Geophagus surinamensis (Come tierra perlado de Surinam)

Geophagus surinamensis (Come tierra perlado de Surinam)

Nombre común: Come tierra perlado de Surinam, en Venezuela se les conoce como Cara de Caballo (nombran así a todos los Geophagus en general), Acará tinga en Brasil, Hawa lipa y Pakotala (entre otros) en la Guyana Francesa, en inglés Red Striped Eartheater. Geophagus surinamensis.

Etimología: Geophagus proviene de las palabras griegas geo = tierra y phagus = comer; en tanto que surinamensis hace referencia al río Suriname, que además da nombre al país de donde procede el ejemplar tipo.

Antiguas denominaciones: La original ha sido Sparus surinamensis Bloch, 1791, además se le ha llamado Sparus trimaculatus Shaw, 1809

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Geophagini.

Biotopo:
Habita en los fondos lodosos o con arena y donde el agua tenga escasa corriente.

Distribución:
En los ríos Saramacca y Suriname en Surinam, Marowijne en Surinam y en la Guyana Francesa y en el alto Magdalena y sus afluentes en Colombia y Venezuela.

Forma:
Comprimido lateralmente, tiene el cuerpo ovoide, siendo la mitad anterior más grande que la posterior. Destaca su cabeza angulada con su largo hocico, como la alta posición de los ojos, su boca es protráctil y está dispuesta en la zona inferior -acorde a sus hábitos alimenticios-.
La aleta caudal es truncada y en los ejemplares adultos posee prolongaciones filamentosas en ambos extremos. Su línea lateral se bifurca al llegar al pedúnculo caudal.

Coloración:
El tono base varía acorde a su lugar de procedencia, gris o verde oliva (ambos en tonos claros). Los puntos iridiscentes que forman líneas horizontales pueden ser rojos, azules, amarillos o verdes. También son muy llamativas todas sus aletas, que a excepción de las pectorales cuentan con un patrón de “líneas” rojas y azules. También destaca su irregular marca, una suerte de cuadrado no siempre visible en la mitad de su cuerpo.

Tamaño:
Máximo en torno a los 35 cm T.L. Loiselle, 1980. En acuarios por lo general no superan los 18 – 20 cm.

Diferencias sexuales:
Los machos son más grandes y coloridos que las hembras, los machos adultos desarrollan una giba característica de algunas especies de los géneros Geophagus y Gymnogeophagus.

Temperatura:
Entre 22 y 27ºC.

Agua:
pH entre 6.0 y 7.6, dureza total entre 3ºdGH y 15ºdGH.

Acuario:
A partir de 150 litros para un trío, aunque se sienten mejor en acuarios más grandes y en compañía de varios congéneres. El tanque deberá de contar con sustrato conformado por arena de río o de cantos rodados de pequeña granulometría, piedras dispuestas a modo de losetas, cavidades (han de ser estructuras sólidas), muy plantado, preferentemente con especies robustas y troncos.

El filtro deberá de mover a la hora unas tres veces el volumen de agua del tanque, y los cambios parciales de agua serán de al menos el 20% a la semana, de lo contrario serán susceptibles a enfermedades tales como la Enfermedad de los Agujeros en la Cabeza o EdAelC (HITH por sus siglas en inglés).

Alimentación:
Con su boca protráctil busca alimento removiendo el sustrato, llevando a su boca trozos de lodo, fango o bocados de arena –no en vano es un “come tierra”– quedándose con los minúsculos seres vivos y devolviendo (escupiendo) a la materia no digerible.

En cautividad aceptará dafnias, artemias, gusanos grindal, larvas de insectos, etc. también aceptarán alimento seco (hidratar previamente los gránulos y/o escamas).

Comportamiento:
Pacífico si cohabita con especies de talla similar a la suya o algo menores, intraespecíficamente, las hembras son pacíficas, sólo los machos dominantes se tornan algo agresivos, especialmente en época de reproducción.

Los machos son polígamos.

Emiten sonidos, aunque aún no se dispone de estudios concluyentes, hay autores que teorizan sobre la comunicación entre congéneres.

Reproducción:
El agua deberá de ser ligeramente ácida y blanda o semi blanda. Cada macho albergará en su territorio a varias hembras.
Tras el cortejo, limpiarán cuidadosamente una piedra o realizarán un hoyo en el sustrato, posteriormente la hembra (en función de su tamaño) desovará entre 50 y 150 huevos de color amarillo.

Son incubadores bucales larvófilos (también llamados tardíos), es decir, que una vez que eclosionan los huevos, las larvas son inmediatamente llevadas a la cavidad bucal de los padres, quedando en su interior para su terminar su desarrollo.

Tras dicho periodo, los alevines ya poseen el tamaño suficiente para ingerir infusorios, nauplios y alimentos preparados en pequeños trozos.

Durante la noche y ante cualquier peligro potencial los alevines rápidamente irán a la boca de sus padres.

El cuidado por parte de los padres supera las cuatro semanas.

Anuncios: