Dimidiochromis compressiceps (Comeojos del Malawi)

Dimidiochromis compressiceps (Comeojos del Malawi)

Nombre común:
Se le conoce comúnmente por “Comeojos del Malawi” (en inglés “Malawi Eyebiter”), pero también se le ha conocido por los nombres científicos Haplochromis compressiceps, Cyrtocara compressiceps y Paratilapia compressiceps. Dimidiochromis compressiceps.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Clase: Actinoptergii (Actinopterígios).
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Pseudocrenilabrinae (Pseudocrenilábridos).

Biotopo:
Su hábitat natural no se encuentra muy alejado de las costas del lago. Gusta de aguas abiertas y zonas en las que abundan las praderas de Vallisneria.

Distribución:
Aunque es más conocido por pertenecer al lago Malawi con una amplia distribución, también se lo encuentra en el lago Malombe.

Forma:
Muy comprimido lateralmente. Boca de gran tamaño, donde se destaca la mandíbula inferior. En general, su aspecto evidencia que es un depredador feroz.

Coloración:
Los machos poseen una coloración azul brillante. Tanto la terminación de su aleta dorsal como la aleta anal cuentan con tonos rojos. Las hembras en cambio son totalmente plateadas con una franja horizontal negra que puede desaparecer completamente dependiendo de su estado anímico.

También hay una variedad geográfica cuyas hembras son doradas en lugar de plateadas. De todas formas, se cree que ésto no se debe a diferentes características morfológicas de estas variedades, sino a una alimentación diferente. Un fundamento razonable, es que en acuarios estas hembras retoman la coloración plateada.

Tamaño:
Los machos pueden superar los 25 cm de longitud. Las hembras no suelen pasar de 17 cm. En acuario suelen permanecer más pequeños.

Diferencias sexuales:
Además de las mencionadas en el apartado de coloración, los machos cuentan con ocelos en la aleta anal.

Temperatura:
24°C a 27ºC.

Agua:
Los valores característicos del lago Malawi:
pH: entre 7.7 y 8.6.
KH: sobre 8-10°d.
GH: entre 12ºd y 15ºd.
Se recomienda una fuerte filtración y mantener el agua bien oxigenada.

Acuario:
Por su gran tamaño y requerimientos de aguas abiertas necesita de acuarios amplios. Al menos con una capacidad de 350 litros. El acuario puede contar con algunas rocas, pero principalmente para decoración. Además de espacio para nadar, se les pueden proporcionar alguna zona con abundante vegetación. Utilizar Vallisneria, como en la naturaleza, es una buena idea.

Sus compañeros del tanque, deben ser cíclidos de buen tamaño. Evitar siempre juntarlos con M’bunas, Aulonocaras, juveniles de “Utakas” u otros cíclidos de similar tamaño, que en la naturaleza suelen ser su alimentación.

Alimentación:
Durante la primera etapa de vida su alimento predilecto es el zooplancton. Una vez que alcanza buen tamaño, se alimenta principalmente de peces, que atrapa con su sigiloso método de emboscada. Utilizando herramientas fundamentales como el ambiente en el que habita, con densa cantidad de Vallisneria y su cuerpo lateralmente comprimido, se coloca con la boca hacia abajo y allí se queda con paciencia al acecho de su presa, que es devorada repentinamente con increíble velocidad.

En acuarios, acepta todo tipo de alimentos comerciales siendo ideales gránulos o sticks para carnívoros, krill y fundamentalmente alimentos vivos, incluyendo peces.

Comportamiento:
Es una especie no territorial, exceptuando el momento de cría. Por este motivo puede ser mantenido en un mismo tanque con muchas especies del lago, de similar tamaño. Debido al cambio de estado de ánimo en época de reproducción, el verdadero peligro puede estar relacionado entre ejemplares de la misma especie. Por ello, se recomienda mantener un macho y al menos tres hembras por acuario.

Esta especie es curiosamente conocida por succionar ojos de peces, lo cual, al menos en acuarios suelen ser casos atípicos, pudiéndose dar, sólo en esta medida, con ejemplares juveniles, cuyo tamaño aún no le permite intentar atrapar la presa entera.

Reproducción:
Se trata de otra especie de incubación bucal, que tanto identifica a los cíclidos de este lago. Todo comienza cuando el macho repentinamente comienza a mostrarse territorial y se encarga de alejar a cualquier ejemplar del acuario de cierta zona que el elegirá para el cortejo. Luego de cavar un pequeño nido en la arena, se encarga de atraer a una de las hembras para comenzar el cortejo. Una vez que la hembra ya tiene en su boca los de 150 a 250 huevos fertilizados (hembras jóvenes no suelen sacar más de 40 alevines), se mantendrá oculta entre rocas o entre las plantas durante las tres semanas que dura la incubación. En acuarios, las hembras son muy propensas a tragarse los huevos por estrés, por lo que se recomienda separar a la hembra lo antes posible si se pretende reproducirlos. Los alevines deben ser alimentados con alimento vivo como artemias o daphnias.

Anuncios: