Ctenopoma acutirostre (Gurami leopardo)

Ctenopoma acutirostre (Gurami leopardo)

Nombre común: Aunque no es un gurami ni pertenece a la misma familia de los guramis, el nombre común más usado es el de Gurami leopardo o “Gourami leopardo”. También se le conoce como “Perca trepadora moteada” o “Pez-hoja africano”. En alemán se le denomina “Gefleckter Buschfisch”. En inglés se refieren a él con los nombres comunes de “Leopard bushfish”, “Leopard Ctenopoma”, “Spotted climbing perch”, “Congo Leaf Fish”, “Purple Bushfish” o “Spotted ctenopoma”. Ctenopoma acutirostre.

Sinónimos en desuso: Anabas acutirostris, Anabas ocellatus acutirostris, Anabas ocellatus y Ctenopoma acutirostris.

Primera importación: en 1955.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Anabantidae.(Anabántidos)
• Subfamilia: Trichogastrinae.

• La familia Anabantidae agrupa a los peces –casi todos africanos a excepción de un par de especies del subcontinente indio– denominados también como “percas trepadoras”. En algunas fuentes anticuadas aún se sigue una clasificación errónea que denomina como “anabántidos” a los laberíntidos asiáticos de la familia Osphromenidae, de los que los géneros Betta, Gourami, Colisa y Macropodus son los más conocidos.

Biotopo:
Aguas con poca corriente.

Distribución:
Africa Central: República Democrática del Congo y Zaire. Cuenca del río Zaire, en el curso medio e inferior (ríos Bumba y Kondio, entre otros muchos) y cuenca del río Congo.

Forma:
El aspecto de este pez recuerda al del “Pez hoja sudamericano” (Monocirrhus polyacanthus, ver ficha en la familia Polycentridae) y su comportamiento es muy similar, tratándose ambos de depredadores que permanecen al acecho escondidos entre la vegetación o las hojas flotantes amparándose en su camuflaje mimético y esperando inmóviles a que la presa esperada aparezca delante de ellos para lanzarse sobre ella con una rapidez inesperada.

Dispone de una enorme boca de forma protáctil, que le permite tragar presas de casi la mitad de su propio tamaño, lo que hace que tengamos que elegir de forma muy cuidadosa sus compañeros.

Las aletas dorsal y anal son muy cortas, y no destacan del cuerpo, que parece una forma homogénea. La aleta caudal es simple, sin terminaciones en punta, e igualmente recogida en torno al cuerpo.

Los machos presentan una fila de espinas en la parte trasera de los opérculos, pero no es siempre visible en todos los ejemplares.

Los ojos son grandes, lo que indica un comportamiento crepuscular, aunque no son estrictamente nocturnos, sino que son especialmente activos justo antes de que la luz decaiga del todo, cuando su camuflaje es más efectivo.

Coloración:
Como su nombre común indica, presenta grandes puntos formando un moteado negro sobre fondo amarillo, similar al de un leopardo.

Algunos ejemplares, especialmente adultos, toman una coloración de fondo parda oscura en la que apenas destacan los grandes puntos.

Tamaño:
En libertad puede alcanzar hasta 15-20 cm, aunque en acuario permanece normalmente de menor tamaño.

Diferencias sexuales:
Las hembras tienen pequeñas manchas en las aletas, mientras que los machos –de mayor tamaño– presentan una fila de espinas en la parte trasera de los opérculos. Pueden no ser muy significativas. En época reproductiva el macho presenta una marca en forma de punto y algo erizada en la base del pedúnculo caudal, de la que carece la hembra.

Temperatura:
La temperatura debería estar entre los 21-26ºC.

Agua:
El pH óptimo estaría alrededor del neutro, aunque aguantará valores desde 6 al 7.5. El GH puede variar entre 5ºd y 15ºd. Para intentar la reproducción es imprescindible agua blanda y ácida.

