenatus

Nombre común: En ingles “Níger oto” y Otocinclus sp. “niger” En Finlandia es conocido como “juovavasamamonni”.

Descrito originalmente por Miranda-Ribeiro en 1908 como Otocinclus leucofrenatus, cambiado en 3 ocasiones hasta alcanzar la definitiva como Hisonotus leucofrenatus en el 2003 a cargo de S. Schaefer. Las otras fueron Microlepidogaster leucofrenata y Microlepidogaster leucofrenatus.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypoptopomatinae..
• Tribu: Otothyrini.

Biotopo:
Márgenes de ríos de velocidad media, con vegetación ribereña, y en profundidades que rondan los 50 cm. Fondos rocosos cubiertos por numerosa vegetación y madera exteriores sumergidas.

Distribución:
Brasil, estado de Sao Paulo, Jaragua. Habitualmente es exportado desde Paraguay.

Forma:
Cuerpo ventralmente aplanado, de mayor ancho en la región anterior, y que se estrecha paulatinamente hasta la región caudal. Ojos en disposición lateral, boca suctora en posición ínfera, y carece de aleta adiposa.

Coloración:
Cuerpo de coloración marrón oscura, salpicado por pequeñas motas claras de tonos blancos y marrones pálidos. La aleta caudal comparte la misma coloración, mientras que el resto de aletas sólo la poseen el los radios, siendo las membranas interradiales casi transparentes.

Tamaño:
Entre 5 y 6 cm.

Diferencias sexuales:
Las hembras alcanzan una talla ligeramente superior, son más anchas en la región pectoral y la coloración es algo menos llamativa.

Temperatura:
Entre 20º y 26ºC, no soportando demasiado bien aguas mas cálidas sin un aumento considerable de la oxigenación.

Agua:
pH entre 6.2 y 7.8. Aguas blandas y semiblandas, nunca por encima de 14ºdGH.

Acuario:
Valido para acuarios de pequeñas dimensiones, a partir de 100-150 l para un grupo de 6-10 ejemplares.

Sin ser estrictamente necesario, es importante que el acuario esté medianamente plantado o muy plantado. En acuarios de este tipo podrán encontrarse cómodos, junto con varios escondites que les podamos proporcionar, principalmente con raíces.

No requiere de corrientes fuertes, aunque siempre agradecerá algunas zonas con corrientes medias.

Alimentación:
Omnívoro, aunque eminentemente fitófago. Una dieta basada en pastillas con alto contenido vegetal y otros preparados (comerciales o caseros) similares serán la base de su alimentación. No supondrá problema acostumbrarle a la alimentación a productos comerciales, como no será extraño que eventualmente acepte algún aporte proteico (larvas, artemia, …)

En libertad la mayor parte de su dieta, alrededor del 65%, está compuesta por diversos tipos de algas (predominando las unicelulares y luego las filamentosas) y otros componentes vegetales abarcan un 20%. Un 10% son pequeños insectos e invertebrados acuáticos, y un 7% arena y otros sedimentos.

Comportamiento:
Pacifico y poco territorial en comparación con la mayoría de loricáridos. Será extraño verle molestar a cualquier otra especie, siendo más probable que suceda a la inversa. Deberemos ser cautelosos con las especies que cohabiten en nuestro acuario para que no se vean desplazados.

Como sucede con las especies del genero Otocinclus, se trata de una especie de cardumen, siendo importante para su mejor mantenimiento el contar con un grupo de 6-8 ejemplares como mínimo.

Reproducción:
Parece probado que un buen método para inducir al desove es la subida de la temperatura, acompañado de cambios parciales de agua más frecuentes, aumento de la oxigenación, y abundancia y calidad en la alimentación.

El comportamiento reproductivo es muy similar al del género Otocinclus o Corydoras, distando en parte del comportamiento habitual en la mayoría de loricáridos.

Los machos persiguen a las hembras, en movimientos bastante agitados, y poco a poco van emparejándose un varón por fémina. Este, con movimientos alrededor de la hembra mientras nada, agita sus aletas para estimularla. Tras ésto la hembra va soltando los huevos, uno a uno, y el macho los fertiliza, aunque no utilizan la clásica postura en “T” de los Corydoras. Los huevos son esparcidos por todo el acuario indistintamente, y no muestran ningún interés en su cuidado posterior, ni siquiera por parte del padre.

Los huevos tardaran en eclosionar entre 5 y 7 días, siendo fácilmente alimentados con la misma comida que los adultos pero finamente triturada.