Geophagus altifrons

Geophagus altifrons

Nombre común: No tiene en castellano, en inglés se le denomina “Redstriped eartheater”, nombre que comparte con el G. surinamensis por lo que en realidad se presta a la confusión. Geophagus altifrons.

Sinónimos no válidos: No tiene al conservar su denominación original.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Geophagini.

Biotopo:
Viven en grupos y en espacios abiertos con fondos arenosos, fangosos o conformado por pequeños cantos rodados pero que a su vez estén relativamente cerca de zonas que les provean de refugios.

Distribución:
Extensiva a lo largo de casi todo el cauce del propio río Amazonas, también está presente en muchos de sus afluentes y a su vez en los tributarios de éstos: río Xingú, Trombetas, Tapajós, Arapiuns, Tocantins, Uatuma, Guamá, Purus, Negro, lago de Sapucúa…

Nota: Se ha introducido a esta especie en Singapur.

Forma:
Comprimido lateralmente, es de cuerpo alto hasta aproximadamente el inicio de la aleta dorsal donde el perfil desciende abruptamente. La posición de los ojos es elevada y la de la boca terminal.

Cuenta con 18 espinas en la aleta dorsal y 11 radios, posee 8 radios en la aleta anal y tiene 37 escamas en la línea horizontal E1.

Ambos sexos presentan las llamativas prolongaciones filamentosas en los dos extremos de la aleta caudal, generalmente también cuentan con dichas prolongaciones las aletas ventrales, dorsal y anal.

Coloración:
Es uno de los cometierra más espectaculares, la cabeza es de color cobre y cuenta con una línea infraorbital azul iridiscente, otra línea similar aunque de mayor grosor se inicia sobre la comisura de los labios en dirección a los opérculos.

El resto de la coloración del cuerpo varía en función de donde proceda, el tono base puede ser de la gama del crema al de los verdes claros, siendo la mitad superior de un tono más oscuro que la inferior y atravesado por varias filas horizontales de puntos rojos.

Las aletas alternan marcas azules iridiscentes con rojas y cuentan con hermosas prolongaciones filamentosas rojas, siendo también de este color el borde exterior de cada una de las aletas.

Para identificarlo además de las ya mencionadas prolongaciones filamentosas, también le delata la ausencia de la marca negra –a veces reducida a un punto- situada en la mitad de su cuerpo y que es característica en muchos de sus congéneres.

Tamaño:
Máximo en torno a los 23 cm T.L.

Diferencias sexuales:
Monomórfico.

Temperatura:
Entre 25 y 30ºC.

Agua:
pH entre 5.5 y 7.0, dureza total entre 3 y 10º dGH, debido a su extensa distribución geográfica, aunque Rainer Stawikowski afirma que siempre los ha encontrado en aguas con débil mineralización.

Acuario:
A partir de 120 cm de largo, con una capacidad no inferior a los 240 litros y que cuente con sustrato de arena de río, o grava de pequeña granulometría, piedras lisas dispuestas a modo de losetas (donde probablemente la hembra desovará) y algún tronco acorde con el tamaño del tanque.

Alimentación:
Como todo cometierra busca su alimento al filtrar el sustrato; el aporte vegetal no será tan importante en esta especie como lo es para el resto de sus congéneres, por lo tanto además será necesario brindarle proteínas (en la naturaleza capturan pequeños peces).

Comportamiento:
Son gregarios, lo ideal es mantenerles al menos en pequeños grupos de unos 5 o 6 ejemplares en adelante y siempre en función del tamaño del tanque, son medianamente agresivos, aunque hay que tener en cuenta lo expresado en el apartado anterior, debemos de evitar que cohabiten con pequeñas especies.

Reproducción:
Criador bucal de relación biparental.
Establecida la pareja la hembra desovará en pequeñas hileras conformadas por no más de una docena de huevos, a continuación mientras la hembra se dispone a desovar en otra hilera el macho fecundará la anterior…
Será la hembra la que llevará a los huevos dentro de su cavidad bucal durante al menos 5 o 6 días, en tanto que el macho cuidará del territorio circundante, durante estos días estará especialmente agresivo, siendo lo ideal sería quitar al resto de los habitantes del acuario o al menos disponer de un separador que evite la visión a uno y otro lado, de esta manera les evitaremos gran parte del estrés y los padres no tendrán dentro de su cavidad bucal permanentemente a los alevines lo que les permitirá alimentarse y recuperarse más rápidamente.

Si los padres intuyen peligro para sus crías no dudarán en refugiarlos en su boca.

Los alevines en cuanto naden libremente aceptarán nauplios de artemia salina e inclusive los gusanos grindal de menor tamaño.