Herichthys sp. “Cazones” (Guapota copetona azul)

Herichthys sp. "Cazones" (Guapota copetona azul)

Nombre común: El nombre vernáculo es “Guapota copetona azul”, siendo también conocido como “Cíclido Turquesa” o “Cíclido Poza Rica”; en inglés se le conoce como “Turquoise Herichthys.” Herichthys sp. “Cazones”.

Sinónimos no válidos: El mundialmente reconocido Robert Rush Miller llegó a pensar que se trataba del enigmático Herichthys geddesi (Regan, 1905) cuyos 6 ejemplares tipo de dicha especie se encuentran actualmente en Londres, Inglaterra catalogados como BMNH 1880.4.7.40-45.

Dicho nombre se utilizó en la literatura reciente hasta el año 2004, en que se demostró (De La Maza, 2004), la localidad tipo de H. geddesi, en los registros de la Colección Ictiológica del Museo de Historia Natural de Londres llevó a la conclusión de que la localidad que aparece como tipo: “Hacienda del Hobo” entre Veracruz y Tampico corresponde a un error ortográfico derivado de la interpretación anglosajona del fonema “J” en la palabra Jobo.
Dicha localidad hoy sabemos corresponde a la actual ex hacienda del Jobo, localizada en el municipio de Tlapacoyan, Veracruz la cual perteneció a don Guadalupe Victoria, primer presidente de México. La ex hacienda es irrigada por algunos afluentes del río Nautla.

Lo anterior nos permite descartar a Herichtys geddesi como nombre científico para el cíclido turquesa del río Cazones.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Cichlasomatinae.

Biotopo:
Ríos y arroyos de aguas claras y tranquilas en la estación seca (diciembre a mayo), y turbias y caudalosas, exceptuando la canícula, en la temporada de lluvias (junio a noviembre). Lecho de piedras con vegetación tropical abundante en las orillas y poca o nula vegetación subacuática.

Distribución:
Norte de Veracruz y Puebla. Endémico del río Cazones cuyo nombre cambia a San Marcos en las partes altas al Poniente de Poza Rica; y sus afluentes incluyendo el río Agua Fría y algunas presas y bordos artificiales construidos por el hombre a lo largo y ancho de dicha cuenca.

Nota: El “cíclido turquesa” ha sufrido seriamente en los últimos años los embates causados por la depredación humana, la contaminación, el abuso de los recursos naturales y la introducción de especies exóticas (Oreochromis sp. y Thorichthys maculipinnis) en la cuenca. El pez, común en los años 80, ha sido prácticamente extirpado del río Cazones donde no se le ve más, y se encuentra en números muy pequeños en áreas muy localizadas de su distribución original.

Forma:
Típica de su género, aunque el perfil lateral frontal es notablemente más profundo y chato que en los otros miembros del género.

Coloración:
Los juveniles presentan una tonalidad verde grisácea con un sutil moteado turquesa (como pintado con pistola de aire) que va cubriendo todo el cuerpo conforme el animal se desarrolla hasta alcanzar un verde-turquesa casi sólido, con algunas marcas prominentes características en la frente, mejillas y aleta dorsal.

Tamaño:
El tamaño en el acuario puede superar los 25 cm para el macho y 15 cm para la hembra, que siempre es más pequeña. En su hábitat se han llegado a observar ejemplares que superan los 30cm S.L.

Diferencias sexuales:
Los machos son de mayor tamaño con respecto a las hembras, además, las aletas del macho son más largas y puntiagudas.

Temperatura:
En su entorno natural oscila entre los 30ºC en verano y los 15ºC en invierno. En el acuario lo ideal es entre 24ºC y 27ºC.

Agua:
En su entorno natural el agua tiene un pH relativamente elevado que oscila entre 7.5 y 8.0. En cautiverio se adapta a un amplio rango de condiciones siendo un pH de entre 7 y 8 lo ideal.

Acuario:
Se pueden desarrollar de cinco a siete ejemplares en un acuario de al menos 200 litros hasta la formación de la primera pareja. A partir de dicho momento se vuelve necesario dejar a los “lunamieleros”, retirar el resto y esperar el desove.

Son excelentes padres, sin embargo no es raro que el macho se torne letalmente agresivo hacia su compañera tras algunos días de cuidar de los alevines. Se debe de estar siempre preparado para insertar una división, y a partir de ese momento utilizar la técnica de la “división incompleta”.
Para que convivan un par de ejemplares bastará, aunque con riesgo, con un acuario de 200 litros. Si pensamos en la posibilidad de agregar otros cíclidos y/o disminuir las probabilidades de ataque por parte del macho, se tendrá que disponer de no menos de 400 litros. Se puede decorar con plantas plásticas, rocas y troncos. Son grandes cavadores.

Alimentación:
Son omnívoros, aceptan todo tipo de alimento, como verduras, insectos, lombrices de tierra, peces pequeños y los alimentos comerciales con preferencia los especiales para cíclidos.

Comportamiento:
Medianamente agresivo para su género.

Reproducción:
Es un criador sobre sustrato, en abierto.

Cuando la pareja esté receptiva mostrarán la típica librea del género que consiste en una serie de barras negras en disposición vertical en la mitad posterior de su cuerpo.

De 250 a 500 huevos serán depositados dentro de un jarro de barro, los huevos eclosionarán a partir de las 48 horas siguientes en función de la temperatura del agua.