Hemiancistrus sp. (L147)

Hemiancistrus sp. (L147)

Nombre común: Su L-number es el L147 (DATZ 02/1994). Hemiancistrus sp. (L147).

Habitualmente es importando junto a Panaque maccus, con el cual comparte hábitat. Lo extraño es encontrarlo en el comercio etiquetado como tal, siendo imposible, y más habitual ver ejemplares de Panaque maccus mezclados con unos pocos Hemiancistrus sp. L147 y vendiéndose ambos como Peckoltia vittata.

Notas sobre su clasificación:
El Hemiancistrus sp. L147 no es extraño encontrarlo en numerosas fuentes como Ancistomus sp. L147 o Peckoltia sp. L147.

La primera referencia que le engloba en el género Ancistomus viene dada tras la polémica revisión de Isbrücker en 2001. Este cambio, al igual que muchos otros, fueron muy discutidos por la comunidad científica. Poco se tardó en dejar prácticamente invalido el género Ancistomus con la revisión por parte de Armbruster en 2004, quien deja Ancistomus como sinónimo de Hemiancistrus.

Hasta que se realice una próxima revisión concienzuda de esta futurible especie, y otras especies y L-number en similar situación, como Hemiancistrus snethlageae, se torna complicada su ubicación dentro de un género concreto.

En principio es perfectamente válido ubicar el L147 en Hemiancistrus, del mismo modo que si lo ubicamos en Peckoltia. El L147 muestra ciertas facetas morfológicas similares a la mayoría de Peckoltia descritas, pero difiere en otras que se consideran básicas de este género. Situación similar que se produce con el género Hemiancistrus. En Planetcatfish podemos encontrarlo como Peckoltia y en el atlas de Drpez como Hemiancistrus, siendo ambas posturas discutibles y validas por el momento.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Hypostominae.
• Tribu: Ancistrini.

Biotopo:
Ríos de curso medio-rápido, con vegetación ribereña, y con raíces y ramas caídas.

Distribución:
Venezuela y Colombia, cuenca del río Orinoco, principalmente en el río Meta. Habitualmente es exportado desde Puerto Ayacucho y Puerto Carreno.

Forma:
Cuerpo alargado y ventralmente aplanado, de mayor ancho en la sección anterior y que se estrecha paulatinamente hasta el pedúnculo caudal. Ojos en disposición lateral y boca en posición ínfera.

Coloración:
Cuerpo de color marrón ligeramente rojizo, salpicado por motas oscuras por todo el cuerpo. Estas motas son ovaladas y pequeñas en la cabeza, y según se aproximan al pedúnculo caudal aumentan de tamaño y la forma se vuelve más irregular. Las aletas pectorales, pélvicas y dorsal muestran el mismo moteado, formando varias líneas estrechas, mientras que la aleta caudal queda formada por líneas de mayor grosor.

La coloración en ejemplares juveniles varia con respecto a su etapa adulta. El color del cuerpo suele ser de un marrón normal (sin apariencia rojiza). El moteado que posee sobre el cuerpo en la mitad posterior del cuerpo es menos numeroso y de mayor tamaño, dando la sensación de barras verticales gruesas. Las aletas tienen un moteado más desordenado, sin dar la sensación de líneas, especialmente en la aleta caudal.

El vientre posee una coloración parda más pálida que el resto del cuerpo, y muestra un moteado más espaciado.

Se puede confundir con otras especies de Peckoltia, sobre todo con Peckoltia sabaji. Diferencias morfológicas aparte, se distingue de P. sabaji por tener un moteado más numeroso, más desigual en tamaño, menos ovalado, aletas con el moteado alineado, coloración más rojiza y vientre moteado.

Tamaño:
Entre 20 y 25 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos presentan un mayor desarrollo de los odontes interoperculares y son ligeramente más esbeltos (de menor ancho en la región dorsal). Probablemente, aunque es un dato más subjetivo, los machos poseen un color más marcado en las aletas dorsal y caudal.

Temperatura:
Entre 24º y 28ºC.

Agua:
pH entre 6.4 y 7.6, aguas blandas o semiblandas, con un GH máximo recomendable de 12ºd.

Acuario:
No apto para acuarios de pequeñas dimensiones, siendo recomendables tanques a partir de 300 l para una pareja sexada.

Agradecen un acuario sin exceso de luz. Se puede conseguir con un acuario plantado, no dañando las plantas, y/o con plantas flotantes. Hemos de darles varios escondites, ubicados en zonas sombrías, y con predilección por los que tengan una corriente moderada.

Deberemos proporcionarles varias raíces, que sirven al mismo tiempo de escondite y también para que puedan extraer celulosa para sus procesos digestivos.

Alimentación:
Omnívoro. La alimentación no será un problema con esta especie, siendo fácil acostumbrarla a los alimentos comerciales.

Debemos suministrarle una alimentación mixta, tanto suministros vegetales como aportes proteicos. La parte vegetal se puede suplir con las verduras habituales (pepino, calabacín, guisantes…), ayudado por los alimentos ricos en vegetales específicos para especies de fondo. La parte proteica podremos suministrársela en alimento granulado, en escamas o congelado (larva, artemia…).

Comportamiento:
Tímido, de hábitos nocturnos y un poco asustadizo, como muchos Loricáridos, prefiriendo pasar la mayor parte del tiempo escondido, sobre todo durante el día.

Pese a ser una especie territorial, sobre todo intraespecificamente, comportamiento que va prácticamente unido a la palabra Loricárido, es relativamente pacifico. No tiene un comportamiento excesivamente agresivo con otros similares, o con otras especies con las que comparta zona en el acuario.

Reproducción:
Lograda en cautividad, aunque no esta muy documentada.

Como muchos Loricáridos, el macho se encarga de elegir la cueva u oquedad donde se realizará la puesta, preferentemente un lugar con una corriente media. Se sugiere incitar el desove con una buena alimentación, buena calidad de agua y leves bajadas de temperatura.

El macho cuida la puesta durante los días que tardan los alevines en eclosionar y en consumir su saco vitelino. Las puestas son numerosas, pudiendo realizar puestas de más de 100 huevos.

Con una talla de 13-15 cm son ya sexualmente maduros.