Farlowella mariaelenae

Farlowella mariaelenae

Nombre común: En Venezuela suele llamarse “aguja” o “agujeta”, además de los nombres comunes habituales para referirse a las Farlowella, como “varilla” o “palito”. Farlowella mariaelenae.

Importado habitualmente junto a la Farlowella más común, Farlowella vittata, con la que comparte hábitat y lugar de captura.

Clasificación:
• Orden: Siluriformes.
• Familia: Loricariidae. (Loricáridos).
• Subfamilia: Loricariinae.

Biotopo:
Ríos de aguas claras, con corrientes moderadas y con vegetación y raíces sumergidas en las orillas.

Distribución:
Cuenca del río Orinoco, en las llanuras de Venezuela y Colombia. Principalmente en los ríos Apure, Meta y Guaviare, así como en sus afluentes.

Forma:
Forma característica del género. Cuerpo muy alargado y esbelto, aplanado centralmente y de mayor ancho en la sección anterior que en la posterior.

La región ventral del cuerpo se encuentra cubierta por placas óseas, fácilmente visibles, y que generalmente son la clave para distinguir a ciencia cierta entre varias Farlowella.

La región caudal, de mayor tamaño que en otros Loricáridos, cuenta con una aleta característica, lanceolada y con una prolongación filamentosa de gran tamaño que parte del radio duro superior. También posee esta prolongación desde el radio inferior pero de un tamaño considerablemente menor en comparación.

La cabeza cuenta con un hocico largo y notorio, de menor ancho que la cabeza. La boca se encuentra en posición ínfera, con un disco bucal casi redondo, y con dos pequeñas prolongaciones carnosas a ambos lados procedentes del labio superior.

Coloración:
Cuerpo de coloración marrón de variable intensidad, siendo la sección posterior ligeramente más oscura.

El hocico es de tonos muy oscuros, casi negro, y de él parten dos líneas horizontales, pasando por los ojos y hasta poco después de la región dorsal. Estas líneas, prácticamente rectas, poseen el borde superior dentado en las cercanías a la base de la aleta dorsal.

Los radios duros de las aletas pectorales, pélvicas y dorsal muestran una coloración rayada, alternando el marrón claro con el marrón oscuro. Por el contrario, los radio duros de la aleta caudal son muy claros, al igual que las prolongaciones filamentosas que parten de ellos. La coloración del vientre es uniforme y pálida.

Tamaño:
Entre 20 y 25 cm.

Diferencias sexuales:
Poco apreciables, salvo en época de reproducción. Los machos desarrollan un crecimiento odontal más notorio en ambos lados de la cabeza, especialmente en el hocico.

Temperatura:
Entre 24º y 29ºC.

Agua:
pH entre 6.4 y 7.5, aguas semiblandas y muy oxigenadas.

En libertad siempre es encontrado en aguas claras y limpias, nunca en aguas turbias y oscuras.

Acuario:
Válido para acuarios comunitarios de no gran volumen, pudiendo mantenerse en volúmenes superiores a 200 l.

El acuario deberá estar profusamente plantado, y con raíces y formaciones rocosas que le sirvan de cobijo y escondite. Sobre alguna de ellas será conveniente dirigir una moderada corriente.

Alimentación:
Omnívoro, aunque mayoritariamente fitófago. Las algas, en especial marrones y verdes, serán gran parte de su alimentación, aunque no podemos esperar que se alimente sólo de ellas.

Podemos suministrarle para complementar su dieta productos como calabacín, pepino y similares, junto con alimento específico para especies de fondo.

Asimismo deberemos proporcionarle un suministro proteico, no siendo problemático alimentarlo con comida granulada, en escamas, papilla… o larvas y artemia (viva o congelada).

Comportamiento:
Tímido y pacífico. Pese a tener cierto carácter territorial con su misma especie disponiendo de espacio suficiente no será problema el mantener varios ejemplares.

De carácter asustadizo y de comportamiento nocturno, aunque en acuarios adecuados (muy plantados o con poca intensidad de luz) fácilmente podremos observarle durante el día.

Es una especie un poco delicada, debiendo ser muy cautelosos con los compañeros de acuario que le pongamos. Carácidos y otras especies de cardumen que frecuenten la zona media o alta del acuario, que sean poco agresivas y tranquilas, serán compañeros ideales.

Reproducción:
No se tienen datos certeros sobre su reproducción en cautividad, aunque probablemente sea muy similar a otras especies del género Farlowella, o Sturisoma, por ejemplo.

El macho será el encargado de elegir el lugar de la puesta, y cuidará de ella hasta que los alevines hayan consumido su saco vitelino y puedan comer por si mismos.