Cryptocoryne parva

Cryptocoryne parva

Nombre común: Cryptocoryne parva.

Familia: Araceae

Distribución:
Sudeste asiático (Sri Lanka).

Forma:
Es la más pequeña de las Cryptocorynes, no superando los 6 cm y sus hojas no tienen el color purpúreo característico debido a la falta de carotenos.

Tamaño:
De 4 a 6 cm de alto.

Forma de propagación:
Por estolones. Al igual que las variedades de Cryptocoryne wendtii “brown” y “green”, puede conseguirse la floración sumergida. Al parecer serían los tres tipos de Cryptocorynes que florecen más fácilmente de manera sumergida, otras son más difíciles y conseguir flores es mucho más factible en cultivo húmedo, es decir, en terrarios.

Temperatura:
Tolera temperaturas desde 20ºC hasta los 28ºC.

Agua:
pH: 6.0 – 8.0. Dureza: prefiere agua blanda y ligeramente ácida o neutra, pero soprta bien agua duras (hasta 30ºd) y con pH ligeramente alcalino si hay aporte de CO2.

Iluminación:
Media. En acuarios con poca iluminación deben de colocarse sin que nada le de sombra, con preferencia en la parte anterior del acuario. En tanques con gran cantidad de luz es preferible ponerlas al abrigo de plantas más altas. Como la gran mayoría de las Cryptocorynes, tiende a “aplastarse” con luz directa e intensa, y a crecer más erguida con luz indirecta y de menos intensidad; es bastante adaptable al respecto.

Tipo de sustrato:
Sustrato rico en nutrientes abonando periódicamente. No se debe enterrar el tallo en su totalidad pues dificulta su crecimiento. Se consigue muy buen resultado con esta especie con sustratos nutritivos arcillosos (típica mezcla de arcilla-humus-turba, al parecer favorece en igual medida a todas las Cryptocorynes y plantas en general).

Dificultad:
Crecimiento lento. Dificultad media. Como todas las de su género, es muy sensible al plantado y desplantado, que provoca un retroceso en su desarrollo ya que pierde raíces y hojas y debe adaptarse por completo de nuevo. Son plantas que prefieren estar siempre en el mismo sitio, ya que son poco adaptables a condiciones cambiantes del medio.

Respecto a su manutención, se distingue de otras Cryptocorynes porque es que es algo más lenta en su desarrollo y tarda más en adaptarse que otras, pero cuando lo hace se logran hermosos ejemplares y repentinamente tiende a reproducirse con frecuencia, sobre todo en acuarios más viejos, con sustrato mas nutrido por el tiempo.