Acuario:
Acuario específico o con peces pacíficos más grandes que él o como poco de su mismo tamaño. En acuarios excesivamente pequeños vive escondido, pero con más espacio y compañeros grandes y tranquilos se vuelve más activo y actúa de forma pacífica. Necesita espacio para nadar.

Acuario muy plantado con decoración a base de raíces y escondites Un fondo oscuro y una luz tenue harán que se sienta más comodo.

Como con todos los peces dotados de órgano laberíntido, hay que dejar cierta distancia (2-3 cm) entre la superficie del agua y la tapa del acuario que permita una condensación en la que el aire tenga la misma temperatura que el agua, ya que acostumbran a respirar de vez en cuando con su ógano laberíntido, capaz de tomar aire atmosférico.

Alimentación:
Es un depredador carnívoro. Comerá todo lo que se mueva y le quepa en la boca, que es mucho mayor de lo que parece, por lo que no es un buen acompañante para peces pequeños, ya que puede tragarse de un bocado a un pez de la mitad de su tamaño.

Puede acostumbrarse al alimento congelado (artemia, daphnia, larvas, trozos de pescado…). y con algo de insistencia, a las escamas.

Comportamiento:
Son peces de actividad crepuscular, pero no noctura. Actúan del mismo modo que los peces hoja sudamericanos, manteniéndose inmóviles la mayor parte del tiempo entre la vegetación esperando que una presa pase junto a ellos para abalanzarse sobre ella por sorpresa. Por esta razón, a algunos aficionados su casi inmovilidad les resulta poco atractiva. No obstante, necesita espacio suficiente para nadar. Hay que cuidar mucho los compañeros, ya que cualquier pez más pequeño puede ser engullido por un Ctenopoma acutirostre.

Si ya se dispone de un grupo de Ctenopoma acutirostre, introducir nuevos ejemplares puede ser muy problemático, ya que los peces veteranos verán a los nuevos como invasores de su espacio y, a menos que sean de mucho mayor tamaño, la situación suele acabar con la muerte de los recién llegados.

Reproducción:
Reproducción: Muy rara y difícil en cautividad. Las fuentes más serias (el Zoológico de Basilea y otros informes exitosos de cría) demuestran que diseminan los huevos, mientras que algunas fuentes afirman que son constructores de nidos de burbujas. Es posible que como una reminiscencia del pasado, algunos ejemplares desarrollen un inicio de nido de burbujas, pero está claro que no lo usan en su reproducción.

El macho envuelve a la hembra en un abrazo similar al de otros anabantoideos para la fertilización, pero los huevos, semitransparentes y de 1 mm de diámetro, quedan diseminados por todos los niveles del acuario. Los padres parecen no comerse los huevos, pero para evitar problemas, puede ser preferible retirarlos del tanque una vez producida la puesta.

La eclosión se produce dos días después de la puesta, y las larvas permanecen flotando cabeza abajo, mostrando un visible saco vitelino. Las larvas –de color negro sin marcas– sólo empiezan a nadar cuando este saco es absorbido por completo, momento en que optan por refugiarse entre la vegetación (musgo de Java es ideal para este propósito).

En este momento han de ser alimentados con infusorios y rotíferos en los primeros días y enseguida se puede cambiar a nauplios de artemia y microgusanos.

Con un mes de edad los pequeños desarrollan una coloración de base ocre-beige, cubierta de puntos marrones y se muestran muy voraces, comiendo gusanos grindal, pequeñas larvas de mosquito e incluso artemia adulta de pequeño tamaño. Poco a poco se les puede ir acostumbrando a comer comida seca.

Las crías tienen una maduración muy lenta y es complicado sacarlas adelante. Necesitan una gran cantidad de alimento (preferentemente vivo) y que el agua se mantenga limpia en todo momento. Muchos intentos de cría han sido incapaces de sacar adelante a las crías más allá de los dos meses de edad.