Dicrossus sp. “Rio Negro”

Dicrossus sp. "Rio Negro"

Nombre común: Cíclido ajedrez del río Negro, Dicrossus sp. “Río Negro”, Dicrossus sp. “Perú”, Dicrossus sp. “Rotflossen”, Dicrossus sp. “Red-fins” y Río Negro checkerboard cichlid. Dicrossus sp. “Rio Negro”.

Primera importación: Hacia Holanda en 1981.

Clasificación:
• Orden: Perciformes.
• Familia: Cichlidae (Cíclidos).
• Subfamilia: Geophaginae.
• Tribu: Crenicaratini.

Biotopo:
Habita en aguas negras muy ácidas, blandas y en zonas de poca o nula corriente. Se les suele encontrar en áreas con “colchones” formados por hojas sobre el fondo arenoso de los ríos o lagos.

Distribución:
Muy específica: en el alto y medio río Negro, en el río Padauri y en el bajo río Preto.

Forma:
Similar a la de sus congéneres, es decir, alargado, de cuerpo bajo y comprimido lateralmente. Su boca es pequeña en relación al tamaño del cuerpo y dispuesta ligeramente hacia abajo acorde a sus hábitos alimenticios.

Los machos adultos poseen la aleta caudal redondeada o lanceolada, en tanto que las de las hembras son siempre redondeadas.

Coloración:
Poseen tres filas horizontales formadas por marcas negras ovoides discontínuas sobre fondo gris claro en las hembras y en los machos subdominantes. Los machos dominantes tienen un tono base más oscuro, un gris verdoso. Los machos cuentan con más colorido, la aleta caudal posee destellos violáceos y verdes en tanto que las de las hembras son transparentes, la aleta dorsal es roja en su borde externo con pintas negras en los machos y pueden tener además uno o dos grandes puntos, en tanto que la de las hembras tienen el borde externo rojo pero carecen de las mencionados puntos negros.

Nota: Además de en el tamaño, se le distingue del Dicrossus sp. “Tapajós” en que Dicrossus sp. “Río Negro” posee las tres filas horizontales con marcas ovoides en tanto que D. sp. “Tapajós” las posee más o menos rectangulares.

Al igual que su congénere más cercano el D. sp. “Tapajós” poseen sus respectivas marcas características en 3 filas horizontales en tanto que las dos especies que cuentan con descripción científica (D. filamentosus y D. maculatus) sólo tienen 2.

Tamaño:
Machos en torno a 10 cm, hembras 7 cm aproximadamente, aunque rara vez los encontraremos de este tamaño.

Diferencias sexuales:
Además de las mencionadas en los apartados “Tamaño” y en “Coloración”, que por cierto solamente se pueden apreciar en ejemplares adultos, la aleta dorsal finaliza en punta y es más alta en los machos en tanto que es redondeada en las hembras, también la aleta anal es puntiaguda en los machos y redondeada en las hembras, y en que la aleta caudal nunca es lanceolada en las hembras.

Temperatura:
Entre 22 y 30ºC, en acuarios lo ideal es mantenerles entre 24 y 27ºC.

Agua:
pH entre 4.5 y 5.5, dureza total máxima en torno a 3ºdGH, totalmente libre de compuestos nitrogenados. Si los mantenemos en aguas ambarinas más cómodos se sentirán, por lo tanto el mantenerlos con turba y/o hojas de robles será muy beneficioso tanto por la reducción del pH como por la coloración del agua, acorde a la que tienen en su hábitat.

Nota: Como se puede observar por sus particulares requerimientos sólo se aconseja mantener a esta especie por acuaristas expertos.

Acuario:
A partir de 120 litros para mantener a un grupo de unos 10 ejemplares. El tanque deberá de estar provisto con muchas plantas y refugios, sustrato de granulometría fina y si puede ser arena de río mejor aún, “colchones” de hojas dispuestas sobre el sustrato.

Alimentación:
Remueve ligeramente el sustrato en busca de pequeños invertebrados en su hábitat, así que para mantenerlos en nuestros acuarios tenemos que estar capacitados para poder brindarles una relativa amplia gama de alimentos vivos: artemia, dafnias, gusanos grindal, anguilas del vinagre, etc. Poco a poco iremos dosificándoles alimento seco en tamaños acordes a su pequeña boca (hidratar siempre las escamas y/o gránulos).

Comportamiento:
Pacíficos y gregarios, es decir que se les debe de mantener en grupos de al menos 8 ejemplares, ya que en la naturaleza viven en pequeños bancos que sólo se disocian en el momento de las puestas.

Reproducción:
Necesitan un acuario específico para ellos con iluminación tenue y muchos refugios. Es vital que existan zonas con “colchones” de hojas sobre el sustrato (las de roble además de acidificar el agua dejan a ésta de un tono ámbar oscuro muy similar al que tienen en su hábitat), entre estas “capas” de hojas suele desovar la hembra.

Llegado este momento éstas mostrarán un color rojo intenso en las aletas ventrales, y cambiarán sus tres filas horizontales formadas por marcas ovoides negras, por una sola banda horizontal continua que va desde la boca hasta la base de la aleta caudal; esta aleta finaliza en una suerte de círculo cuyo diámetro es de mayor altura que la que posee dicha banda.

Las hembras se encargarán primordialmente de cuidar de la puesta y posteriormente de los alevines, en tanto que el macho vigilará el territorio circundante.

La puesta eclosionará al tercer día (variará en función de la temperatura) y nadarán libremente a los cuatro días siguientes, es decir, a la semana con respecto al momento de la puesta, cumplida dicha semana, será necesario contar con rotíferos o nauplios recién eclosionados para el mismo momento en que comiencen a nadar libremente y hayan consumido su saco vitelino.