Dicrossus sp. “Tapajós”

Dicrossus sp. "Tapajós"

Nombre común: Cíclido ajedrez del río Tapajós, Dicrossus sp. “Tapajós”, y Tapajós checkerboard cichlid. Dicrossus sp. “Tapajós”.

Primera importación: Por Warzel hacia Alemania en 1992.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Crenicaratini.

Biotopo:
Las aguas del río Tapajós son de las denominadas “claras”, su coloración es verde azulada y son transparentes a tal punto que al paraje conocido como Alter do Chao le denominan el Caribe brasileño de los ríos, es decir que es un agua con gran visibilidad y por tanto es “obligado” hacer uso del snorkel…

Cuando confluye con el Amazonas las aguas no se mezclan y se puede observar de una lado la masa de agua verde azulada del Tapajós y por otro a la mayoritaria masa de agua marrón del gran río.

Prefiere las zonas de poca o nula corriente, que posean “colchones” formados por hojas sobre el fondo arenoso de los ríos o lagos.

Distribución:
Hasta el momento se cree que es endémico del río Tapajós.

Forma:
Similar a la de sus congéneres, es decir, alargado, de cuerpo bajo y comprimidos lateralmente. Su boca es pequeña en relación al tamaño del cuerpo y dispuesta ligeramente hacia abajo acorde a sus hábitos alimenticios.

Un macho adulto posee la aleta caudal redondeada a ligeramente lanceolada, en tanto que la de la hembra es siempre redondeada.

Coloración:
Poseen tres filas horizontales formadas por marcas negras más o menos rectangulares sobre un fondo beige a gris arena.
Los machos cuentan con más colorido, las aletas caudal y dorsal poseen tonos rojizos con un reborde gris, la aleta anal es azul iridiscente, en tanto que las hembras tienen las aletas impares transparentes.

Nota: Se le distingue del D. sp. “Rio Negro” además de en el tamaño, en que D. sp. “Tapajós” posee las tres filas horizontales con marcas más o menos rectangulares, en tanto que D. sp. “Rio Negro” las posee con forma ovoide.

Al igual que su congénere más cercano el D. sp. “Rio Negro” poseen sus respectivas marcas características en 3 filas horizontales en tanto que las dos especies que cuentan con descripción científica (D. filamentosus y D. maculatus) sólo tienen 2.

Tamaño:
Máximo en torno a 3-3,5 cm.

Diferencias sexuales:
Además de la mencionada en el apartado “Coloración”, que por cierto solamente se puede apreciar en ejemplares adultos, la aleta dorsal finaliza en punta y es más alta en los machos en tanto que es redondeada en las hembras, también la aleta anal es puntiaguda en los machos y redondeada en las hembras, y en que la aleta caudal nunca es lanceolada en las hembras.

Temperatura:
Entre 24 y 32ºC, en acuarios lo ideal es mantenerles entre 26 y 28ºC.

Agua:
pH entre 4.0 y 5.2, dureza total máxima en torno a 3º dGH, totalmente libre de compuestos nitrogenados.

Nota: Como se puede observar por sus particulares requerimientos sólo se aconseja mantener a esta especie sólo por acuaristas expertos, Warzel capturó unos pocos ejemplares en el río Tapajós en agua con un pH inferior a 4.0 (Römmer).

Acuario:
A partir de 80 litros para mantener a un grupo de unos 8 ejemplares. El tanque deberá de estar provisto con muchas plantas y refugios, sustrato de granulometría fina y si puede ser arena de río mejor aún, “colchones” de hojas dispuestas sobre el sustrato.

Alimentación:
Remueve ligeramente el sustrato en busca de pequeños invertebrados en su hábitat, así que para mantenerlos en nuestros acuarios tenemos que estar capacitados para poder brindarles una relativa amplia gama de alimentos vivos: artemia, dafnias, gusanos grindal, anguilas del vinagre, etc. Poco a poco iremos dosificándoles alimento seco en tamaños acordes a su pequeña boca (hidratar siempre las escamas y/o gránulos).

Comportamiento:
Pacíficos y gregarios, es decir que se les debe de mantener en grupos de al menos 8 ejemplares, ya que en la naturaleza viven en pequeños bancos que sólo se disocian en el momento de las puestas.

Reproducción:
Necesitan un acuario específico para ellos con iluminación tenue y muchos refugios. Es vital que existan zonas con “colchones” de hojas sobre el sustrato ya que entre estas “capas” de hojas suele desovar la hembra.

Warzel a través de su experiencia sugiere los siguientes parámetros para intentar su reproducción: pH no mayor a 5.2, temperatura 26ºC y una dureza total de 1º dGH (conductividad inferior a 80 uS/cm).

Llegado este momento las hembras mostrarán un color rojo intenso en las aletas ventrales y cambiarán sus tres filas horizontales formadas por marcas rectangulares negras, por una sola banda horizontal continua que va desde la boca hasta la base de la aleta caudal.
Del único cortejo que se tiene constancia duró aproximadamente media hora.

El macho se despreocurá de la puesta y solamente vigilará el territorio circundante, en tanto que las hembras se encargarán primordialmente de cuidar de la puesta y posteriormente de los alevines, a la vez que se tornará más agresiva con el macho a medida que los alevines se van desarrollando (Warzel 1996) -llegado este momento puede ser una buena opción separar al macho-.

La puesta eclosionará al tercer día (variará en función de la temperatura del agua) y nadarán libremente a los cuatro días siguientes, es decir, a la semana con respecto al momento de la puesta, cumplida dicha semana, será necesario contar con rotíferos o nauplios recién eclosionados para el mismo momento en que comiencen a nadar libremente y hayan consumido su saco vitelino.