Gymnogeophagus australis

Gymnogeophagus australis

Nombre común: Castañeta, australis, cometierra, e internacionalmente se le conoce como Uruguayan eartheater. Gymnogeophagus australis.

Antiguas denominaciones: Geophagus australe, Geophagus australis.
Nota: Antes estaban englobados dentro del género Geophagus, pero en 1.918, Ribeiro, haciendo referencia a la ausencia de escamas en las “mejillas”, crea este género, que por cierto quedó en el olvido hasta que en 1.975 el belga Gosse, adicionó a los Gymnogeopagus australis, G. rhabdotus y G. gymnogenys.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae.(Cíclidos)
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Geophagini.

Biotopo:
Subtropical. Habita en ríos, arroyos, lagos y lagunas, preferentemente en las zonas de aguas mansas, suele cohabitar con Jenynsia multidentata, y J. lineata (madrecitas) y con el Cichlasoma facetum (chanchita).

Distribución:
En la cuenca de los ríos Uruguay y Paraná en Uruguay y Argentina.

Forma:
De aspecto robusto, esta especie es alargada en relación con otros Gymnogeophagus. Si trazamos una línea vertical imaginaria entre el primer radio de la aleta dorsal y el opérculo veríamos que esta especie cuenta con una cabeza “triangular”. La cabeza carece de escamas y la boca cuenta con gruesos labios que le permiten remover el sustrato, está muy especializado al separar facilmente el alimento de la arena. En una fila horizontal tienen entre 26 a 28 escamas romboidales, mientras que el G. meridionalis o el G. rhabdotus tienen entre 22 a 25 escamas.

Coloración:
Base amarillo a ocre en ejemplares dominantes en la mitad anterior y aclarándose hasta tonos arena en la mitad posterior, con tonos rojos y celestes iridiscentes en las aletas dorsal, caudal, anal y en menor medida, también en las aletas ventrales. En tanto que tonos más apagados, en la gama del gris serán los que mostrarán los peces dominados o estresados. Una banda lateral negra y sinuosa es a veces perceptible, más visibles son aún dos puntos que forman parte de dicha banda, el primero en la mitad de su longitud y el segundo en el pedúnculo caudal.

Tamaño:
Machos en torno a los 16 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos tienen las aletas dorsal y anal finalizadas en punta, además son más coloridos que las hembras.

Temperatura:
Estos peces están adaptados a soportar un rango de temperaturas notable, con mínimas en invierno en torno a los 8ºC y máximas en verano que superan los 30ºC. En acuarios lo ideal sería mantenerlos entre 18 y 26ºC, inclusive es recomendable que nosotros nos encarguemos de brindarle diferentes estaciones variando la temperatura, acorde con las que tienen en su hábitat, ganando de esta forma salud y reduciendo su metabolismo, lo que se traduce en una mayor esperanza de vida.

Agua:
pH entre 6,6 a 7,3; dGH máximo 10º. Es un pez fácil de mantener.

Acuario:
A partir de 100 litros, con muchas plantas tomando la precaución de rodearlas con piedras para evitar que sean arrancadas, con troncos que le permitan zonas donde no siempre esté expuesto y piedras lisas en el fondo semiocultas tanto horizontales como verticales, que es donde realizarán las puestas; también se pueden realizar cavidades acordes a su tamaño.

Alimentación:
Alimento vivo primordialmente, también aceptará larvas de insectos, insectos, pequeños peces, trozos de carne, y 2 ó 3 veces a la semana también aceptará papilla y escamas. En su hábitat uno de sus alimentos naturales aparte de las larvas de insectos son las “madrecitas” (Jenynsia multidentata, y J. lineata), unos prolíficos vivíparos.

Comportamiento:
Es algo más agresivo que el G. meridionalis. Necesita que el acuario cuente con territorios fácilmente delimitables para que los conflictos sean menores, cuánto mayor es el tanque más pacíficos se muestran, por lo tanto es ideal para mantenerlos en estanques. Como lo dice su nombre científico, los come tierra removerán el sustrato, por lo tanto conviene proteger a las plantas rodeando los tallos con piedras.

Reproducción:
Es un incubador de sustrato. El macho tras la puesta, que tanto puede ser en una piedra lisa horizontal preferentemente, como así también vertical, cava un hoyo, donde más tarde se trasladarán a los huevos desde la piedra en la que han sido fertilizados. Más tarde el macho se encargará de cuidar su territorio. La madre en tanto, cuida la puesta, la limpia, ventila, e inclusive ante el peligro los toma dentro de su boca. La puesta constará de unos 300 huevos aproximadamente, que eclosionarán a las 72 horas aproximadamente (dependiendo de la temperatura), al eclosionar serán cuidados y trasladados de lugar, en tanto que en cuanto logren nadar libremente serán guiados por ambos padres. La puesta constará de unos 80 huevos aproximadamente. Al cabo de unos 20 días podremos optar en separar a la madre y los alevines, o bien, solamente a los alevines a un acuario de cría.