Cryptocoryne affinis (Criptocorina de Haertel)

Cryptocoryne affinis (Criptocorina de Haertel)

Nombre común: Criptocorina de Haertel, Criptocorina de Härtel. Cryptocoryne affinis.

Sinónimos: Cryptocoryne Haerteliana

Familia: Acanthaceae.

Distribución:
Sudeste asiático. Península malaya y Tailandia.

Forma:
Los peciolos son cortos y crecen a partir de un rizoma que produce estolones. Con hojas, alargadas y lanceoladas, de haz de color pardo-verde oscuro, de aspecto algo brillante, y envés por lo general rojizo-verde claro, de forma lanceolada, algo más anchas en la base. Es una planta particularmente bonita por la coloración oscura de sus hojas, que resalta con particular belleza cuando se contrapone a un grupo de Hygrophila o de plantas de hojas de color verde claro.

Para su uso en grupos. Puede utilizarse como planta de medio y de último plano.

Tamaño:
Es una criptocorina mediana, cuyas hojas pueden alcanzar de 15 a 35 cm, pero normalmente se quedan más cortas. Alcanza los 35 cm de altura, formando matas de 30-45 cm.

Forma de propagación:
Se trata de una planta muy prolífica. Por semillas y estolones. Para su cultivo y en especial para su emplazamiento en el acuario se deberá tener en cuenta desde el primer momento su condición esciófila. Es una de las especies más medradoras. Forma estolones en abundancia. Con unas pocas plantas iniciales se puede lograr una población espléndida en poco tiempo. Se acomoda con rapidez.

Temperatura:
De 22 a 27ºC, con oscilaciones estacionales.

Agua:
Aguas blandas lgeramente ácidas. Dureza 5-12ºdGH y pH bajo (entre 6.0 y 7.5). Poco exigente con los cambios de agua.

Iluminación:
Tenue a moderada. Es una especie típicamente moderada en cuanto a demanda lumínica. Esciófila (amante de la sombra). Prefiere luz atenuada y sólo en tal situación alcanza su más bello despliege.

Tipo de sustrato:
Altura mínima del sustrado de 5 cm. El sustrato puede ser de grava fina o arena gruesa con nutrientes. Agradece la presencia de arcilla alrededor de sus raíces.

Dificultad:
Muy resistente. Las condiciones externas, sobre todo la aportación de luz, influyen en gran manera en el crecimiento y coloración. Reacciona con gran sensibilidad ante un aumento repentino de la intensidad luminosa pudiendo provocar la descomposición total de sus hojas (pobredumbre de las criptocorinas). Sensible al cobre que pueda encontrarse disuelto en el agua, ya que causará su muerte.

Anuncios: